Edición Latinoamérica
30 de Octubre de 2020

Declaraciones de Cristhian Vargas, gerente de Desarrollo de Negocios de Latamwin

"El juego online en Chile es un mercado 95% de casino, y 5% de apuestas deportivas"

Cristhian Vargas, junto a Wilfred Adelsdorfer, de Latamwin.
Chile | 30/09/2020

En el marco de SiGMA Américas, el ejecutivo reseñó al realidad de un mercado chileno de juego online sin reglamentación específica, y consideró que “está muy abierto el tema de la regulación en Chile, es muy incierto”.

“Las regulaciones no crean mercados, sino que ordenan lo que ya está funcionando -destacó Vargas-. Hoy en día, como decía la propia Superintendencia de Casinos de Juego, hay cerca de 700 páginas web habilitadas apuntando a Chile, con medios de pago, con marketing, con todo lo que implica una oferta de juego. Frente a eso nace una necesidad de regularla: no puede el Estado solamente funcionar bajo regulaciones de .com que dan pocas garantías a los jugadores o a los proveedores”.

El ejecutivo de Latamwin consideró que “en ese contexto del mercado, el mercado físico hoy tiene una coyuntura compleja que, debido a la pandemia, está demandando soluciones comerciales para que puedan tener ingresos. Por lo tanto, hay dos líneas de regulación: una en la que ya la SCJ estaba trabajando, y con la que hizo un estudio a través del cual detectaron todas estas páginas que trabajan hacia Chile; y, por otro lado, uno tiene la necesidad de darle soluciones a una industria que está pasándola mal económicamente por el tema de la pandemia”.

Descripción de un mercado único

“El mercado chileno, como oferta, es distinto al que vemos en todas las exposiciones, en los conversatorios -explicó Vargas-. Siempre hablamos de los sportbooks, las apuestas deportivas, los eventos, y de cómo cubrimos la demanda frente a partidos que son importantes. Pero el mercado chileno no responde a esas características, es primordialmente un mercado de casinos y a su gente le gustan principalmente los slots. Podemos decir que alrededor de un 70% de los jugadores se vuelcan a las slots, y un 30% a todo lo que sea oferta de apuestas en mesas en vivo. El chileno, principalmente, no busca una oferta de RNG, ni de mesas automatizadas... es muy poco lo que podemos observar a través del tráfico que tenemos desde Chile a nuestra plataforma, en ese sentido”.

Al desarrollar el volumen de mercado, explicó: “Chile, como tamaño de mercado para toda industria, es el más pequeño de toda Sudamérica. Solo tenemos una población mayor que Uruguay, Paraguay y Bolivia, pero Chile tiene características destacables: su estabilidad económica y una cobertura tecnológica muy amplia”.

“Si bien es cierto y tenemos dos líneas telefónicas de celular por persona, todas tienen acceso a 4G en este momento. Como dato, el 75% de las conexiones de casinos en línea son a través de plataformas móviles. Por lo tanto, junto con el poder adquisitivo de sus habitantes, Chile superó la barrera para entrar al OCDE”, agregó. “Tiene un ingreso superior a los demás países de América. Un análisis que se publicó en alguna de estas revistas digitales, hablaba de que el mercado de juego en línea estaría alrededor de los 4 o 5 millones de dólares por mes. Ese sería el tamaño de mercado, lo cual es bastante grande”.

Para Vargas, “el problema que tiene el mercado es que no tenemos una estimación de lo que es mercado físico, mercado online o retail, ya que como no tenemos una regulación específica, no hay datos oficiales y es lo que justamente hay que promover: una regulación que apunte a transparentar el flujo de ingresos, el flujo de impuestos que se pagan en Chile, y que se cumplan todos los parámetros de una regulación normal, con protección del jugador, atención de la ludopatía y evitar el lavado de activos”.

Un mercado de casino, no de apuestas deportivas

“Yo diría que hoy Chile es un mercado 95% de casino, y 5% de apuestas deportivas -destacó Vargas-. En Chile, el mercado se olvidó de la apuesta deportiva, y las nuevas generaciones quizás puedan incentivarse con los eSports, pero de fútbol o de básquet, por ejemplo, las nuevas generaciones poco saben”.

Al hablar de la coyuntura que hoy atraviesan todos los mercados internacionales, por la pandemia, el responsable de Desarrollo de Negocios de Latamwin analizó: “Como todo el planeta, antes de marzo la realidad era una, hoy día es otra”.

“Antes de marzo, la SCJ había dado luces de regular, juntando antecedentes, leyendo, instruyéndose... los laboratorios estaban en contacto con ellos, pensando en definir una fórmula de regulación que siguiese el modelo europeo o el colombiano, donde cualquier empresa podía participar, cumpliendo los requisitos establecidos en la norma. También hacía la comparación con el modelo que se hace en Bulgaria, que digamos es el de una licencia para juego online más restrictiva. Con ese panorama llegamos a la pandemia”, completó.

Una legislación pendiente y la definición de juego remoto

“Hoy, el tema está nuevamente en una mesa de trabajo -agregó-, que únicamente tiene a la autoridad sentada con los casinos físicos. Todo tipo de proveedor de contenidos y proveedores de plataformas, en este momento, no tienen una representación en estas conversaciones, porque hoy el problema es otro, hoy el problema es el COVID-19”.

“Sabemos que han habido movimientos muy fuertes en el mercado. Se acaba de retirar un grupo importante de Chile por malos manejos de la SCJ: retiró su inversión Dreams, y un grupo potente nacional compró su parte. Por otro lado, Enjoy tiene una coyuntura muy difícil, y es muy diversa la realidad de todos los casinos”, enumeró.

“En Chile, todos los casinos físicos tienen un brazo online en alguna parte. Está el Casino Luckia presente, el Casino O Valle tiene también un brazo online, Dreams lo tenía a través de Sun (pero ya no lo tiene) y Enjoy es la única compañía, digamos, que no tiene una corporación dedicada a esta oferta de juego”.

“Se ha hablado de una palabra muy especial, el juego remoto, que a través de transparencia es una herramienta para obtener la definición del Gobierno -explicó Vargas-. Hasta ahora no podemos saber mucho más, no hablan de juego online, sino de juego remoto, que se entiende como que la gente podría acercarse a la zona delimitada del casino a jugar desde su auto, así como lo que antiguamente eran los autocines; porque en Chile la única frase o regulación que existe del juego online es la prohibición actual que tienen los casinos físicos de producir mercadería online”.

“Se busca salvar al juego online con el juego remoto, y haciéndolo muy rápido con una clasificación con una nueva variedad de juego. O sea, es como introducir el bingo o el poker a las salas de juego, a través de lo que se llama juego remoto. Son definiciones que han aparecido en la prensa, no hemos podido tener una definición clara de qué es lo que se está buscando. Está muy abierto el tema de la regulación en Chile, muy incierto”.

Por último, Vargas finalizó: “Yo invito a todas las empresas a que conozcan el mercado chileno, tiene ventajas tecnológicas y de transacción de dinero, como ejemplo la transferencia electrónica. Transferir en Chile no tiene costo, entonces ese es un gran valor para esta industria. Yo invito a todas las empresas que conozcan la regulación que se hagan presentes, que busquemos transparentar el mercado online para dar una tranquilidad a los jugadores”.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.