Edición Latinoamérica
12 de Agosto de 2020

Hasta ahora, sólo se dejará de cobrar en mesas de juego

Los operadores aspiran a que se elimine la totalidad del impuesto del 5,5% en Panamá

Los operadores aspiran a que se elimine la totalidad del impuesto del 5,5% en Panamá
Yelitza Amador, secretaria ejecutiva de la Asociación Panameña de Operadores de Juegos de Azar (Apojuegos), aseguró que el sector cayó en recaudación en los últimos siete años.
Panamá | 01/10/2019

Representantes de la industria ven con buenos ojos la eliminación del impuesto del 5,5% en las mesas de juego, aunque aspiran a que el Gobierno evalúe el beneficio que tendría retirarlo en toda la industria, con el fin de recuperar los siete años que han retrocedido.

L

a industria traía un crecimiento sostenido de entre un 6% y un 9%, con unos ingresos brutos de aproximadamente US$ 400 millones anuales en 2012, pero tras la imposición del impuesto la cifra ronda los US$ 394,8 millones, diferencia que parece menor pero tiene un efecto multiplicador relacionado directamente con los casi 4.000 puestos de trabajo que han desaparecido.

Yelitza Amador, secretaria ejecutiva de la Asociación Panameña de Operadores de Juegos de Azar (Apojuegos), aseguró que el sector retrocedió siete años. "No podemos hablar solo de los casinos, ya que el Estado también ha perdido aquí: no podemos perder de vista al Estado como socio de la industria, ya que participa de los ingresos con un 18% y se ha visto considerablemente afectado". reiteró.

Hablando en términos generales, la industria asegura que ha perdido mucho mercado desde la implementación del impuesto del 5,5% en 2015, para financiar el aumento a los jubilados. Amador consideró que se han cerrado un sinnúmero de salas y casinos, despedido a miles de empleados y se ha paralizado la inversión.

En cífras, el Estado recaudó US$ 10.525.816 menos que en 2017, y las recaudaciones cayeron un 33,2% hasta agosto de este año, en comparación con el 2018.

Para el cierre del 2014, antes de que se cobrara el impuesto del 5,5%, los ingresos brutos de la industria de juegos de azar totalizaron $434,7 millones, pero este número fue cayendo hasta llegar al cierre del 2018 a unos $394,8 millones. Para este año se tienen proyectado cerrar aún por debajo, con unos $373,7 millones, es decir, unos US$ 21,1 millones menos, en comparación al año anterior.

De acuerdo con Amador, "siendo optimistas, consideramos que la industria cierra con un 6% por debajo, y por ende el Estado recaudará menos que en el 2012, cuando sumó $76,4 millones. Pero no podemos olvidar que para 2018, la Junta de Control de Juegos recaudó 10.525.000 dólares menos que en el 2017", dijo.

Esta última semana, la industria se mostró confiada en que la eliminación del impuesto del 5,5% en las mesas de juego ayudará a su recuperación, aunque esto tomaría un tiempo significativo.

Manuel Sánchez, secretario ejecutivo de la Junta de Control de Juegos, aclaró que el impuesto genera anualmente entre US$ 52 y 54 millones. Mientras que, anualmente, se recauda en concepto de impuesto selectivo de consumo (5,5%) en mesas de juego de casinos completos, entre 3,5 y 4 millones de dólares.

La secretaria ejecutiva de Apojuegos consideró que éste es un paso importante que ciertamente beneficia a toda la industria y al país porque, aunque tomará un tiempo, el turista regresará, y eso beneficia también a los restaurantes y comerciantes, entre otros.

"Las mesas en el 2015 reportaban ingresos por 58,9 millones de dólares y, para el 2018, ya habían caído a 30,8 millones, con la complementación del 5,5%. Ha sido un golpe duro y el Gobierno bajo el secretario de la JCJ está haciendo lo correcto y viendo con luces largas el tema, y eso es importante", manifestó. No obstante, el sector espera que con la campaña de turismo internacional se logre que el efecto sea más rápido y que no se olvide del resto de la industria que también ha sido afectada, como es el caso de las salas de slots. "Esto es triste y la realidad es que no sabemos cuánto más puede soportar la industria", reaccionó Amador, al destacar que en la actualidad las empresas están utilizando todas las herramientas que tienen a su alcance para frenar esta caída, buscando paliativos, eficiencia, reestructuración y cualquier estrategia que los ayude a sostenerse.

“Hay que pensar que esta industria es el sostén de miles de familias panameñas y que todo lo que sea positivo para la industria tiene un efecto multiplicador en el país”, culminó Amador.

Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.