Edición Latinoamérica
05 de Diciembre de 2020

Por Mariela Huenchumilla Fritz

Agenda 2017: Espacios de encuentro y trabajo por un desafío común

Para nadie es un secreto que existe un importante potencial de juego en América Latina. Luego de 70 años de prohibición, el mercado de juego brasileño se está convirtiendo en una realidad. Asimismo, la gran cantidad de casinos y salas de máquinas concentrados en Lima, Perú, con legislación estricta sobre las salas de maquinas ilegales, hacen de este un mercado muy competitivo y atractivo para los operadores. Lo mismo ocurre en ciudad de Panamá, en tanto que Uruguay, Argentina y Colombia son países cuyo mercado se encuentra en constante crecimiento.

 

(*) Mariela Huenchumilla Fritz es licenciada en Trabajo Social por la Universidad Mayor. Desde el 2008 forma parte de ... (+ Info)

F

rente a este escenario, es un hecho que las distintas compañías internacionales vinculadas a esta industria tienen sus ojos puestos en América Latina, por lo que se presenta como fundamental aprovechar este panorama para capitalizar esa atención, generando espacios que nos permitan debatir abiertamente los problemas y desafíos de la industria del juego en la región, y preparar el terreno de la mejor manera posible para que este crecimiento exponencial sea sostenible y positivo.

Una de las temáticas fundamentales a considerar en este proceso es la de fomentar y desarrollar una política regional de Juego Responsable. En este aspecto, instancias como la IV Cumbre Iberoamericana del Juego, que se realizará el próximo 6 de abril en Cartagena de Indias, Colombia; la segunda versión del congreso Juegos Miami, del 31 de mayo al 2 de junio; y el IV BgC Brazilian Gaming Congress, a realizarse en San Pablo entre el 26 y 28 de junio, son una importante oportunidad para congregar expertos e identificar liderazgos en los distintos países, con el objetivo de compartir nuestras experiencias en la materia y tomar conocimiento de los aspectos relevantes planteados por los diferentes operadores.

Abordar y promover la investigación, discutir normativas, poner en común prácticas de prevención y educación de la población, así como exigir políticas públicas y mayor participación de los gobiernos y reparticiones de salud pública son, sin lugar a dudas, desafíos para toda la industria a nivel Latinoamericano.

Solo a través de este reconocimiento de actores, mediante una activa convocatoria y participación en la agenda 2017, será posible encontrar puntos de vista comunes sobre hacia dónde se quiere avanzar en materia de Juego Responsable y generar espacios de trabajo conjunto y en un mismo sentido sobre objetivos de mediano y largo plazo que sean atingentes a toda la región.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook