El diputado Felipe Carreras

Brasil: La Ley de Juego gana un aliado dentro del equipo de transición de Lula

06-12-2022
Tiempo de lectura 1:32 min

El proyecto de ley que legaliza los juegos de azar en Brasil ha ganado un importante aliado dentro del equipo de gobierno del presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva, con el ingreso del diputado Felipe Carreras al equipo de transición.

Carreras formará parte del grupo de trabajo que remitirá las cuestiones relacionadas con el turismo, para la aplicación de políticas en la próxima administración. Según allegados al nuevo gobierno, Carreras pretende impulsar -durante la transición- la idea de que el gobierno de Lula apoye el proyecto de Ley, como una forma de aumentar la recaudación fiscal.

Y esto se debe a que, si bien aunque no es una prioridad para el futuro gobierno, la legalización de los juegos de azar es vista como una alternativa para la generación de empleo, y una excelente fuente de recursos, por su capacidad de recaudación de impuestos.

Durante la votación en el pleno, el líder del PT en la Cámara de Diputados, Reginaldo Lopes, dijo que la agenda para el turismo no se basa en el juego, sino en la "riqueza natural".

"La crisis del mundo capitalista es la crisis de la concentración de la riqueza. De hecho, no creo que la liberación de los juegos produzca esta generación de riqueza. Muy al contrario, puede concentrarla aún más, además de otras consecuencias. Por lo tanto, nuestra agenda es diferente, basada en el turismo brasileño, en la riqueza natural", dijo el diputado. Y después de la aprobación del texto base, el PT intentó sin éxito aumentar la fiscalidad sobre los juegos de azar, basándose en lo previsto en el texto de Carreras. Los partidarios del PT pidieron aumentar el Cide sobre el sector, del 17% al 30%, con incidencia sobre los ingresos brutos del juego en lugar de sobre los beneficios, pero no lograron esta modificación.

Es innegable que la legalización de los juegos de azar no figura entre las prioridades del nuevo Gobierno, entre otras cosas por el rechazo de muchos políticos próximos al presidente electo, pero la necesidad de nuevas fuentes de recursos y la promoción de actividades generadoras de empleo para reforzar las arcas de la Unión colocan al tema en la agenda. Basta con mencionar que con la regulación del juego en Brasil, se esperan recaudar unos 20.000 millones de reales (unos USD 3.815 millones) en impuestos al año.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS