Trece casinos lo hacen un año después de la pandemia

La mayoría de los casinos comerciales de Estados Unidos que siguen cerrados están en Nevada

La pandemia sigue haciendo que casinos de Nevada permanezcan cerrados, un año después de que el estado ordenara su cierre.
16-03-2021
Tiempo de lectura 2:19 min
Algunos están esperando a que se relajen las restricciones operativas o que haya más tráfico peatonal, mientras que otros han cerrado sus puertas permanentemente.

Trece casinos de Nevada siguen cerrados, un año después de haber recibido la orden de hacerlo debido a la pandemia. Mientras que algunos están esperando a que se relajen las restricciones operativas o que haya más tráfico peatonal, otros lo han hecho permanentemente.

Una vocera de la Asociación Americana de Juego (AGA, por sus siglas en inglés), quien registró los cierres de casinos en su sitio web durante este último año, le dijo a Las Vegas Review-Journal que la mayoría de los casinos comerciales del país que siguen cerrados se ubican en Nevada.

Los dos establecimientos de Boyd Gaming Corp. han estado cerrados desde marzo. Ejecutivos de la empresa habían dicho en octubre que el Main Street Station “con seguridad” abrirá en 2021, seguido por Eastside Cannery, dependiendo de la demanda. La empresa dijo que las reaperturas van a depender de los volúmenes de visitas, y que espera ver mejores cifras para la segunda mitad de este año, de acuerdo con el vocero David Strow.

Red Rock Resorts aún debe abrir, la reapertura del Fiesta Rancho, Fiesta Henderson, Texas Station, Palms y sus potenciales fechas siguen siendo inciertas. Durante una llamada sobre las ganancias el mes pasado, el CEO Frank Fertitta III dijo que la empresa tendría “gran disciplina” al encarar los planes de reapertura, y que los establecimientos enfocados en clientes locales probablemente van a reabrir cuando regresen los clientes más antiguos. El Palms reabriría cuando las visitas a la ciudad vuelvan al nivel previo a la pandemia.

Eldorado Casino de Henderson aún no había reabierto cuando fue vendido por Boyd Gaming Corp. a DeSimone Gaming en diciembre. El nombre del establecimiento cambió a The Pass Casino y planea reabrir el 1 de abril.

El complejo de departamentos Siegel Slots and Suites aún no ha abierto su casino. Un empleado de mesa de entrada del establecimiento dijo que el casino fue vendido a Dotty’s, pero los voceros de la empresa de juego no devolvieron la llamada para confirmarlo.

El establecimiento Cal-Nev-Ari Casino, de 2 mil metros cuadrados, está abierto de 8 a. m. a 4 p. m. durante el día, pero solo porque también opera como una oficina de correo. El casino y el restaurante adyacente siguen cerrados debido a las restricciones para operar del 35% de capacidad, de acuerdo con su dueña Nancy Kidwell. Espera reabrir el casino y volver a recibir a sus trabajadores el 1 de abril.

El Casino Say When de McDermitt tiene una publicación fijada en su página de Facebook desde marzo donde dice que va a estar cerrado “hasta nuevo aviso debido a la COVID-19”. 

Colorado Belle, el casino de Golden Entertainment en Laughlin, aún no ha reabierto luego de la orden de cierre de parte del estado en marzo 2020. Brad Goldberg, vicepresidente sénior de marketing en Golden Entertainment, dijo que la empresa no tiene planes de reabrir el establecimiento en este momento.

El Harrah’s Reno cerró sus puestas permanentemente el 17 de marzo luego de 83 años de operación. Caesars Entertainment anunció sus planes de vender el establecimiento al desarrollador inmobiliario de Las Vegas Chris Beavor, fundador de CAI Investments, por USD 50 millones en enero de 2020. Dos meses después, el establecimiento anunció que había cerrado para siempre.

El Lakeside Inn and Casino también ha cerrado permanentemente debido a la pandemia. Anunció el año pasado que no volvería a abrir luego del cierre de los casinos de todo el estado.

EVENTOS