Edición Latinoamérica
15 de Julio de 2019

Entrevista a Antonio Alfaro, presidente de la entidad panameña

ASAJA continúa con sus acciones contra la ludopatía

(Panamá).- Las últimas informaciones adelantan que el sector del juego en Panamá está en crecimiento y cada vez con mayor recaudación a pesar de la latente crisis mundial. Acompañando a este crecimiento, la Asociación de Administradores de Juegos de Azar de Panamá (ASAJA) también toma acción en el tratamiento y prevención de la ludopatía.

H

ace poco tiempo, ASAJA suscribió un acuerdo con el Instituto de Salud Mental, dirigido a diseñar mecanismos de control contra la ludopatía ¿En qué consiste este acuerdo y cuál es el objetivo?
ASAJA, en el año 2005, diseñó un programa de autoexclusión, en el cual participaba la Asociación de Ludópatas Anónimos de Panamá (ALAPA). Dicho programa ha sido exitoso, sin embargo nosotros siempre hemos pensado que el autoexcluirse aunque es una ayuda, no es un remedio para el jugador irresponsable, por lo que desde 2007 estábamos en busca de poder ofrecer “algo más” que la simple autoexclusión.

Ese “algo más” lo encontramos en el Centro de Tratamiento y Estudio de Adicciones (CETA), dependencia del Ministerio de Salud de la República de Panamá. Una vez que nos contactamos con los directores del CETA, pudimos evaluar la necesidad que cada uno tenía del otro y los grandes beneficios que tendría para el autoexcluido, tener la opción de completar esta posibilidad con el tratamiento medico especializado.

Nosotros deseábamos completar la opción de ayuda con un tratamiento médico especializado y el CETA requería de mejorar sus facilidades y equipos para la atención del paciente. De esta manera, los médicos del CETA dan atención a los autoexcluidos y a sus familiares y los miembros de ASAJA aportan el capital requerido para reparar las instalaciones del CETA, de forma que el paciente cuente con servicios de alta calidad en un espacio confortable
 
¿Cómo es la metodología de trabajo?
Una vez que el jugador se inscribe en el programa de autoexclusión (el cual es totalmente voluntario) se le ofrece la posibilidad de atender a las terapias que se dan una vez a la semana en las horas de la tarde. Uno de los mayores problemas de asistir a las sesiones es la pérdida de horas de trabajo, lo que se ha resuelto, ya que el Ministerio de Salud está en capacidad de dar al paciente en tratamiento los certificados de atención para que pueda faltar a su trabajo un día a la semana, sin referirse a el tipo de tratamiento que está recibiendo, ni porqué. Su asistencia es guardada en total privacidad. El paciente debe de comprometerse a asistir a por lo menos 40 sesiones grupales, cantidad que se estima es lo requerido para una “desintoxicación” del deseo incontrolable de jugar.
 
¿Existen cifras oficiales acerca de las personas afectadas por la ludopatía en Panamá?
No existe en Panamá ningún estudio que determine el número de personas afectadas, sin embargo en 36 meses desde que se inició el programa de autoexclusión, hemos tenido 105 registros voluntarios. Asumimos que en etapa peligrosa de incapacidad de control, debe de existir un 1,5% de la población jugadora
 
¿Cuál es el roll de los empresarios de casinos frente a esta problemática?
Los miembros de ASAJA siempre han defendido y respaldado las acciones que con responsabilidad ha asumido la entidad en las ramas de Juego Responsable, tema sobre el que hemos tenido una campaña continua desde el año 2005, y en el tema de Control de Lavado de Dinero. Las acciones tienen el respaldo irrestricto de nuestra membresía, tanto en el apoyo para su cumplimiento, como en el económico para llevar a cabo campañas y compromisos.

 

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook