Entrevista exclusiva a Miguel Ángel Ochoa, presidente de AIEJA

“Si se reforma la Constitución, Nuevo León podría llegar a tener 60 casinos en 2022”

31-08-2017
Tiempo de lectura 3:18 min
El titular de la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juegos de Apuesta de México considera que sería viable construir un ‘mini Las Vegas’ en algún polo de desarrollo como García, China o Linares.

Hace unas semanas Miguel Ángel Ochoa arrojó un número y encendió la polémica: “Nuevo León podría tener 35 casinos en 2020”, había dicho.

En diálogo exclusivo con Yogonet.com, el presidente de la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juegos de Apuesta (AIEJA) les contestó a los funcionarios Arturo Salinas y Samuel García, quienes habían afirmado que la expansión de salas en el estado sería un procedimiento ilegal.

Contexto

El sector del juego de Nuevo León está en crisis desde agosto de 2011, cuando se produjo el ataque terrorista al Casino Royal.

En aquel entonces funcionaban cerca de 65 casinos: 45 legales y alrededor de 20 ilegales. “A partir del incendio del casino, el Congreso local modificó la Constitución del Estado y prohibió el uso del suelo para la apertura de nuevos casinos. De allí a esta parte la Secretaría de Gobernación, el gobierno del Estado y los municipios empezaron una lucha muy fuerte contra las salas de juego”, explicó Ochoa.

Casinos legales vs casinos clandestinos

Actualmente AIEJA no tiene registros ni denuncias de casinos ilegales que operen en Nueva León. “Debo decir que ha sido muy exitoso el modelo de seguridad pública que ha hecho el Estado, porque la clandestinidad ha desaparecido”, reconoció el presidente de la entidad.

No obstante, las políticas de estado también afectaron a las salas de juego que estaban en regla: de los 45 casinos legales que funcionaban en 2011 sólo quedan en pie 26. “Esta disminución tiene dos explicaciones. Por un lado, algunos titulares decidieron cerrar sus salas de forma voluntaria. Por otro lado, la Secretaría de Gobernación revocó algunos permisos federales a nivel nacional y el municipio de Monte Rey cerró de manera arbitraria 12 casinos. En un momento operaban 17 casinos, pero a través de diferentes instancias judiciales se fueron reabriendo nueve”, detalla Ochoa.

La proporción de casinos legales sigue dando saldos negativos: hoy por hoy en Nuevo León hay 26 casinos abiertos y 28 cerrados. “Los casinos que están operando son los que reabrieron, no se ha instalado ni uno sólo nuevo, porque la ley no lo permite. De todas formas, calculo que de aquí a 2020 podrían reabrir unos nueve casinos más, ya que muchos operadores están tramitando la reapertura con las autoridades federales y van por buen camino. Siguiendo estos cálculos matemáticos, considero que de los 45 casinos legales que teníamos en el estado, podrían volver a funcionar entre 32 y 36”, afirmó el titular de AIEJA.

“Está loco”

Cuando Ochoa estimó que Nuevo León podría tener 35 casinos, se refería a los casinos que ya tenían el permiso de suelo y funcionaban antes del ataque. “Algunos diputados se me vinieron encima porque lo que dije se desvirtuó y creyeron que me había vuelto loco. Lo que sostengo es que es probable que reabran algunos de los 45 casinos que ya operaban antes de la modificación de la Constitución y aún permanecen cerrados. Ahora bien, las reaperturas serían posibles si se consiguen por vía del Poder Judicial, así que no dije nada en contra de la ley, soy Doctor en Derecho, nunca podría decir una barrabasada semejante”, refutó.

La reforma

“Si se reforma la Constitución, que es un tema que parece viable, Nuevo León podría llegar a tener 60 salas en 2022. Es un estado muy atractivo para el juego y el gobernador Jaime Rodríguez Calderón ha manifestado que no tiene nada en contra de los casinos”, anticipó Miguel Ángel Ochoa.

AIEJA confía en que la Ley de Desarrollo Urbano que prohíbe otorgar uso de suelo a los casinos de Nueva León podría revertirse durante el próximo año fiscal: “En 2011 las condiciones eran muy tensas porque el pueblo quería la salida del gobernador. En ese entonces había dos grupos delictivos tratando de extorsionar y la ciudad se había vuelto inviable. El incendio de Casino Royale ha sido la mayor tragedia de civiles del país y ha sido el primer ataque reconocido como terrorista por un presidente de la República, entonces la prohibición del uso de suelo tranquilizó a la gente. Han pasado seis años y se han dado cuenta de que los casinos son una solución, porque incluso se han impuesto gravámenes muy severos al sector. Cuando se haga la reforma, después de las elecciones presidenciales, vendrán inversiones extranjeras muy fuertes. Hay operadores norteamericanos, asiáticos y europeos con los ojos puestos en México, incluso se podría pensar que algún municipio en expansión, como García, China o Linares puede llegar a convertirse en un ‘mini Las Vegas’”, concluyó.

por
Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS