Un fenómeno que se extendió durante la pandemia

Argentina: autoridades bonaerenses manifestaron su preocupación por el crecimiento de bingos virtuales ilegales

02-03-2022
Argentina
Tiempo de lectura 1:49 min

El defensor del Pueblo Adjunto y responsable del Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense, Walter Martello, manifestó su preocupación respecto a la proliferación de bingos virtuales ilegales en la provincia de Buenos Aires, impulsados por la difícil realiudad que vive la población Argentina en general.

"Para muchos organizadores es un 'rebusque' para sobrellevar la difícil situación económica. Pero la informalidad amplifica distintos riesgos: posibles estafas, posibilidad de que niños/as y/o adolescentes realicen apuestas y ausencia de mecanismos de limitación para personas que sufren ludopatía", destacó Martello ante la agencia nacional de noticias Télam.

El defensor del Pueblo explicó que los datos provienen del último período de pandemia de COVID-19, cuando la situación sanitaria acomplejizó la golpeada realidad económica de la población local, aunque no se olvidó de avisar que "se trata de una actividad ilegal" y que "la ley prevé penas de arresto y multas para los organizadores".

Los bingos virtuales detectados suelen ser organizados a través de la red social Facebook y, según la investigación realizada por el organismo, el "80% de quienes realizan apuestas son mujeres y las edades oscilan entre 20 y 60 años".

"La instrumentación requiere de un ínfimo costo y el nivel rentabilidad llega al 100%. Pese a que se trata de una actividad ilegal (la ley prevé penas de arresto y multas), los bingos virtuales se expandieron durante el aislamiento", destacaron.

"A diferencia de los bingos online más conocidos, que funcionan mediante un software específico, los virtuales son una modalidad sui generis, casera, con sorteos transmitidos en vivo. Si bien muchos son gratuitos, la mayoría captan apuestas de dinero. Se realizan juegos de entre 20 a 300 números o líneas, y el valor de los números oscila entre los $5 a $350, y el de los premios entre $100 y $70.000", detalló Martello.

Según el informe expuesto, la supervivencia de estas modalidades ilegales se basa en que quienes organizan estos juegos no invierten dinero en los premios, sino que lo sacan de lo que los demás apuestan, porque la actividad no tiene ningún tipo de riesgo. "Los sorteos solo se producen cuando todos los números han sido vendidos. De manera que el costo económico para el organizador es cero", explicaron.

"El pago de los números y de los premios se realiza a través de Mercadopago u otras billeteras virtuales. Se acuerda previamente una fecha y hora del sorteo, y el mismo es transmitido en vivo a través del servicio de streaming de Facebook Live", precisó el funcionario.

Para Martello, el Estado debe "informar y educar sobre los riesgos que implica esta actividad", para que la población evite caer en este tipo de juegos ilegales, ya que abren la posibilidad de estafas, persecución penal y "los peligros que implica para personas con problemas de juego patológico".

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS