Análisis de mercado

Luis Gama: “¿Até cuando Brasil?”

Luis Gama, consultor internacional y ex regulador de juego de Uruguay.
27-09-2022
Tiempo de lectura 2:02 min

En una columna de análisis para Yogonet titulada ¿Até cuándo Brasil? ("Hasta cuándo Brasil?"), el consultor internacional y ex regulador del Uruguay, Luis Gama, analiza la situación del mercado brasileño de juegos de azar, y sostiene que actualmente existe un clima de incertidumbre legal, que provoca desazón y preocupación en parte del mercado. A continuación, su reflexión:

Luego de mi pasaje por CGS y tomando contacto con muchos colegas vinculados a la industria de los juegos de azar en Brasil, comprobé directamente el clima de duda existente en el vecino país.

La demora en la reglamentación de la ley, aprobada hace cuatro años y referida a la regulación de las apuestas deportivas, genera -entre otras cosas- desazón, preocupación e incertidumbre.

No creemos oportuno que el Estado demore tanto tiempo en aprobar y aplicar la reglamentación, máxime que -en general- lo que lleva su mayor tiempo de discusión y debate es la aprobación de la ley, y no las instancias posteriores.

Las idas y venidas, sumado a que la vacilación en tener la capacidad de llevar adelante y definir el decreto reglamentario, genera un escenario de mucha inestabilidad. Brasil no avanza y esto trae como consecuencia que todos los actores involucrados en la industria pierdan un tiempo valioso, que nunca van a recuperar. Cada día que pasa es un día perdido para el mercado del vecino país.

Comprobé el alto nivel profesional y el compromiso cierto de querer avanzar en conjunto, persiguiendo el mejor escenario para la industria del juego. Profesionales que demuestran a diario su espíritu de colaboración y generosidad, para aportar y ayudar a que el Estado resuelva definitivamente el tema.

La falta de sintonía entre las partes involucradas confirma el porqué de tanta demora. El resto de los países de la Región están dando señales claras de querer avanzar y, en lugar de sumarse a ese movimiento regional, Brasil adopta una actitud dubitativa ante un escenario necesitado de medidas urgentes.

Los mensajes hacen pensar que no se resolverá antes de las elecciones nacionales, a llevarse adelante el próximo 2 de octubre. Cómo muchas veces hemos dicho, la carencia de una política de Estado al respecto trae como consecuencia una total dependencia de los mandantes políticos de turno. Internamente, Brasil está maduro y preparado para ordenar la actividad en forma definitiva. El sector privado ha trabajado mucho para estar a tono con los grandes desafíos, pero las indefiniciones del actual gobierno no hacen otra cosa que generar mayores incertidumbres.

La industria no puede ser rehén de factores ajenos a la actividad. El tiempo de demora implica, desde el punto de vista económico, graves consecuencias. Ante una realidad por demás preocupante en la región, con un aumento de la pobreza que se estima en unos 8 millones de personas más para el presente año, la acción de regular es determinante para llevar adelante -entre otras cuestiones- acciones directas para mitigar una realidad que golpea de manera muy fuerte.

El mercado está preparado. Los actores privados están preocupados y ocupados por el tema. Apostemos a que prevalecerá el sentido común y se apruebe a corto plazo. Brasil y la región lo necesita.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS