Edición Latinoamérica
18 de Julio de 2019

Juan Carlos Varela lo consideró inconstitucional por crear una doble tributación

El presidente de Panamá vetó el nuevo impuesto al juego para financiar jubilaciones

El presidente de Panamá vetó el nuevo impuesto al juego para financiar jubilaciones
Juan Carlos Varela, presidente de Panamá, vetó el artículo 3 del proyecto de ley 621 que fija un impuesto a los juegos de suerte y azar debido a que éstos ya aportan $154 millones de tributación.
Panamá | 07/12/2018

Anuló 4 de los 8 artículos del proyecto de ley 621 sancionado en octubre por la Asamblea Nacional de Panamá, que incrementa las pensiones a los jubilados y pensionados. El mandatario objeta el impuesto a los juegos de suerte y azar debido a que un nuevo impuesto pondría en peligro la viabilidad económica de ese sector. Se creó una Comisión de Alto Nivel para evaluar opciones de nuevas fuentes de financiamiento que no afecten a otros sectores de la economía del país.

E

l presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela, vetó de manera parcial el proyecto de ley 621 que establece aumentos a los jubilados y pensionados. Un comunicado oficial de la Secretaría de Comunicación de Estado objeta parcialmente, por “inconveniente e inexequible”, el texto sancionado en octubre por la Asamblea Nacional de Panamá, que incrementa las pensiones a los jubilados y pensionados cuyo monto sea inferior a los $1.500 mensuales.

En concreto, Varela vetó por inexequibles los artículos 3, 4, 5 y 6 del proyecto de ley. Éstos se refieren en específico a las fuentes de financiamiento con las cuales se buscaba concretar este incremento. El Gobierno reconoce como justas las aspiraciones de los jubilados de aumento en sus pensiones y asegura que trabajan en una fórmula económica responsable y sostenible para abordarlas.

Las fuentes de financiación para obtener este aumento provenían del 5% de las ganancias netas anuales de máquinas tragamonedas y centros de apuestas en casinos y salas de juego, y del 7% del monto de las remesas enviadas al exterior para los extranjeros residentes en Panamá.

El mandatario objeta el impuesto a los juegos de suerte y azar debido a que éstos ya aportan $154 millones, y un nuevo impuesto pondría en peligro la viabilidad económica de ese sector. Este punto estaba incluido en el artículo vetado número 3. El argumento técnico del veto radica en la inexequibilidad e infracción al artículo 264 de la Constitución Penal, al crear una doble tributación.

Tras la aprobación en la Asamblea Nacional, diversas organizaciones del sector empresarial vinculados a la banca y al negocio de los casinos solicitaron el veto al Órgano Ejecutivo. Antonio Alfaro, presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar (Asaja), se mostró en contra de la decisión legislativa, basada en un proyecto surgido por iniciativa ciudadana, al afirmar que fue aprobada “a la carrera sin ningún estudio económico o social que la respalde”.

“Le tocará al Ejecutivo enmendar y vetar la ley, porque se establece un nuevo impuesto que es ilegal e inconstitucional pues no se siguieron los pasos que la ley y la constitución exigen. Un ataque más a la seguridad jurídica de este país”, había declarado Alfaro ante la consulta de Yogonet.

Una Comisión de Alto Nivel, integrada por los viceministros de la Presidencia, Francisco Artola, y de Economía y Finanzas, Gustavo Valderrama, fue creada para trabajar en una fórmula económica ‘responsable y sostenible' para brindar respuesta a las aspiraciones de los jubilados y pensionados. La comisión mantenía una reunión al cierre de esta edición, en la que se evaluarían opciones de nuevas fuentes de financiamiento que no afecten a otros sectores de la economía del país.

Deje un comentario