Edición Latinoamérica
01 de Diciembre de 2020

Entrevista a Francisco Javier Leiva, Superintendente de Casinos de Juego de Chile

“Este año fue muy especial para la industria de casinos de juego de Chile”

(Chile, exclusivo Yogonet.com).- El terremoto que tuvo lugar en febrero, la reiniciación de las operaciones de los casinos cerrados tras el sismo, y la implementación de los sistemas WAP y el Sistema de Programas de Juegos Respaldados por un Servidor marcaron el año de la industria de casinos en Chile. Al ser entrevistado por Yogonet.com, Francisco Javier Leiva, superintendente de Casinos de Juego de Chile, repasó estos hechos y compartió sus objetivos para el 2011.

D

esde lo que pudieron percibir desde la institución, ¿cuál ha sido el panorama de la industria de casinos y salas de juego durante este 2010, tanto desde el punto de vista empresarial como desde el jugador?
Este año fue muy especial para la industria de casinos de juego de Chile debido a que, a raíz del terremoto que afectó a la zona centro sur de nuestro país a fines de febrero, ocho de los 15 casinos de juego que conforman la nueva industria regulada y fiscalizada por la Superintendencia debieron cerrar sus puertas al público por períodos que fluctuaron entre los dos y los cuatro meses en promedio. Es por esto que durante el primer semestre los esfuerzos se concentraron en poner en marcha nuevamente a esta industria con los mismos estándares de calidad que tenía antes del terremoto.
Aún así y pese a que recién en julio la totalidad de los casinos reiniciaron sus operaciones, durante el segundo semestre hemos observado los resultados operacionales más altos desde que comenzó a funcionar esta nueva industria, observándose una tendencia sostenida de crecimiento.
Durante el mes de octubre, por ejemplo, los 15 casinos de juego en funcionamiento generaron ingresos brutos del juego (win) por U$S 38.910.000 y recibieron 547.646 visitas, las que en promedio gastaron U$S 71 cada una. Por su parte, a las 15 municipalidades y 10 gobiernos regionales les corresponderá percibir U$S 6.500.000 por impuesto específico al juego y al Estado U$S 2.960.000 de impuesto por entradas. Las sociedades operadoras generaron además U$S 6.210.000 millones por concepto de IVA al juego.
Considerando todo lo anterior, creo que el balance de 2010 es muy positivo y refleja que estamos en una fase de consolidación de la industria. Esperamos cerrar este año con, al menos, US$ 310 millones de ingresos brutos del juego, que es un 40% más que el año pasado, y con 4.800.000 de visitantes.

¿Cuáles son los principales problemas que afectan a su rubro? ¿Cuáles serían sus potenciales soluciones?
Sin duda, creo que la proliferación de máquinas tragamonedas fuera de los casinos de juego es el principal problema que afecta a la industria, ya que hasta hace un par de años éstas se instalaban en un número menor principalmente en negocios de barrio, pero hoy se observa cómo se han abierto gran número de salas exclusivas para este tipo de juegos en zonas comerciales.
Es importante señalar que las máquinas que son de azar sólo pueden funcionar en el interior de los casinos de juego y existen discrepancias respecto de si las máquinas tragamonedas de la calle son de destreza o de azar, existiendo incluso fallos de tribunales en ambos sentidos.
Las máquinas tragamonedas instaladas fuera de los casinos de juego no tienen ningún tipo de regulación ni de fiscalización. Por ejemplo, no se controla el ingreso de menores de edad a estos recintos, ni tampoco qué porcentaje de retorno entregan como premio a los jugadores. En cambio, las máquinas de azar autorizadas por la Superintendencia para funcionar en los casinos de juego otorgan como mínimo un 85% de retorno como premio a los jugadores.
En este contexto es que el ejecutivo está trabajando en una indicación al proyecto de ley que busca solucionar el problema de las máquinas tragamonedas de la calle y que actualmente se encuentra en la Comisión de Constitución del Senado. Esta indicación saca del debate la controversia respecto de si las tragamonedas de la calle son de destreza o de azar, al establecer que cualquier máquina que reciba apuestas en dinero y entregue premios en dinero o canjeables en dinero sólo puede funcionar en un casino de juego.

¿Cómo están posicionados los casinos chilenos respecto a los complejos de juego de otros países de Latinoamérica?
Es difícil realizar una comparación de la industria de casinos de Chile con la industria latinoamericana, ya que el modelo de desarrollo definido por el legislador para abrir el nuevo mercado es muy particular, correspondiendo al de un monopolio geográficamente desconcentrado. Es así como legalmente está excluida de la instalación de casinos de juego la Región Metropolitana y limitado a 24 el número máximo de casinos de juego a nivel nacional. Cada región puede contar con máximo tres casinos de juego, y cuando una región no cuenta con ningún casino de juego la ley le reserva uno de los 24 cupos nacionales. También rige la restricción de localización geográfica para instalar casinos de juego, la cual indica que cada nuevo casino de juego debe estar a más de 70 kilómetros viales del más próximo, independientemente de la región en la que se localice. En consecuencia, la Ley de Casinos no permite que en Chile se desarrollen los que se denomina destino turístico de casinos-resort, modelo de desarrollo de la industria que se aplica en Las Vegas o Macao.
Además, la Ley de Casinos tiene como objetivo último fomentar el desarrollo regional, generar nuevos empleos y mejorar la infraestructura turística existente. Es por ello que establece que todas las comunas y regiones donde se instalan los nuevos casinos de juego son beneficiadas, ya que legalmente las sociedades operadoras deben pagar un impuesto específico equivalente al 20% de los ingresos brutos del juego los que sólo pueden ser invertidos en obras de desarrollo que van en directo beneficio de la población. La normativa incentiva además a que los operadores de casinos de juego ofrezcan un conjunto de instalaciones turísticas y de entretenimiento asociadas, denominados proyectos integrales, que incluyen hoteles, centros de convenciones, museos, teatros, cines y restaurantes, entre otros.

Dentro del sector de su competencia, ¿cuál es el cambio a nivel legislativo y regulatorio más importante que se ha registrado a nivel local y en América Latina en general durante este año?
Considerando el desarrollo tecnológico existente en materia de juegos de azar y el crecimiento que ha experimentado la nueva industria de casinos de juego en nuestro país, durante 2010 hemos dictado normas destinadas a promover el desarrollo de la industria a través de la incorporación de nuevas tecnologías. Es así como emitimos una circular que autoriza la utilización del Sistema WAP (Wide Area Progressive) en máquinas de azar permitiendo interconectar diferentes casinos de la nueva industria y la implementación de pozos progresivos en mesas de Draw Poker, Caribbean Poker y Go Poker de un mismo casino, de manera de que cada jugador pueda realizar una apuesta adicional, voluntaria e independiente que le permita calificar para el pago del pozo acumulado.
Además, acabamos de emitir una segunda circular que autoriza el Sistema de Programas de Juegos Respaldados por un Servidor (SSGS: Server Supported Game System) el que permite descargar juegos en máquinas de azar directamente desde un servidor central. Por otra parte, antes de fin de año, esperamos también dictar la norma que regula el procedimiento de reclamos de los clientes de los casinos de juego, estableciendo dos instancias: la primera, en la que el cliente debe presentar su reclamo ante el propio casino de juego, y la segunda, en la que en caso de disconformidad con la respuesta dada por el casino de juego el cliente puede recurrir a la SCJ para su revisión.
A nivel latinoamericano, destacaría la tendencia que se ha observado en el último tiempo a la formalización de la industria de casinos de juego, como ha ocurrido recientemente en Bolivia, Paraguay y Perú. Desde mi experiencia como regulador de casinos de Chile, creo que contar con un marco regulatorio y con reglas de mercado conocidas y parejas para todos es la base para atraer inversionistas, generar competencia y promover el desarrollo sano de la actividad.

¿Qué espera para el 2011?
Durante el 2011 tengo certeza de que la industria de casinos de Chile continuará su senda de crecimiento tal como se ha observado hasta ahora, y mis proyecciones son que generará ingresos brutos del juego por U$S 420.000.000, U$S 167.000.000 en impuestos totales y 6 millones de visitas.
Respecto del trabajo de la Superintendencia, nuestros desafíos son reforzar la fiscalización del desarrollo de los juegos de azar de los casinos de juego de manera de velar por la fe pública de los jugadores; fortalecer el sistema de atención ciudadana para hacerlo más cercano, expedito y dar respuestas más oportunas frente a discrepancias que se suscitan entre los clientes y los casinos de juego; en el ámbito institucional, finalizar el proceso de rediseño de nuestros procesos de trabajo que comenzamos durante este año a través de implementación de nuevos sistemas e infraestructura tecnológica; y en materia legislativa, espero que pueda ser aprobado el proyecto de ley que prohibirá el funcionamiento de las máquinas tragamonedas de la calle.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook