"Si hablamos de la seguridad sanitaria dentro de los casinos, hoy tenemos que ser y no parecer" | Yogonet Latinoamérica
Declaraciones de Marcelo Creado, en el marco de SAGSE Talks Protocolos

"Si hablamos de la seguridad sanitaria dentro de los casinos, hoy tenemos que ser y no parecer"

“Vamos a tener que ser realmente claros con los clientes, porque en la medida de que los valuemos por su nivel de juego, en lugar de hacerlo por el grado de peligrosidad en la sala, los protocolos, en cierta forma, van a fallar", señaló Creado.
03-07-2020
Argentina
Tiempo de lectura 4:35 min
“Cuando pensamos en protocolos y medidas de seguridad para la reapertura de salas, el concepto que estamos trabajando es que lo perfecto es enemigo de lo posible”. De esta forma, Marcelo Creado, Director de Operaciones del Grupo Boldt Peralada y Gerente General del Casino Santa Fe, destacó el trabajo que han realizado pensando en la reactivación de la actividad, y recorrió los temas centrales que hoy deben analizar operadores y reguladores a la hora de generar procolos de reapertura.

“Tenemos que hacer todo lo posible para que esto sea perfecto, en función de los clientes”, aseguró Creado. “Los operadores tenemos que pensar como equipo, claramente, e intentar llevar esta situación conceptualmente hacia la apertura de salas. Hoy, nuestro camino es lograr -junto a los entes reguladores-, las garantías necesarias para que las aperturas de todos los complejos se hagan dentro de un marco en el que el cliente se sienta cuidado y controlado”.

En relación a los protocolos analizados por su compañía, Creado destacó: “Hay bases para cualquier confección de protocolo, todos lo sabemos, y son el uso de tapabocas, el mecanismo de lavado de manos, la sanitización al ingresar, el control de las temperaturas y el distanciamiento requerido que vamos a tener en cada una de las operaciones. Partiendo de esto, vamos a ver una amplia diversidad de propuestas en todas las operaciones que vayamos abriendo, pero claramente con el objetivo en todos los casos, de que nuestros clientes se sientan cuidados a partir de todos los procesos que sepamos llevar adelante”.

Para el ejecutivo del grupo, el rol del personal dentro de la sala es central. “Creo que hay que trabajar mucho con el personal, porque tenemos que actuar en el primer momento donde un cliente no se adecúe a las condiciones que le proponemos para la seguridad de todos”.

“Lo primero que tenemos que determinar es en qué fase se encuentra el entorno, porque hay distintos entornos y distintas situaciones, y a partir de eso, nosotros como operadores hemos empezado un proceso de capacitación a todos nuestro personal. La concientización y la garantía primaria que se debe tener para la reapertura es a partir del personal. No es recomendable abrir una sala cuando todo el personal no está convencido de lo que estamos haciendo, y cuál es el nivel de rigurosidad que le vamos poniendo a cada etapa. Evidentemente hay distintas situaciones, y para trabajar en situaciones que se encuentran en Fase 1 o en Fase 2, hay que ir trabajando directamente con los organismos reguladores para encontrarle realmente la vuelta, y entender cómo podemos hacer los operadores para que todos los clientes se sientan realmente cuidados y contenidos”, agregó.

“Necesitamos trabajar fuertemente la capacitación de nuestros colaboradores. Creo que hay un concepto que para mí es muy claro: en esto de brindar seguridad dentro de la sala, no tenemos que parecer, tenemos que ser. Si no ‘somos’ realmente, creo que se van a caer las operaciones, porque no sólo nosotros sino toda la actividad del juego se va a resentir, a través de la responsabilidad que nos podría representar la falta de capacitación puntual de nuestros colaboradores”, enfatizó.

Al ser consultado, más allá de la capacitación del personal y de los colaboradores, cómo esperan capacitar al cliente en esta nueva forma de visitar una sala, Creado aseguró: “El primer punto va a ser la inducción, la docencia. Vamos a tratar de poner anfitrionas, tenemos mucha mano de obra que vamos a afectar estructuralmente a la operación, y vamos a tratar de que estén en la parte de inducción al cliente. Seguido a esto y no habiendo un cambio de opinión de parte del cliente, para no poner en riesgo realmente la operación vamos a tener que pasar al tablero, donde la inducción es mucho más dura. Y el tercer paso va a ser invitar al cliente a que se retire de la sala”.

“Vamos a tener que ser realmente claros con los clientes, porque en la medida de que nosotros los valuemos por su nivel de juego, en lugar de hacerlo por el grado de peligrosidad dentro de la sala, los sistemas y los protocolos, en cierta forma, van a ir dejando de funcionar. Esta es la parte de responsabilidad que señalamos, y que los operadores debemos atender seriamente. Esperamos que cuando un cliente no cumpla con una normativa, sea toda la industria y comenzando por el operador, la que diga que no puede continuar en la sala”.

Al ser consultado sobre los puntos en común que pueden encontrar los reguladores y operadores en la implementación de protocolos para reabrir sus salones de juego, Creado fue categórico: “Tras la experiencia de trabajar en cuatro países distintos, puedo decir que absolutamente todos tenemos la misma problemática. Esto que un problema de todos y lo que hay que encontrar es ‘lo que no hay que hacer’: no es aconsejable pensar actualmente en grandes inversiones, hay que dimensionar la inversión en función al resultado de la sala, y no hay que sobrepasarse ni dejarla de lado. Las salas más grandes van a tener características determinadas, y las más chicas van a tener características de otro tipo”.

“Como dato interesante -agregó-, en Argentina, en la Provincia de Santa Fe, el ente regulador lo que nos marca principalmente es que no quiere colas externas, nos pide por favor que no exista una fila de clientes fuera de los casinos, porque la estructura de comunicación, la estructura mediática, puede ser muy negativa y cualquier foto que pueda salir o trascender de gente haciendo cola en los casinos puede afectar a toda la industria, y estamos hablando de casinos importantes como el de la ciudad de Santa Fe, los que van a tener cola de ingreso. Por ello cada localidad ha ido desarrollando distintas características de protocolo, no solo las básicas que acabo de mencionar, sino otras que se analizan en función al entorno en el cual se desarrollan las salas de juego”.

“En todos los países se está hablando de un aforo aproximado el 50% de la capacidad de juego. Partiendo de esto, todos estamos siguiendo el mismo trabajo de evaluar cuáles son las máquinas que más son percibidas por la gente, cuáles gustan más, y eso se está modificando absolutamente todos los protocolos”, comentó en otra intervención.

“Una sala no solo tiene máquinas y juegos de paño... También tiene baños, tiene apoyo de gastronomía. Creo que hoy tenemos que ver la actividad en su conjunto y no solo centralizarnos en el juego como algo aislado en sí mismo. Debemos pensar en todos los puntos de contacto, y por ello en nuestras operaciones hemos tratado de realizar lo que llamamos un ‘mapeo térmico de la zona de contacto’ de cada cliente. Básicamente, hacemos una trazabilidad de clientes dentro de la sala y vamos analizando a dónde va apoyando intuitivamente ese cliente las manos, por ejemplo. La idea es trabajar puntualmente donde la sala requiere una mayor cantidad de trabajo”, finalizó Creado.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades