Mediante la propuesta presentada por el partido valencianista, buscan detener el crecimiento de los locales de apuestas en los barrios de la Comunitat Valenciana. Desde Compromís aseguran que la medida, que ya se ha aprobado en otros territorios, es importante para ayudar a hacer frente a un problema de salud pública tan grave como la ludopatía.

El síndic de Compromís, Fran Ferri, considera que es necesario trabajar para atender el problema de la adicción al juego desde todas las vertientes: la prevención a través de la educación, la atención sanitaria, la integración social o los medios de comunicación y declaró: "No podemos estar de brazos cruzados mientras nos convertimos en el país con más incidencia de la ludopatía entre los más jóvenes".

La suspensión de nuevas licencias licencias no afectará a los permisos de funcionamiento de los bingos y salones que ya hayan obtenido el de instalación. Esta medida entrará en vigor el próximo día 1 de enero y no podrá extenderse por más de seis meses.