Edición Latinoamérica
19 de Septiembre de 2019

En las zonas de bajos recursos

Señalan a las salas con máquinas tipo C como causantes de la ludopatía en Panamá

Señalan a las salas con máquinas tipo C como causantes de la ludopatía en Panamá
Un peligro para la seguridad física, mental y la integridad de las personas es como expertos describen la presencia de casinos cerca de áreas residenciales.
Panamá | 21/09/2015

Un peligro para la seguridad física, mental y la integridad de las personas es como expertos describen la presencia de casinos cerca de áreas residenciales.

U

no de ellos es el sociólogo Marco Antonio Gandásegui, quien asegura que en los últimos años las comunidades de escasos recursos se han convertido en “víctimas” de la proliferación de las salas de juegos.

La opinión de Gandásegui no está alejada de la realidad porque un informe de la Junta de Control de Juegos del 2014 señala que más del 60% de las 3,637 máquinas de apuestas tipo C que están activas operan en barrios populares.

Sectores como Santa Ana, Calidonia, La Chorrera, Las Cumbres y el distrito de San Miguelito, entre otros, están invadidos por estas máquinas.

“El juego de azar es un modo de corrupción. Los casinos se prestan para que prolifere el crimen organizado”, señala el experto.

Máquinas sin ley

El presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar (ASAJA) de Panamá, Antonio Alfaro, asegura que el problema no son los grandes casinos ubicados en los hoteles y zonas turísticas, sino las salas con máquinas tipo C.

Añade que el problema está en que estas máquinas están funcionando a base de una reglamentación y no de una ley.

Propuesta

Para erradicar esta situación, la Comisión de Economía y Finanzas de la Asamblea Nacional discute en primer debate el proyecto de Ley 71, que busca modificar la Ley 2 de 10 de febrero de 1998.

Con esta modificación se obligaría a que las salas de juego no estén cercanas a las iglesias, centros de educación, hospitales y áreas residenciales.

El diputado proponente de la iniciativa, Iván Picota, destaca que la proliferación de estos centros ocasiona problemas de estacionamiento, una vida nocturna agitada, promueve el consumo de alcohol y drogas elevando el riesgo de inseguridad.

En el artículo 66 el proyecto explica que debe existir una distancia entre las áreas antes descritas y los casinos de acuerdo con los planes de ordenamiento territorial, pero no menor a 100 metros.

Miguel Salas, presidente de la Comisión de Economía y Finanzas, precisó que "la actual distancia no es correcta -pues los casinos deben estar a más de 300 metros, o sea a 500”.

ASAJA considera que la distancia apropiada deberías ser 500 metros. Mientras que Gandásegui sostiene que deberían revocar los permisos en las cercanías de residencias, sean o no se escasos recursos, y solo permitirlos en hoteles y áreas turísticas.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook