Edición Latinoamérica
05 de Diciembre de 2020

Las obras para la sala de Marina del Sol finalizarían en julio

Chile: la apertura del casino de Chillán vuelve a sufrir retrasos

Chile: la apertura del casino de Chillán vuelve a sufrir retrasos
Una vez que finalicen las obras, previsto para el 31 de julio, la empresa debe informar a la SCJ para que realice la inspección correspondiente, y la entidad tiene un plazo máximo de 15 días para pronunciarse.
Chile | 18/03/2019

La compañía tiene plazo hasta septiembre de este año para poner en funcionamiento el casino, debido a la ampliación del plazo autorizada por la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ). Una vez terminadas las obras de la sala de juegos, la entidad reguladora debe aprobar la nueva infraestructura, lo cual también podría postergar la apertura en caso de existir observaciones.

L

as obras de construcción del casino Marina del Sol en Chillán volvieron a sufrir un retraso. No se logró el objetivo de abrir en diciembre, como se había anunciado el año pasado, y tampoco estará listo este mes, como se previó recientemente. De acuerdo con el nuevo cronograma, las tareas deberían finalizar como máximo el 31 de julio, según fuentes vinculadas a la sociedad citadas por el diario La Discusión.

Desde el punto de vista reglamentario, Marina del Sol tiene plazo hasta septiembre de este año para poner en funcionamiento el casino, gracias a la ampliación del plazo autorizada por la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ). En el caso del hotel, la apertura se concretaría en agosto, coincidiendo con la del casino, aunque esto último no podría garantizarse ya que, según explicaron desde la empresa a ese medio, una vez terminadas las obras de la sala de juegos la SCJ debe aprobar la nueva infraestructura. Sólo cuando se concrete el aval de la SCJ y del municipio (recepción de obras) se puede abrir al público.

De esta forma, en un escenario optimista se puede prever que la inauguración se realizará en agosto, dado que existe la posibilidad de que la autoridad reguladora realice observaciones al recinto, tal como ocurrió con el casino Luckia en Arica, cuyas obras concluyeron en julio de 2017, pero recién a fines de septiembre de ese año recibió la autorización de la SCJ para operar.

Según la normativa de casinos, una vez que finalicen las obras la empresa debe informar a la SCJ para que realice la inspección correspondiente, y la entidad tiene un plazo máximo de 15 días. En el momento en que visita las instalaciones, de no detectar irregularidades, puede otorgar la licencia en el mismo momento. Sin embargo, si presenta observaciones, concede un plazo para subsanarlas y luego vuelve a inspeccionar.

Durante la etapa de verificación del cumplimiento del proyecto, la SCJ debe constatar que las obras se ejecuten según lo autorizado en el permiso de operación, en términos de los recintos y servicios ofrecidos, la inversión comprometida, entre otros aspectos; y también que todas las máquinas de azar sean nuevas, que sus instrucciones estén en español, y que garanticen un porcentaje de retorno no inferior al 85% del total de combinaciones de jugadas posibles. En el caso del hotel y el resto de las instalaciones proyectadas en el complejo de nueve hectáreas ubicado en el acceso norte a la ciudad, estos no requieren de la aprobación de la SCJ, aunque sí de la Dirección de Obras del municipio.

Vale señalar que por cada mes que no opera el casino, el municipio deja de percibir más de 80 millones de pesos (USD 120 mil). A pesar de eso, desde la Cámara de Comercio de Chillán, su presidente, Alejandro Lama, se mostró optimista respecto del cumplimiento de los nuevos plazos, que calificó de razonables. “Sólo nos queda esperar su apertura, sabemos que es un proyecto complejo, pero también estamos expectantes sobre el impacto que tendrá en el turismo y en el comercio de la ciudad, y por lo tanto, en el empleo”, manifestó el líder gremial.

El complejo Marina del Sol Chillán representa una inversión de 56,3 millones de dólares y en su etapa de operación generará unos 300 empleos directos, entre full y part time, que se desempeñarán en áreas como alimentos y bebidas, hotelería y seguridad, entre otros. Además, se crearán otros 250 puestos de trabajo indirectos, debido a servicios externalizados, como lavandería, florería, transporte, impresión y papelería, entre muchos otros, los que serán cubiertos por pymes locales.El casino corresponde a un edificio de 10.975 m2 distribuidos en dos niveles más un subterráneo, que contará con cuatro restaurantes, un restobar y tres bares, además de dos salas de juegos, una de bingos y una de espectáculos.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.