Edición Latinoamérica
14 de Julio de 2020

Para regular el crecimiento de la ludopatía

Aragón prohíbe ofrecer gastronomía barata e invitaciones en salas de juego

(España).- El Gobierno autonómico de Aragón publicó el Reglamento de Publicidad de Juego y Apuestas, mediante el cual busca restringir la publicidad de juego y evitar prácticas que inciten a los clientes a la ludopatía.

C

omer y beber gratis o a precios simbólicos en un bingo, casino o sala de juego de Aragón como medida de marketing ya es imposible. El nuevo Reglamento de Publicidad de Juego y Apuestas, aprobado recientemente por el Gobierno de Aragón, prohíbe políticas de este tipo. Ya no sólo está controlada la entrega de regalos, sino también las invitaciones; e incluso el precio de las comidas y consumiciones tiene que ser equiparable al de mercado.

Cabe señalar que Aragón es la segunda comunidad española donde más se juega por habitante. No obstante, los empresarios del sector consideran un gran paso que el Gobierno de Aragón haya aprobado un reglamento que limite la publicidad y los regalos e invitaciones en este tipo de establecimientos, puesto que les hará competir en igualdad de condiciones.

“Esta norma acota la práctica que antes existía, de invitar sin precio e indiscriminadamente, por lo que el mercado está más controlado y eso era necesario", explica Jesús Serrano, abogado de la Asociación de Juego de Bingo de Aragón, formada por seis salas de Zaragoza y una de Jaca. En su opinión, la medida cubre un vacío legal.

La presidenta de la Asociación Aragonesa de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Azajer), Esther Aguado, considera que ha sido un gran avance porque "invitaban a la gente que juega mucho y así se quedaba más tiempo, además muchas veces el juego va unido al alcohol".

Según el reglamento, "los locales de juego que dispongan de servicio de hostelería, a excepción de los casinos de juego, no podrán ofrecer de forma gratuita a sus clientes las consumiciones, tales como aperitivos, cafés, refrescos, bebidas alcohólicas u otra consumición habitual. Ningún local de juego podrá servir a los jugadores comidas o cenas de forma gratuita o a un precio considerablemente inferior al del mercado".

Es una de las novedades más llamativas de este reglamento que precisa las normas relativas a la publicidad de juegos y apuestas, ya que en el propio texto se recoge que la regulación hasta ahora era "escueta y dispersa". Desde el año 2000, se incoaron 36 expedientes a empresas aragonesas por incumplir la normativa vigente relativa a la publicidad de la actividad. Según fuentes del Gobierno de Aragón, 29 de ellos terminaron en sanción. Desde la aprobación de la norma, no ha habido denuncias.

Aragón publicó el nuevo Reglamento de Publicidad de Juegos y Apuestas en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) el pasado 18 de julio, un texto que fue aprobado por unanimidad por la Comisión del Juego, en la que están representados asociaciones de afectados, sindicatos de trabajadores y asociaciones empresariales.

Paralelamente, se puso sobre la mesa la preocupación por la falta de regulación del juego por Internet, como así también el hecho de que no se trate de la misma forma la publicidad del juego público o de organizaciones como la ONCE.

Estas diferencias son un tema sobre el que siempre se debate en la comisión de juego, "y aunque la administración es receptiva, nunca regula en consecuencia", indicó Serrano. "El reglamento no termina de solucionar la situación de marginación del juego privado con respecto al juego público. Se podría haber ido más allá, aunque es un gran paso", señaló.

Las condiciones para anunciar los establecimientos de juego están muy restringidas y tienen que recibir una autorización previa del Gobierno de Aragón. "Este reglamento limita la capacidad de crecimiento del sector, porque obliga a planificar con mucha antelación las campañas y no podemos estar en paralelo a las necesidades del momento", explica José Campos, responsable de marketing del Grupo Comar. Según indicó el ejecutivo, en Europa del Este la normativa es mucho más abierta y todavía más en los Estados Unidos, donde el juego es un atractivo turístico.

Mediante esta nueva medida la distribución de obsequios se prohíbe, excepto en los casinos -que necesitan autorización previa y sólo pueden entregar objetos de valor-. De igual forma, se limita la posibilidad de ofrecer actuaciones.

Eso sí, el mensaje que ya se puede leer en las salas (y que no es precisamente publicitario) es: "Jugar en exceso puede provocar ludopatía". Es una vieja reivindicación de la Asociación Azajer, que por fin se ha recogido en un reglamento. "Nosotros no queremos que se prohíba el juego, pero sí que se informe de sus riesgos", señala Aguado.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook