Tras el alejamiento del administrador, el Jockey Club de Azul

Sorpresa e incertidumbre en el Hipódromo de Tandil

“El Jockey Club de Azul hizo obras, pero no concretó todo lo propuesto por la reciente reducción del subsidio estatal, sumada a la falta de pago desde diciembre”, observó el secretario del Club Hípico de Tandil.
08-03-2018
Tiempo de lectura 1:35 min
Ante la decisión del Jockey Club de Azul de desligarse de la administración del Hipódromo de Tandil, informada ayer por Yogonet, la dirección del Club Hípico de Tandil aún no sabe cómo se resolverá la nueva gestión. Sin embargo, aseguraron que no hay riesgo de cierre.

Según publicó el diario local El Eco de Tandil, en 30 días habrá una asamblea en el Club Hípico de esa localidad bonaerense, donde se definirá una nueva comisión directiva, y recién entonces se empezará a analizar cómo seguirá el plano administrativo. Existe una posibilidad de que sea el mismo Club el que lleve a cabo las carreras y la dirección, pero también hay muchas figuras ligadas al turf que están acercando sus propuestas para participar de la gestión. Además, no se descarta la opción de concesionar la actividad burocrática.

“Desde el Hípico nos enteramos el mismo lunes de la reunión de la decisión del Jockey Club, pensábamos que se iba a respetar el contrato y continuarían al frente hasta fines de julio”, reconoció Andrés Sarasola, presidente del Club Hípico Tandil. La administración a cargo del Jockey Club de Azul era una concesión por dos años resuelta por el entonces presidente del Instituto de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires, Melitón López, porque esa empresa ya tenía experiencia en carreras y manejo de hipódromos. “Fue muy bueno que tomaran la posta porque este lugar estaba cerrado y el Municipio lo puso en valor y lo habilitó conjuntamente con Lotería de la Provincia, han manejado bien las cosas, sin embargo nos sorprendió que terminaran la gestión antes de tiempo”, detalló el secretario del Club, Alfredo Colombo.

No obstante, los miembros aseguran que no hay riesgo de cierre. “Sobre todo porque somos titulares de la propiedad, es uno de los hipódromos más viejos de Sudamérica, y queremos mantenerlo. Ya está hecho todo y solamente hay que mejorarlo”, explicó Colombo.

El directivo aseguró que desde el Jockey Club de Azul realizaron obras, pero no lograron concretar todo lo propuesto debido a la reciente reducción del 25% en el subsidio estatal a la actividad, sumada a la falta de pago desde diciembre. La propuesta sería, si llega la subvención, organizar una última carrera a fines de marzo bajo la gestión de Azul, y desde entonces seguir con la nueva administración.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS