Edición Latinoamérica
02 de Diciembre de 2020

Proceso de licitación de casinos 2005-2006

Chile: El Superintendente Francisco Leiva rechaza las acusaciones de irregularidades

(Chile).- Francisco Leiva, Superintendente de Casinos de Juego de Chile, calificó de “confusas” y “sin fundamento” las denuncias sobre irregularidades en el proceso de licitación de casinos realizadas por Fernando Escobar, ex funcionario de la superintendencia.

S

egún Fernando Escobar, ex funcionario de la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ), y Juan Carlos Leoz, uno de los consultores externos que integró el equipo encargado de la precalificación de los proyectos, hubo trato desigual a los distintos postulantes del proceso de casinos, presiones para cambiar informes de consultores externos que eran desfavorables para una de las empresas (Cirsa) e incluso amenazas sobre uno de estos consultores.

El superintendente, Francisco Leiva, rechazó cada una de las acusaciones, añadiendo que quienes tengan antecedentes de irregularidades deben acudir a las vías administrativas y judiciales establecidas por ley.

¿Presionó para cambiar informes de consultores sobre una de las empresas postulantes, en particular sobre Cirsa?

Es inexplicable que a más de seis meses desde que la Superintendencia completó la precalificación de sociedades, estas personas que tuvieron una participación marginal en el proceso y careciendo de la idoneidad suficiente porque no conocen el proceso completo, efectúen este tipo de denuncias sin fundamentos probatorios. En particular, al Señor Escobar tuve que pedirle la renuncia por instrucción de la Contraloría General de la República, por tener una sanción administrativa como resultado de un sumario en su anterior trabajo en el Servicio de Salud de Coquimbo y nunca informó dicha situación en la Superintendencia. Por otro lado, es completamente falaz que él se presente como el coordinador del proceso de otorgamiento de permisos de operación. Ese rol es del superintendente.

Además de Escobar, uno de los consultores aparece denunciando presiones de parte de la SCJ para cambiar informes.

Eso es falso, totalmente falso. Los consultores del equipo integrado por el Señor Leoz entregaron sus informes el 23 de enero. Posteriormente, como en todo proceso de consultoría hay observaciones, que también constan en los expedientes, y la responsabilidad de concluir la precalificación es de la SCJ.

Sobre la precalificación de Cirsa, que no se ha adjudicado ningún casino, y que es cuestionada por supuestos juicios no informados, Leiva dice: “Los antecedentes fueron analizados por la SCJ, y la conclusión final es que las sociedades Cirsa precalifican. En cuanto a las demás denuncias oficiosas que aparecen en forma confusa, puedo aseverar que no existe ninguna condena o proceso por lavado de dinero que se ha insinuado y que terminaron en una querella por injurias entre Cirsa y Darío Calderón (abogado del Grupo Martínez)”.

Leoz plantea que fue amenazado para no hablar sobre estas supuestas irregularidades...

Este proceso es complejo y ha obligado a tomar decisiones responsables. A los tres o cuatro meses que los consultores entregaron su informe, tomé conocimiento, fui informado por el jefe de ese equipo, que uno de los profesionales que lo integraba, Juan Carlos Leoz, había sufrido amenazas a su vida y su familia. Apenas tuve conocimiento procedí a presentar una denuncia ante el ministerio público para que iniciara las investigaciones correspondientes. Espero que el señor Leoz haya hecho lo mismo.

¿No le preocupa que, por el calibre de las acusaciones, se esté apuntando a echar abajo el proceso de licitación?

No conozco la intencionalidad. Son declaraciones oficiosas. No le doy más valor que ese. Si hubiese fundamentos reales para denunciar, lo que hicieron de esta manera (por la prensa) debían presentarlo por medios administrativos y por los medios judiciales que correspondan. Y no lo han hecho.

Tanto Escobar como Leoz, quienes hacen las denuncias, son abogados de Darío Calderón, abogado del grupo Martínez, quien mantiene un juicio por una querella por injurias que hizo en su contra el grupo Cirsa...

No me corresponde hacer calificaciones de eventuales intencionalidades. Pero me entero de que estas personas serían testigos de la querella que existe, presentada por Cirsa contra Darío Calderón. Esa es una contienda entre privados. Mi rol como superintendente, y lo que he hecho y seguiré haciendo, es mantener este proceso en el marco técnico, responsablemente, como lo he hecho siempre.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook