Edición Latinoamérica
19 de Septiembre de 2019

Otro gremio rechaza el proyecto 621 de aumento a jubilados

Operadores panameños pedirán el veto presidencial al nuevo impuesto al juego

Operadores panameños pedirán el veto presidencial al nuevo impuesto al juego
Yelitza Amador, presidenta de la Asociación Panameña de Operadores de Juegos, se suma al pedido de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) contra la nueva carga impositiva que tendría el sector.
Panamá | 22/10/2018

Yelitza Amador, presidenta de la Asociación Panameña de Operadores de Juegos, afirmó que solicitará el veto al proyecto aprobado el miércoles pasado por la Asamblea Nacional y contempla un impuesto del 5% a las tragamonedas y centros de apuestos como parte del financiamiento al aumento de jubilaciones y pensiones: "Estamos ahorcando a la industria".

E

l 17 de octubre, la Asamblea Nacional de Panamá aprobó en tercer debate el proyecto 621 que modifica artículos de la Ley 51 e incrementa las pensiones a los jubilados y pensionados, y que ahora deberá ser enviado al Órgano Ejecutivo para que sea aprobado o rechazado.

Para financiar el aumento de pensiones hasta un máximo de 1.500 dólares, se contemplan el gravamen de 7% a los envíos de remesas y un impuesto del 5% a la ganancia neta de máquinas tragamonedas y centros de apuestas.

Esta decisión ya generó el rechazo de varios gremios, entre ellos la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), que también pedirá el veto presidencial.

Yelitza Amador declaró en Noticias AM, del canal local TVN, que están sorprendidos porque cuando el proyecto pasó a segundo debate, no tenía esas valoraciones contempladas. “Me sorprende que tomen decisiones a la ligera. Por todos es sabido que los casinos están pasando por una situación bastante difícil”, sostuvo.

La dirigente señaló que se produjeron miles de despidos (se calculan más de 6 mil puestos perdidos en los últimos tres años) y la economía no está funcionando para esta industria, porque se redujo el nivel de apuesta.

“Esto no tiene que ver con si a las personas les gusta o no lo que es el juego de azar, esto es un tema de que las personas tienen derecho a decidir si les gusta el hipódromo, la lotería o los juegos de azar. Es un tema de seguridad jurídica, de los contratos existentes con el Estado y de saldar lo que la industria ya aporta”, enfatizó.

Amador precisó que de cada dólar apostado se devuelve 0,93 centavos en premios y estima que los 7 centavos restantes son para pagar el 18% de pase de participación al Estado, salarios, deudas de inversiones y Caja de Seguro Social.

Asimismo, aseguró que de la ley anterior de ajuste a los salarios sancionada en 2015 salen aportes de los casinos (5,5% recaudado de los clientes). “Estamos ahorcando a la industria”, definió. Observó que la industria era fuerte y se fue debilitando con todos estos ajustes, y aclaró que no se oponen al aumento a los jubilados, pero advierten que no es la forma correcta.

Deje un comentario