Declaraciones de Jim Allen, Chairman

Hard Rock advierte al gobernador de Nueva Jersey sobre los "desafíos económicos" de la prohibición del cigarrillo en los casinos

Jim Allen, Chairman de Hard Rock International y CEO de Seminle Gaming, en un encuentro en Hard Rock AC este año.
08-06-2022
Tiempo de lectura 3:14 min

El presidente de Hard Rock International, Jim Allen, le advirtió al gobernador de Nueva Jersey, Phill Murphy, sobre los “desafíos económicos” que supondría la prohibición de fumar en los casinos de su jurisdicción. Esto ocurrió luego de las manifestaciones de grupos de trabajadores de los establecimientos de Atlantic City, en las que reclamaron una ley de prohibición de fumar en el estado, además de un ajuste salarial.

En diálogo con Associated Press, Allen se refirió a la conversación que sostuvo con Murphy, que ya ha declarado que firmará el proyecto de ley si se aprueba. “No creo que estuviese intentando hacer cambiar de opinión al gobernador. Fue una conversación general sobre los retos económicos ante la prohibición de fumar y el impacto que tendría", aseguró el ejecutivo. Hard Rock International (HRI) gestiona el Hard Rock Hotel & Casino Atlantic City en el estado de Nueva Jersey.

Murphy ya declaró que firmaría una ley de prohibición si la aprueba la legislatura. Un portavoz de su oficina dijo el lunes que el gobernador mantiene esa postura.

"Operamos en muchos estados donde no se permite fumar. Cuando se observan los mercados en los que se ha prohibido fumar, se han producido importantes descensos de dos dígitos en los ingresos de los casinos", agregó.

En contraposición, según refiere la agencia de noticias, los defensores de la postura antitabaco afirman que los casinos exageran las posibles repercusiones económicas de la prohibición de fumar, y proyectan una recuperación de los clientes y los ingresos tras un periodo de ajuste inicial.

El discurso de Allen refleja el de Local 54 United Here, sindicato de trabajadores de casinos, quienes enviaron una carta al presidente del Senado estatal, Nicholas Scutari, en la que le solicitaron que no se apruebe la prohibición, asegurando que esta supondría “la pérdida de puestos de trabajo” para sus integrantes en todo el estado y la pérdida de ingresos fiscales y de dinero para los programas para adultos mayores.

Por otro lado, el sindicato que representa a los crupier de casinos en Atlantic City, United Auto Workers (UAW), rechazó estos argumentos y se refirió a ellos como “tácticas de miedo” empleadas por los casinos, al tiempo que señaló que no hay nada más “aterrador” que los riesgos para la salud por estar expuesto repetidamente al humo de segunda mano.

Esto quedó asentado en una carta enviada a los legisladores, en la que UAW pedía a los funcionarios que realicen audiencias para cerrar la laguna legal del estado y eliminen el consumo de tabaco en todos los lugares de trabajo de Nueva Jersey, incluidos los casinos.


Trabajadores de Atlantic City en una protesta antitabaco realizada en abril de este año.

"Es simplemente inaceptable sabiendo lo que sabemos sobre los peligros del humo de segunda mano. Ningún trabajador del estado de Nueva Jersey debería verse obligado a respirar cada día sustancias químicas cancerígenas”, aseguraron.

Por dos años, el sector ha presionado a los legisladores para que la ley de aire limpio de Nueva Jersey, que prohíbe fumar en la mayoría de los lugares públicos, quite la excepción a los casinos.

La medida para prohibir fumar en los casinos cuenta con 16 votos a favor en el Senado y con 37 en la Asamblea, lo que supone casi la mitad de cada cámara, de acuerdo a Chris Moyer, portavoz de los opositores al consumo de tabaco en los casinos. De todas formas, el proyecto de ley no ha sido tratado durante meses en la Legislatura estatal.

En cuanto al panorama financiero de los casinos de la región, AP señala que este ha mejorado poco a poco y que las propiedades en Atlantic City vieron cómo aumentaba su rentabilidad en el primer trimestre del año, en comparación con el año anterior y con el periodo previo a la pandemia. Aun así, solo cuatro de los nueve casinos informaron individualmente mayores beneficios brutos de explotación que en el primer trimestre de 2019.

Los ingresos obtenidos por los jugadores en persona superaron el nivel de abril de 2019, previo a la pandemia de COVID-19, lo que supone una métrica alentadora para la industria de los casinos de Atlantic City. De todas formas, gran parte de esos aumentos se pueden atribuir a los dos casinos más nuevos, Hard Rock y Ocean, como ha sido el caso en los últimos años.

En contraste con este panorama económico, los trabajadores de los casinos de la ciudad reclaman actualmente un ajuste salarial. La semana pasada, los trabajadores sindicalizados de los casinos realizaron un corte en el Boardwalk, frente a Tropicana Atlantic City, después de que los contratos con los nueve casinos de la ciudad expiraran el miércoles. Solo unos días después de que se realizara el reclamo en demanda de mejoras salariales, se organizó en la ciudad una feria de empleo.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS