Edición Latinoamérica
25 de Octubre de 2020

El oficialismo pierde solidez y comienzan a verse fuertes oposiciones ante la medida

La legalización de los casinos divide al gobierno brasileño

La legalización de los casinos divide al gobierno brasileño
El presidente del Embratur, Gilson Machado, aseguró en una entrevista publicada por Folha de Sao Paulo, que la regularización de las salas de apuestas podría "triplicar" el número de extranjeros que visitan anualmente el país.
Brasil | 05/12/2019

Mientras los defensores de la liberación de los juegos de azar citan el potencial económico y turístico de los casinos, el debate sobre su reglamentación aparece por primera vez ante el gobierno de Bolsonaro, y genera polémicas y divisiones entre los diferentes bloques que componen el oficialismo.

R

epresentantes del gobierno federal colocaron en la pauta del Congreso, en los últimos días, la legalización de los juegos de azar en Brasil. El presidente del Embratur, Gilson Machado, aseguró en una entrevista publicada por Folha de Sao Paulo, que la regularización de las salas de apuestas podría "triplicar" el número de extranjeros que visitan anualmente el país. Y el ministro de Turismo, Marcelo Álvaro Antônio, afirmó que el debate en torno al tema es "inevitable".

Mientras tanto, en el Congreso otras voces se levantaron en torno al asunto: diputados del llamado “Centrão” se presentaron ante el presidente Jair Bolsonaro para pedir su apoyo a la propuesta.

Esta movida generó reacciones adversas, y las más fuertes no salieron de las fuerzas de la oposición al gobierno de Bolsonaro, sino de uno de los segmentos más alineados con el Presidente de la República: el grupo de los evangélicos. La frase del propio Bolsonaro hace pensar en el peso que tiene este segmento de la bancada oficilista: “Cualquer debate sobre el tema deberá contar con la participación de las fuerzas religiosas”.

El gobierno entonces se ve ante la necesidad de resolver esa contradicción interna, y movilizar una decisión que históricamente siempre “se quedó en el camino” y no pudo concretarse a nivel legislativo.

El debate actual no está presentando nuevos argumentos: los que apoyan la apertura de salas de juego, citan el potencial económico y turístico de los casinos, mencionan casos de éxito en el exterior y recuerdan que Brasil es uno de los pocos países a nivel internacional, que no permite las apuestas legales en casinos. Y suman a sus argumentos que los países vecinos, como Uruguay y la Argentina, tienen casinos que contribuyen a la activación de la economía y generan empleos.

Del otro lado, los opositores aseguran que el vicio de los juegos de azar son un problema recurrente y que puede impactar en la vida de muchas familias. Otro elemento citado es que la industria de los juegos de azar está íntimamente relacionada al tráfico de drogas y al lavado de dinero, y que la regularización de los casinos podría impulsar estos crímenes.

La principal diferencia, entonces, es que actualmente han ganado mucha relevancia algunos temas en la política nacional. En lo económico, creció el segmento defensor de las prácticas liberales, exigiendo más incentivos a los emprendedores y pidiendo limitaciones en la actuación del Estado.

Por otro lado, la población evangélica viene creciendo año a año y la bancada relacionada al grupo religioso tiene un mayor peso en el Congreso y en el Poder Ejecutivo; por ejemplo, el Ministerio de la Familia, la Mujer y los Derechos Humanos es liderado por la pastora Damares Alves.

Un ejemplo del fortalecimiento de los ideales liberales se ve en la actuación del partido “Novo” (Nuevo). Este segmento disputó su primera elección nacional en 2018 y logró poner ocho diputados en el Congreso, quese presentan completamente alineados al gobierno de Bolsonaro.

El diputado federal Tiago Mitraud (MG) afirmó que Novo aún no se expidió en torno al tema del juego, pero “tiende a ser favorable”. “Tenemos que entender el modelo que está en debate, pero inicialmente no veo porqué estar en contra”, afirmó.

El diputado señaló que tienen planeado esperar la posición del gobierno en la aprobación de la propuesta, y aseguró que desean que Bolsonaro negocie con los líderes evangélicos, y que no desista de la iniciativa por la resistencia de los parlamentarios religiosos. “Si la bancada evangélica se mantiene en contra, será mejor que el Gobierno converse con ellos antes de renunciar al tema por esta oposición”, agregó.

Entre los evangélicos, la principal oposición está encabezada por los legisladores Silas Câmara (Republicanos-AM), Sóstenes Cavalcante (DEM-RJ) y Marco Feliciano (Podemos-SP). El parlamentario paulista llegó a expresar, en las redes sociales, su abierta oposición a la idea.

Y diferenciándose de ellos, la voz del lider religioso en defensa de la legalización se vió encarnada en el alcalde de Rio de Janeiro, Marcelo Crivella, que es obispo licenciado de la Iglesia Universal del Reino de Dios. El legislador tiene una posición pública en favor a la reglamentación de los casinos, e incluso el año pasado aseguró que pediría al entonces presidente electo Jair Bolsonaro, su empeño en torno a la medida. Crivella estima que la apertura de casinos representará ingresos económicos al país, especialmente a Rio de Janeiro, ciudad de plena vocación turística.

El debate aparece ahora por primera vez ante el presidente Bolsonaro, pero dentro del Congreso Nacional, su tratamiento está previsto dentro de una pauta con temas diversos, como la regulación del lobby, la reducción de la edad penalmente responsable y la reforma política, entre otros.

Un hecho que demuestra las dificultades que añun tiene por delante Brasil para reglamentar el tema queda expresada en que uno d ellos dos proyectos en danza en el Congreso fue presentado en 1991, cuando Bolsonaro cumplí su primer año de sus 28 como diputado federal. Otra propuesta, también a ser validada por ambas cámaras, data de 2014.

El diputado federal Paulo Abi-Ackel (PSDB-MG) señaló que no puede identificar si el momento actual es más o menos propicio para la legalización, que en años anteriores. Recordó que en una oportunidad, durante el gobierno de la ex-presidente Dilma Rousseff (PT), el Congreso estuvo próximo a legalizar el juego. "Pero hubo una mala conducción por parte de quienes deseaban el cambio. En lugar de liberar el juego sólo en algunas ciudades-polo, su proyecto buscaba la apertura en todo Brasil, sin criterio. Eso hizo inviable la votación", enfatizó.

Y el diputado federal Leonardo Monteiro (PT-MG) comentó que en 2019 nota una mayor discusión en relación al tema. "No puedo afirmar que ahora es más o menos fácil aprobar los casinos, pero existe una discusión mucho más acalorada", comentó el presidente de la Comisión de Legislación Participativa de la Cámara de Diputados”.

Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.