Edición Latinoamérica
02 de Agosto de 2021

Muchas salas no han podido recuperar su operación

Panamá: los casinos enfrentan su peor momento luego de la reapertura

Panamá: los casinos enfrentan su peor momento luego de la reapertura
Miembros del sector aseguran que la aplicación del toque de queda, el bajo aforo y el retraso en la apertura de algunos hoteles donde operan los casinos, impide la reapertura.
Panamá | 02/12/2020

Yelitza Amador, secretaria ejecutiva de la Asociación Panameña de Operadores de Juegos de Azar (Apojuegos), dijo que aunque ya tienen más de un mes de reiniciar operaciones, aún no hay cifras del sector y muchas salas permanecer inactivas por el cierre prolongado de los hoteles.

A

más de 45 días de que las autoridades autorizaron la apertura de los casinos en el país, la gran mayoría de las salas a nivel local no ha podido reabrir sus puertas.

La industria solo ha reportado apuestas por US$ 332 millones hasta septiembre de este año, lo que representa una baja significativa si se lo compara con los US$ 1.440 millones del mismo período en 2019, de acuerdo con cifras de la Contraloría General de la República. Esto representa una caída del 77% por efecto directo de la cuarentena del coronavirus.

Miembros del sector aseguran que la aplicación del toque de queda, el bajo aforo y el retraso en la apertura de algunos hoteles donde operan los casinos, impide que la mayoría de los casinos puedan reabrir sus puertas al público

Yelitza Amador, secretaria ejecutiva de la Asociación Panameña de Operadores de Juegos de Azar (Apojuegos), dijo que aunque ya tienen más de un mes de reiniciar operaciones, aún no hay cifras del sector. “En este momento solo estamos teniendo un 20% de aforo en los casinos, y calculamos que el 40% de los trabajadores han sido reincorporados", manifestó.

Tomando en consideración el 2019, año que cerró con una caída del 3% interanual, el Estado dejó de percibir cerca de US$ 6 millones mensuales en regalías por las licencias de casinos, salas de tragamonedas y de apuestas.

“Fuimos de las primeras industrias cerradas el pasado 16 de marzo, y el sector funciona con los ingresos diarios, pero los compromisos con los bancos y el Estado siguen igual”, expresó Amador.

En 2012, la industria aportaba al Estado (solo en tasa de participación) más de US$ 96 millones, sin sumar el impuesto sobre la renta (ISR). Pero en el cierre del 2019 la recaudación sólo alcanza los US$ 74 millones, lo que representa una caída del 23%.

Dicha baja ha tenido un efecto multiplicador, como el cierre de salas y casinos, la paralización de la inversión y el recorte de gastos.

“No perdemos la esperanza de que todo mejore, pero sabemos que cada casino tiene que hacer fuertes inversiones para las adecuaciones que ha solicitado el Minsa y el Mitradel. No solo es abrir un casino e iniciar operaciones”, sentenció Amador.

El presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar de Panamá (ASAJA), Antonio Alfaro, coincidió con Amador y agregó que el toque de queda ha sido un factor poco favorable para la industria.

“La mayor clientela empieza acudir a los casinos a partir de las 6 de la tarde, sin embargo la industria debe cerrar a las 11 de la noche lo que dificulta los ingresos”, añadió.

Agregó que el 95% de los casinos han cumplido con los requisitos de salud, el Mitradel y la Junta de Control de Juegos, pero no han podido abrir por diferentes situaciones como que el hotel donde operan que no ha reabierto o los servicios conexos que tiene que brindar al cliente.

Alfaro explicó que la situación está muy complicada para la reactivación de los puestos de trabajo, además la afluencia de la clientela es importante para que el negocio se reactive al 100% y en esto momento no es lo que esta sucediendo.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.