Edición Latinoamérica
28 de Octubre de 2020

Declaraciones de Max Bauer, director de Novomatic para América Latina

“Es responsabilidad de todos que los protocolos se cumplan, y darle así la tranquilidad al Estado para reabrir las salas”

“Es responsabilidad de todos que los protocolos se cumplan, y darle así la tranquilidad al Estado para reabrir las salas”
Max Bauer (derecha) junto a Fabián Grous, presidente de Novomatic y Octavian de Argentina.
Perú | 26/08/2020

En su participación en Forum PGS Virtual Gaming 2020, el principal responsable de Novomatic para la región analizó los diferentes escenarios posibles para una reactivación del juego en Perú, detalló las estrategias contempladas por su compañía para enfrentar la etapa pospandemia y apeló a la responsabilidad de la industria de cara al futuro.

“Hay una realidad incierta, y esa incertidumbre es la que nos dice en Novamatic cuál es la estrategia: orientarnos hacia la flexibilidad”, explicó Bauer, durante su participación en el foro virtual de Perú Gaming Show 2020. “Buscamos la flexibilidad, básicamente, para actuar rápido y atender a las necesidades del operador, cuando estemos nuevamente abiertos; pero también las necesidades actuales, para darle las herramientas que le permitan al operador maximizar su rentabilidad”.

A la hora de analizar el escenario pospandemia, el ejecutivo detalló: “Novamatic opera en 18 países europeos, donde hemos reabierto las salas entre fines de mayo y principios de junio de este año, después de haber pasado en Europa cuarentenas bastante estrictas”.

“Comparando el comportamiento del jugador europeo con el peruano -argumentó Bauer-, y salvando siempre las diferencias y las distancias, puedo comentar que -con algún optimismo- después de casi 45 días de haber estado operando, tenemos entre el 80% y el 90% de las operaciones ya en actividad, incluyendo máquinas en participación, un 90% del parque operando y un 90% de la recaudación que teníamos en el año previo, prepandemia”.

La gente ha regresado a las salas en esos mercados y, efectivamente, el nivel de recaudación ha sido rápidamente recuperado después de la pandemia. Esperemos que se repita lo mismo en el Perú, y algunas experiencias que hemos notado en Latinoamérica nos llevan a pensar eso, como en el caso ecuatoriano, donde la pandemia chocó bastante fuerte, pero ya estamos viendo recaudaciones que ya llegan al 50%, teniendo un país básicamente con el 70% de su territorio en zona de pandemia”.

Diversos escenarios y la flexibilidad como estrategia

“Dentro de esta flexibilidad que estamos planteando como estrategia, como empresa debemos ver qué herramientas tenemos como fabricantes para lograr que el cliente final pueda alcanzar rentabilidades interesantes -enfatizó el ejecutivo-. Si nos embarcamos en escenarios, podemos plantear un primer escenario positivo y esperemos sea el más probable, donde efectivamente la gente retorne a las salas y las recaudaciones sean las que teníamos prepandemia. En ese contexto podríamos encontrarnos con que quien esté siguiendo ese comportamiento sea un cliente VIP. Sabemos que, básicamente, el 20% de los clientes son los VIPs, pero hacen el 80% o 90% de la recaudación. Si nos basamos en ese contexto, aún con un aforo de un 50% de máquinas ocupadas, podríamos tal vez llegar a niveles interesantes de recaudación en un corto plazo”.

“En ese modelo -agregó-, es probable que se llegue a tener una competencia interesante en esas máquinas que queden disponibles en cada operador. Y cada operador, a su vez, va a seleccionar seguramente sus mejores máquinas para tener la recaudación más importante. Por ello es muy probable que los fabricantes vayamos a tender a traer máquinas de última tecnología, para poder satisfacer la renovación del parque de aquellos que necesiten competir con mejores máquinas con su operador vecino”.

“Si planteamos, por el contrario, un escenario en el cual la recaudación alta que estamos esperando llegue por un tema de ocupación y la gente se vuelque masivamente a las salas, el operador deberá intentar darle una rotación más rápida al cliente -aseguró el titular de Novomatic-. En ese contexto, como fabricantes podemos ofrecer productos como cajeros automáticos, en los cuales el público no tenga que estar haciendo colas en la sala y evitar el contacto con el cajero, y a su vez pueda minimizar el tiempo en sala o a través de los sistemas de control de ingreso, ya sean biométricos o de escaneando de documentación, por ejemplo”.

“Si planteamos un escenario distinto, en el cual la recaudación sea mucho menor y el perjuicio sea más fuerte para el operador en los primeros meses, esto podría deberse a que ese operador tenga un parque antiguo de máquinas, y nuestra responsabilidad como fabricantes es tratar de ofrecerle las condiciones que le permitan renovar ese parque, con el menor impacto posible en su caja y en sus finanzas”.

De cara al futuro

Todos tenemos que sacar a esta industria conjuntamente, y los fabricantes que podamos optar por estas alternativas, vamos a acompañar a los operadores al implementar fórmulas que los apoyen en renovar sus parques de una manera cómoda”, consideró Bauer, para agregar: “Debemos analizar además si un aforo limitado, con muy poca gente asistiendo a la sala y una recaudación en consecuencia muy baja, estuviese motivado por el miedo de la población a los contagios. En ese caso, lo que podemos ofrecer son fórmulas tecnológicas que reduzcan el contacto y den mayor seguridad al cliente para asistir a las salas”.

“Tenemos el bloqueo de máquinas vía el sistema online, o productos con botones en el pie, para que el cliente no tenga que tocar la botonera. Y productos como el Pinball Roulette, donde no es necesario preocuparse por las distancias, ya que ofrece módulos independientes y el cliente puede jugar sin tener que participar de una mesa de ruleta, mientras el operador no necesita limitar las posiciones de juego que podrían explotarse”, reconoció.

Hay que estar preparados para minimizar el impacto de la incertidumbre que estamos viviendo. Yo sé que todos estamos desesperados al tratar de ver cuando abrimos. Pero lo importante es que hay que seguir trabajando juntos, como hemos estado haciéndolo, para poder lograr que esta actividad se abra lo más pronto posible y con la mayor seguridad del caso”.

“Es responsabilidad de todos que los protocolos se cumplan, y que podamos darle al Estado la tranquilidad que necesita para poder abrir esta actividad”, destacó Bauer, y llamó a una reflexión final: “Abrir las salas puede inclusive ayudar a reducir los contagios. Siempre digo que si concientizamos a la gente en lo que tiene que hacer, podemos lograr que sigan procedimientos y protocolos, que mantengan la distancia, usen las mascarillas, y ser una fuente de contribución para reducir contagios y hacer que este país, la industria y nuestra actividad, salgan adelante con mayor rapidez”.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.