Algunos aseguran que las autoridades accionaron tarde

México: la ludopatía es considerada un problema de salud pública en Nuevo León

25-07-2011
Tiempo de lectura 2:02 min
(México).- “La problemática del juego compulsivo merece ya ser vista desde la óptica de salud pública”, asegura Rita Martínez Jáuregui, Presidente de la Federación Mexicana de Jugadores en Riesgo (Femejuri), organización que se dedica a difundir información sobre la ludopatía. “Ya no podemos dejar de lado que es un enorme reto para las autoridades cualificar y cuantificar la enfermedad”, agregó.
En Nuevo León existen 57 casas de apuestas, según datos de la comisión del Congreso de la Unión encargada de revisar el cumplimiento del Reglamento de Juegos y Sorteos. Si se toma en cuenta este número oficial, quiere decir que hay un casino por cada 81,639 neoloneses, de acuerdo con los resultados en 2010 del conteo de población del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI). La Subsecretaría de Regulación y Fomento Sanitario de la Secretaría de Salud de Nuevo León (SSNL) ha hecho 43 inspecciones aleatorias en este tipo de establecimientos, pero asegura que faltan más, y estima que la cantidad supera los 50. Existen más de 80,000 habitantes de Nuevo León afectados por el juego compulsivo, según una encuesta realizada en 2010 por el Centro de Tratamiento Compulsivo-Ludopatía Samadhi. Los Centros de Integración Juvenil informaban que para 2007 había en el país más de 2 millones de ludópatas. El gobierno del estado tomó hace dos meses a la ludopatía como un asunto de salud pública cuando la SSNL, en colaboración con el Consejo Estatal contra las Adicciones, creó el Comité de Atención a las Adicciones Naturales, entre las que incluye este padecimiento. “No tenemos datos concretos de lo que está ocurriendo en el estado, no sabemos cuánta gente pueda tener el problema de la ludopatía”, reconoce el secretario técnico del Comité, el psiquiatra Juan José Roque Segovia. “La ludopatía no formaba parte de los padecimientos que se vigilan desde el punto de vista epidemiológico a nivel nacional -continúa el funcionario- aquí el problema que tenemos es que no sabemos, de todo nuestro grupo poblacional, quiénes son los que tienen esos factores”. Roque Segovia explica que el comité apenas trabaja en los indicadores para clasificar el padecimiento, los cuales ayudarán a establecer un sistema de vigilancia en Nuevo León. Tentativamente, presentará el primer diagnóstico en octubre próximo. Con la instalación del comité, las autoridades de salud iniciaron una campaña de difusión, para que la comunidad pueda discernir entre el juego sano y la ludopatía. En carteles enlistaron una serie de síntomas que permiten identificar a los ciudadanos si padecen este desorden. El organismo instaló un sistema de atención telefónica que ha recibido un total de 249 casos de potenciales jugadores compulsivos y, de éstos, 29 presentan síntomas de la ludopatía. Algunos están en proceso de evaluación y otros ya en tratamiento. El comité es integrado por 22 instituciones públicas del sector salud, universidades, asociaciones civiles, centros de tratamiento, grupos de autoayuda y el congreso local. Para Martínez Jáuregui, este primer acercamiento es positivo. Sin embargo, insiste en que las autoridades de salud actuaron tarde. La Femejuri, fundada en 2007, es una organización conformada por 180 jugadores compulsivos en recuperación y abstinencia, dedicada a difundir información sobre el padecimiento.
Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS