La pandemia y las restricciones dejaron al bingo de la Comunidad Valenciana en un abismo, asegura Fotur | Yogonet Latinoamérica
Lo aseguró el secretario general de la federación en una carta

La pandemia y las restricciones dejaron al bingo de la Comunidad Valenciana en un abismo, asegura Fotur

Juanjo Carbonell confía en que el resurgimiento vuelva de la mano de los QR, los pagos por teléfono, tarjetas y las nuevas tecnologías.
16-03-2021
España
Tiempo de lectura 1:20 min
"Las pérdidas se acumulan. Un bache más para un sector que siempre resurge y resurgirá", señala Juanjo Carbonell en una comunicación difundida por la Federación de Ocio, Turismo, Festivales, Juego e Industrias Afines de la Comunidad Valenciana.

El secretario general de la Federación de Ocio, Turismo, Festivales, Juego e Industrias Afines de la Comunidad Valenciana (Fotur), Juanjo Carbonell, evaluó el camino que transitó el sector que representa a un año de la pandemia, un sector que desde los años 60 ha sido el motor de esta Comunidad y de toda España gracias a su aporte indiscutible al PIB.

Describió a las salas de bingo como una industria renovada que había logrado adaptarse a la nueva realidad tecnológica y cambiar el chip con un juego social y más divertido. "La implantación del bingo electrónico había traído una luz de esperanza, manteniendo los puestos de trabajo y dando un aire fresco a las empresas. La pandemia les ha vuelto a dejar en el abismo: sin salida. Las pérdidas se acumulan. Un bache más para un sector que siempre resurge y resurgirá", deseó Carbonell en la carta que difundió Fotur.

Ante el panorama catastrófico marcado por las consecuencias del COVID-19 y de las medidas restrictivas, Fotur asegura que el empresario "está navegando en un mar adverso, intentando salvar todas las olas, con una ingeniera financiera de estado de guerra, que solo espera el inicio de la actividad para poder reinventarse y salir de esta lotería inversa que le ha tocado".

Carbonell cerró su comunicación con una apuesta en el avance de los medios de pago: "Nos queda la esperanza de que en el tercer milenio, que acaba de empezar, vuelvan aquellos felices sesenta donde la sangría, la paella y los menús a ochenta pesetas, con café, copa y puro triunfaban y hacían que nuestra economía caminara hacia la cima. Esperemos que llegue una nueva era donde los QR, los pagos por teléfono, tarjetas y las nuevas tecnologías nos lleven a una nueva cima del éxito. Ojalá".

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades