Entrevista a Miguel Ángel Ochoa Sánchez, presidente de AIEJA, México

“Sin la promulgación de la nueva ley, podríamos calcular un crecimiento de alrededor del 20%”

27-07-2016
Tiempo de lectura 5:53 min
(Exclusivo Yogonet.com).- Miguel Ángel Ochoa Sánchez de la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuestas de México (AIEJA), considera que el gobierno y los partidos políticos de su país están a favor de una nueva ley para el sector del juego, que podría sancionarse en el próximo período legislativo.

Durante la reciente inauguración del Instituto de Investigación y Tratamiento de la Ludopatía en el Hospital Muguerza de Monterrey, señaló que para el año 2018 la industria de los casinos duplicará su volumen. ¿Cómo explica este fenómeno y en qué se basan sus afirmaciones? ¿Qué tipo de crecimiento esperan bajo la administración actual?
Antes de contestar a su pregunta, deseo abrir un paréntesis que tiene que ver con el marco referencial que utiliza. En efecto, de manera muy reciente, la industria del entretenimiento ubicada en el Estado de Nuevo León, en México, ofreció una buena noticia para el sector, tras años de distintos acontecimientos difíciles: se creó, en Monterrey, capital de dicho Estado, un instituto de investigación y tratamiento de la ludopatía que, como su nombre lo indica, se enfocará en la recopilación y análisis de datos sobre la ludopatía, además de desarrollar políticas de prevención, orientar a las personas que lo deseen sobre sus opciones y atención, de forma gratuita, y también a las personas que ya están en riesgo de caer en este tipo de adicción, tanto a nivel psicológico y/o psiquiátrico, como hospitalario, a través del Muguerza de Monterrey, hospital que ha sido solidario con el instituto. Cabe señalar que este instituto arranca con fondos obtenidos gracias al patrocinio de la Fundación Petolof, pero la idea es que se sume toda la industria de apuesta de Nuevo León, no solo perteneciente a la AIEJA, sino de cualquier grupo o sociedad.

Con respecto a mi afirmación de que la industria podría crecer al doble de aquí al 2018, diría que me baso en dos premisas: en primer lugar, es importante saber que actualmente la industria en México funciona gracias a la expedición de 33 permisos, que amparan la apertura de 690 salas en total. Hoy, el país cuenta únicamente con 319 salas abiertas, además de alrededor de unas 35 en diversos litigios para lograr su reapertura. Esto significa que tenemos otras 330 salas potenciales sin abrir, pero ya autorizadas. Por sí solas, estas cifras indicarían la posibilidad de crecimiento que acabamos de señalar.

Una alianza total y absoluta entre AIEJA y APJSAC, no la veo posible. Sería ideal que hubiera una sola asociación en México, pero hoy los intereses internos que representan ambas asociaciones son diferentes y alejados.

¿Cómo se mejoraría ese crecimiento con una nueva ley?
Este crecimiento no se podría dar sin la aprobación de la nueva ley. Mientras no se apruebe la nueva ley, es poco probable que el actual gobierno tenga la intención de promover la apertura de nuevas salas. Así que sin la promulgación de la nueva ley, podríamos calcular un crecimiento de alrededor del 20% máximo, a lo largo de los dos años y medio que restan de la actual administración. En caso de que se apruebe este nuevo marco jurídico, duplicaríamos, sin lugar a dudas, los números actuales.

¿Cómo ha afectado la puja de intereses políticos en el tratamiento del proyecto de Ley de Juegos y Sorteos en Senadores? ¿Considera que el proyecto será tratado en el próximo período legislativo?
Me parece que nos quedan dos o tres periodos legislativos para que, en este sexenio, pueda aprobarse la nueva ley. Obviamente, sí consideraría que el próximo periodo, que iniciará el 1° de septiembre para cerrarse el 15 de diciembre del 2016, sería el más propicio, con una esperanza de entre el 60 y 70% de posibilidades. La razón por la cual estoy confiado en que termine por aprobarse la nueva ley es porque el gobierno que encabeza el presidente Peña Nieto y el área que coordina el tema del juego en México, que es la Secretaría de Gobernación (Segob), tienen la firme intención de que este sector quede regularizado mediante un nuevo marco jurídico actualizado. Me parece que sí es la voluntad del gobierno y de los partidos en general que México cuente con una nueva ley.

¿Los intereses en puja? Realmente no son tantos. Creo que podríamos negociar con el sector turístico, que tiene alguna preocupación por el tema de las zonas hoteleras y, a lo mejor, realizar algunas adecuaciones al texto propuesto para obtener el consenso de todo el sector. Si fuéramos a lograr esto, sería altamente probable que en el próximo periodo legislativo se apruebe este proyecto.

Lo que nos tenía atorado era el tema de las elecciones del 2016, que se celebraron en 13 entidades federativas, aunado al de las leyes en materia de seguridad, particularmente la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción, que busca darle transparencia a los cargos públicos. En el siguiente periodo, aunque podría cruzarse la iniciativa de ley de ingresos y el presupuesto de egresos, confío en que la ley pueda salir.

Mientras no se apruebe la nueva ley, es poco probable que el actual gobierno tenga la intención de promover la apertura de nuevas salas.

¿Cómo evalúa el trabajo llevado a cabo por la Segob?
En mi opinión, el trabajo llevado a cabo por la Segob en lo que va del sexenio del presidente Peña ha sido importante. Por un lado, al inicio de la administración, se transparentó toda la información de los permisionarios; más tarde se revocaron dos permisos que, a juicio de la Secretaría, estaban con errores de procedimiento. Uno de ellos, el de EMEX, fue declarado totalmente improcedente para obtener algún recurso de viabilidad; con lo que respecta al de MEGASPORT, todavía están luchando por la vía jurídica por recuperar su permiso.

Es bueno subrayar también que la iniciativa de la nueva ley, que actualmente está estudiándose en la Cámara de Senadores, fue promovida por la propia Segob. Y por si no fuera suficiente, hemos logrado, como bien lo sabe Yogonet, que se haya celebrado la III Cumbre Iberoamericana del Juego, auspiciada por la propia Segob; lo cual, en mi opinión, es muy favorable para nuestro país y nos parece que ahora lo que procede es la regulación. Si es con la ley, mucho mejor; sino, enfocaremos nuestros esfuerzos en proponer algunas modificaciones al Reglamento, que contempla algunos temas que nos parecen sueltos como, por ejemplo, el del juego en línea, el juego en vivo, la certificación de máquinas, la certificación de personal y el tema del juego responsable.

¿Ve posible una alianza entre AIEJA y la Asociación de Permisionarios de Juegos y Sorteos, A.C. (APJSAC) para lograr mayor alcance y penetración?
Una alianza total y absoluta entre AIEJA y APJSAC, no la veo posible. Sería ideal que hubiera una sola asociación en México, pero hoy los intereses internos que representan ambas asociaciones son diferentes y alejados. No obstante, sí hemos logrado alianzas coyunturales sobre diversos temas, como la promoción de reformas fiscales, el mismo impulso de la ley, en la coordinación para celebrar la III Cumbre Iberoamericana, en nuestra postura de solicitar las aperturas de nuevas salas en nuestro país... En estos temas hemos coincidido y creo que podremos seguir trabajando juntos. Pero pensar en una fusión, sería mucho más complicado.

Ya nos dimos cuenta, como bien dice el dicho popular, que “la unión hace la fuerza”. Y esto nos ha permitido tener mayor penetración en el mercado. Actualmente, entre las dos asociaciones, representamos más del 85% de la oferta de casinos en el país. Y la tendencia, en los últimos meses ha sido que otros permisionarios han solicitado su adhesión a una u otra de nuestras asociaciones. Con ello, muy rápidamente abarcaremos casi el 90% del total.

¿Qué proyecciones tienen a futuro para la industria del juego una vez concluido el mandato de Peña Nieto?
Mucho dependerá de quién sea el próximo presidente de México. Si el nuevo presidente es del color del presidente Peña Nieto del de los ex presidentes Calderón y Fox, sería totalmente viable que una nueva ley pueda permitir al mercado crecer de manera importante. Se convertiría en un atractivo turístico, atracción de inversiones, en fuentes de empleo y obviamente, en alta recaudación fiscal para el gobierno.

De ser de algún otro partido dependería un poco de la decisión del nuevo gobierno sobre este tema. Creo que nos iría bien, pero no podría estar seguro hasta que no sepamos quiénes serán los candidatos y cuáles serán sus ofertas en la materia.
En principio, pareciera que ningún candidato se opondría al juego, y creo que podremos tener un crecimiento ordenado y controlado, tal y como lo deseamos. Y este crecimiento, si viene acompañado de la seguridad jurídica que todos anhelamos, permitiría convertir al mercado mexicano en la primera fuerza de la industria en Latinoamérica.

por
Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS