Ante la apertura del mercado

Great Canadian Gaming busca que los casinos físicos operen el segmento de juego online en Ontario

El primer ministro de Ontario, Doug Ford.
21-01-2022
Canadá
Tiempo de lectura 3:23 min

Según un informe de una consultora elaborado para una empresa de casinos de Ontario, el gobierno provincial podría generar US$ 550 millones menos de ingresos anuales de los previstos inicialmente. La noticia llega en medio de los planes del primer ministro Doug Ford de abrir el mercado del juego online.

El informe confidencial, obtenido por CBC News y elaborado para el gigante del mercado de casinos de Ontario, Great Canadian Gaming, advierte que el gobierno de Ford podría perder US$ 2.800 millones en cinco años. La previsión afirma que los ingresos anuales disminuirán debido a que los clientes de los casinos trasladarán sus gastos a los sitios en línea una vez que la provincia comience a regular el mercado del iGaming.

Aunque Ontario podría asegurarse una nueva fuente de ingresos al imponer un impuesto al mercado regulado en línea, el informe afirma que esto se vería compensado por un gran cambio en el gasto de los casinos físicos hacia el iGaming y un porcentaje de impuestos que se espera sea más bajo para el juego en línea que para los gastos de los casinos.

Según The Star, el informe forma parte de un esfuerzo de última hora antes del lanzamiento del mercado. Se ha informado de que Great Canadian Gaming está instando a la provincia a desechar los planes actuales y a buscar que los casinos tomen el control de las apuestas legales en línea.

En una presentación de PowerPoint obtenida por la citada fuente de noticias, Great Canadian afirma que el gobierno debería conceder a los casinos un derecho exclusivo para aceptar apuestas en línea "durante al menos dos años" y tomar medidas drásticas contra los sitios no regulados y los consumidores que apuestan en ellos. También dice que Great Canadian reconoce que llega " tarde a la participación" en el juego online, pero que sus nuevos propietarios tienen "experiencia" y están comprometidos con el tema.

La previsión, realizada por HLT Advisory Inc., concluye que Ontario perderá US$ 550 millones en ingresos anuales, por un total de US$ 2.800 millones en los próximos cinco años, informa Sports Handle. En los años anteriores a la pandemia, los ingresos provinciales anuales de la lotería y el juego llegaban a los US$ 2.500 millones.

Sin embargo, las empresas del sector del iGaming han protestado por las conclusiones, y se ha impugnado la hipótesis de que los actuales clientes de casinos se pasarán al juego online. Jeffrey Haas, vicepresidente senior de DraftKings, predijo que cuando se abra el mercado regulado en la provincia, nada cambiará "respecto a los hábitos de entretenimiento de los jugadores".

El CEO de Great Canadian Gaming, Tony Rodio, habló sobre el informe, afirmando que incluía "aprendizajes críticos" de otras jurisdicciones que han introducido el iGaming, resultando en la canibalización de las operaciones físicas en el proceso. "Aunque en principio apoyamos el iGaming, el gobierno de Ontario debe tomarse el tiempo necesario para hacerlo bien", dijo en una declaración recuperada por la CBC.

Aunque aún no se ha confirmado, los planes actuales de regulación del juego en línea incluirían un tipo impositivo del 20%. Esa cifra es significativamente inferior al 55% de impuesto sobre el juego neto que los operadores físicos de la provincia deben entregar a Ontario. En caso de que los clientes acudan en masa al iGaming, los ingresos que se quedaría el Estado serían mucho menores, según el informe.

Se prevé un escenario similar para el mercado de las apuestas deportivas, que actualmente gestiona la Lotería de Ontario a través de la plataforma PROLINE+. En caso de que la provincia adopte un modelo de licencia abierta con una fiscalidad del 20%, el gobierno de Ontario podría ver los beneficios reducidos por valor de US$ 138 millones entre 2023 y 2027.

El impulso a la apertura de un mercado legal en línea se produce cuando los habitantes de Ontario gastan alrededor de US$ 1.000 millones al año en juegos de azar por Internet, según datos oficiales, que en su mayoría recaen en empresas que operan fuera de la provincia. En previsión de su lanzamiento, el Gobierno anunció el pasado julio la creación de la agencia iGaming Ontario, encargada de supervisar el mercado.

La Canadian Gaming Association (Asociación Canadiense del Juego), una asociación comercial que representa a los operadores y proveedores del país, ha defendido la regulación del juego online. Su presidente, Paul Burns, ha afirmado que el juego online ya se practica en la provincia, sólo que sin regulación.

"Hay que regular el iGaming en Canadá. Mil millones de dólares salen del país en ingresos al extranjero", dijo Burns. "Ninguno de los beneficios llegará a Ontario hasta que se abra el mercado. Ahora mismo, todos los beneficios están fuera de la provincia".

Los casinos de Ontario atraviesan actualmente dificultades en medio de un aumento de los casos de Covid-19 en la provincia. A principios de este mes se anunció que los espacios cerrados, incluyendo los locales de juego, cerrarían durante tres semanas para evitar que los contagios se propaguen aún más.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS