Edición Latinoamérica
31 de Octubre de 2020

La actividad no está autorizada en el país

Tres millones de españoles realizan apuestas por Internet

(España).- Internet se convirtió en lugar habitual de apuestas, sobre todo deportivas, para más de 3 millones de españoles. Según algunos informes, estos jugadores se mueven en un vacío legal al no estar autorizada esta actividad en España.

C

ifras facilitadas por la Asociación Española de Apostadores Deportivos por Internet (Aedapi) aseguran que este negocio mueve 255 millones de euros al año y genera una inversión promocional en medios de comunicación de más de 33 millones de euros.

Esta asociación reclama una regulación “clara” en la materia, que permita a las casas de apuestas online situarse al nivel de las tradicionales, cuya actividad está regulada y normalizada a nivel social y legal, ya que hoy por hoy no hay autorización expresa de las apuestas por Internet, por lo que las empresas que se dedican a esta actividad se considerarían ilegales en España.

“Las que operan en España no existen legalmente porque lo hacen a través de servidores ubicados en otros países donde sí es posible”, señala el subdirector general de Estudios y Relaciones Institucionales del Ministerio del Interior, Enrique Cortés.

Muchos de estos portales están localizados en paraísos fiscales de Centroamérica o el Caribe y en Europa sólo el Reino Unido, Malta y Finlandia las permiten.

En este tema, España sigue las directrices de la UE, cuya directiva de servicios se consideró el marco idóneo que podría dar pábulo a la regularización pero finalmente quedó excluido, señala Cortés.

"Una prohibición como la llevada a cabo por Estados Unidos a principios de octubre es una decisión política, que por el momento no se ha adoptado en nuestro país", explica Cortés, quien recuerda que hace unos años se creó una comisión sectorial para elaborar un borrador de proyecto de ley sobre juegos y apuestas en soportes tecnológicos que no prosperó.

El Gobierno de Estados Unidos, con 2.400 portales de juego por Internet que mueven unos 12.000 millones de dólares anuales, dio el 2 de octubre una vuelta de tuerca en su batalla contra esta actividad, ya ilegal en ese país por una ley del 1961.

El Congreso estadounidense aprobó un proyecto de ley que declara ilegales para los bancos y las compañías de tarjeta de crédito hacer pagos en los sitios de apuestas online.

Según cálculos de empresas que desarrollan esta actividad en Estados Unidos, el negocio podría tributar 900 millones de dólares en impuestos a las arcas del Estado. El argumento tributario es esgrimido también por Sacha Michaud, de Betfair.com, una de las alrededor de 15 empresas que trabajan en España (su operador está en Reino Unido) quien considera que una regularización aportaría beneficios tributarios a España que en este momento pierde.

Michaud asegura que las apuestas sobre fútbol son las reinas indiscutibles, seguidas de las de tenis, golf o competiciones de motor aunque destaca el éxito “abrumador” de las apuestas de partidos de pelota vasca.

Sin embargo, desde estos portales también se puede apostar sobre temas políticos como los resultados de las próximas elecciones en Cataluña, los ganadores de operación Triunfo o incluso el tiempo.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook