Edición Latinoamérica
22 de Septiembre de 2019

Habilitaría el pago de premios, y aportaría USD 100 millones al fisco

El Senado de Puerto Rico busca legalizar un mayor número de tragamonedas

El Senado de Puerto Rico busca legalizar un mayor número de tragamonedas
Thomas Rivera Schatz, presidente de la Cámara alta, argumentó que permitir que estas máquinas generen premios en metálico no significa necesariamente una competencia injusta para la industria de casinos.
Puerto Rico | 20/08/2018

El titular del Senado, Thomas Rivera Schatz, explicó que se buscará introducir enmiendas al proyecto de reforma contributiva para legalizar una cantidad indeterminada de máquinas tragamonedas. Aclaró que la ubicación de las slots tendría que ser regulada dentro de las enmiendas introducidas a la medida para evitar que menores de edad tengan acceso.

S

egún informó este jueves el presidente de la Cámara alta de Puerto Rico, Thomas Rivera Schatz, la nueva entrada en escena de las máquinas tragamonedas se produciría a través de enmiendas al proyecto de reforma contributiva, que primero sería evaluado y aprobado en la Cámara de Representantes.

El plan es que las máquinas que ya tienen licencias del Departamento de Hacienda puedan legalmente pagar premios y tributar una parte de lo recaudado al Gobierno. La “legalización” de estas máquinas podrían generar unos USD 100 millones nuevos al fisco, indicó Rivera Schatz en una conferencia de prensa.

“Son máquinas legales, pero no pueden pagar premios y sabemos lo que está ocurriendo. Lo que se está procurando por parte de ellos (empresarios locales dueños de estas máquinas) es conectarse al sistema para que el gobierno vea el dinero que está entrando y el dinero que sale de estas máquinas y que tributen y aporten al fisco”, declaró Rivera Schatz al indicar que el costo del marbete que anualmente tienen que pagar los dueños de estas máquinas “no es proporcional” al ingreso que generan. “Eso es una fuente de ingreso adicional que no está contemplada y que no tenemos hoy”, precisó.

Asimismo, Rivera Schatz señaló que la ubicación de estas máquinas tendría que ser regulada dentro de las enmiendas introducidas a la medida para evitar que menores de edad tengan acceso.

No precisó inmediatamente la postura de la Cámara de Representantes sobre el tema y hasta ayer el presidente del cuerpo legislativo no se había expresado sobre el asunto. El expresidente de la Cámara José Aponte fue un opositor de la legalización de las máquinas tragamonedas.

Rivera Schatz argumentó que permitir que estas máquinas generen premios en metálico no significa necesariamente una competencia injusta para la industria de casinos, al argumentar que se trata de una clientela distinta.

“Cualquier medida que produzca recaudos y tenga los controles suficientes para no tener un impacto negativo en la sociedad merece nuestro apoyo. Estos empresarios quieren aportar, quieren contribuir y es una oportunidad que tenemos que aprovechar”, explicó.

Pese a que indicó que el ahora secretario de la Gobernación, Raúl Maldonado, le había comentado sobre el interés de ciertos empresarios en conectar sus máquinas al sistema de Hacienda, Rivera Schatz no precisó si el Ejecutivo favorece la enmienda al proyecto de reforma contributiva.

Por último, el presidente senatorial afirmó que la reforma contributiva que se disponen a aprobar en la sesión que comienza el lunes tendrá una reducción en los impuestos. No pudo precisar cómo será el cambio al Impuesto de Ventas y Uso (IVU).

Con información de El Nuevo Día.

 

Deje un comentario