Deberán solicitar autorización por separado para las apuestas deportivas online y mobile

Illinois otorga licencias de apuestas deportivas a siete casinos físicos

Hace tres meses, dos de los casinos aprobados, Rivers, en Des Plaines (imagen), y Argosy Casino Alton (al sur del estado), tomaron las primeras apuestas deportivas legales del estado, por un plazo breve, en virtud de permisos operativos temporarios.
16-06-2020
Estados Unidos
Tiempo de lectura 2:59 min
Durante la reunión virtual celebrada el jueves, se otorgaron licencias a los operadores de los casinos Rivers, Argosy Casino Alton, Grand Victoria, Hollywood Casino, Joliet, Par-A-Dice y Casino Queen. Ahora, FanDuel y DraftKings deberá someterse a un plazo de espera de dieciocho meses, mientras los operadores de casinos planean reabrir a fin de este mes.

La Oficina del Juego de Illinois otorgó, el jueves, licencias maestras de apuestas deportivas a siete casinos.

Aunque los casinos han recibido permiso para tomar apuestas, ya que sus establecimientos físicos permanecen cerrados por tiempo indefinido a causa del COVID-19, en Illinois aún no es posible apostar en competencias como el NASCAR, Pro Golf u otros deportes que han vuelto a practicarse, según informa Chicago Sun-Times.

Esto se debe a que a pesar de tener las licencias, las normas de la Oficina del Juego establecen que los casinos deben solicitar autorización por separado para comenzar a tomar apuestas online o a través de aplicaciones móviles.

El otorgamiento de licencias representa el ingreso de más de US$ 40 millones en las arcas del estado a través del pago único en concepto de derechos de licencia; que varía en cada casino, ya que es un porcentaje del ingreso bruto del año anterior, con un límite establecido en US$ 10 millones.

Esto no alcanza para cubrir el ingreso total proveniente del impuesto al juego que se ha perdido por el confinamiento, si se tiene en cuenta que el estado recaudó más de US$ 114 millones de marzo a junio de 2019 a través de los casinos, y casi US$ 147 millones a través de las terminales de videolotería.

El miércoles, el gobernador del Partido Demócrata firmó un presupuesto operativo revisado que depende en gran medida de recursos externos, luego de que el confinamiento causara un déficit de US$ 2.700 millones.

Tres meses atrás, a tan solo días de que la crisis del coronavirus arruinara el lanzamiento de la industria en Illinois, dos de los casinos aprobados, Rivers, en Des Plaines, y Argosy Casino Alton (al sur del estado), tomaron las primeras apuestas deportivas legales por un plazo breve, en virtud de permisos operativos temporarios. Sin embargo, los diez casinos de Illinois debieron cerrar sus puertas el 16 de marzo.

Los otros cinco casinos que recibieron licencias de apuestas deportivas durante una reunión virtual sin precedentes celebrada el jueves con la Oficina del Juego (la primera en cuatro meses) fueron Grand Victoria, en Elgin, los Hollywood Casino, en Aurora y Joliet, Par-A-Dice, en East Peoria, y Casino Queen, en East St. Louis. Las licencias de apuestas deportivas tienen un plazo de vigencia de cuatro años, renovable a US$ 1 millón cada una.

El otorgamiento de licencias también determina el inicio del plazo de espera de 18 meses de los gigantes de apuestas deportivas que operan exclusivamente online, como FanDuel y DraftKings.

La ley para la ampliación masiva de los juegos de azar del estado, firmada el verano pasado, tuvo como objetivo poner en ventaja a los casinos físicos respecto de esas compañías que operaban anteriormente en el estado en una zona gris de los deportes de fantasía, lo cual era considerado ilegal por la entonces procuradora general de Illinois, Lisa Madigan.

Una vez que se les permitiera comenzar a operar, las compañías que se dedican exclusivamente al negocio online deberían abonar US$ 20 millones en concepto de derechos de licencia. Mientras tanto, la semana pasada, el gobernador Pritzker agregó una disposición a la declaración de estado de emergencia por coronavirus, que les permite a los apostadores registrar cuentas de apuestas deportivas online, en lugar de hacerlo en persona en un casino, como lo establecía la ley inicialmente.

Esto significa que los residentes podrán crear una cuenta y apostar desde sus casas ni bien alguno de los casinos que tiene licencia envíe una solicitud a la Oficina del Juego, y reciba el permiso para tomar apuestas en línea. Hasta la tarde del jueves, no se habían recibido solicitudes.

Los operadores de casinos desean poder reabrir sus puertas a fin de mes, según el plan de reapertura de Pritzker. La Oficina del Juego emitió protocolos a principios de esta semana, pero la fecha aún es tentativa, ya que cada casino debe recibir autorización para su propio plan de reapertura. Los casinos de Indiana están listos para reabrir el 15 de junio.

Los tres hipódromos del estado también han solicitado licencias de apuestas deportivas, pero aún no recibieron aprobación. Los establecimientos deportivos grandes, como Wrigley Field y United Center, también pueden presentar solicitudes para tomar apuestas deportivas, pero ninguno lo ha hecho hasta el momento.

Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS