Abren sus puertas el Hipódromo de Palermo y el Casino Flotante de Puerto Madero

Hoy vuelven a operar los casinos de la Ciudad de Buenos Aires

Se limitará la cantidad de apostadores por mesa, y los jugadores de paño deberán estar separados por acrílicos protectores, que eviten un contacto estrecho.
16-11-2020
Tiempo de lectura 2:16 min
Desde hoy, lunes 16, volverán a trabajar las salas de juego de la Ciudad. En esta etapa, podrán operar a un 20% o un 30% de capacidad, dependiendo de la ventilación de cada sala, y los jugadores deberán firmar una declaración jurada de salud como requisito previo al ingreso. Además, no se expenderán bebidas o alimentos, y para mantener el distanciamiento se apagarán máquinas por medio.

Después de siete meses cerrados, reabrirán hoy algunas de las salas de juego que funcionan dentro del Hipódromo Argentino de Palermo y del Casino Buenos Aires, ubicado en Puerto Madero.

La decisión final se tomó durante el fin de semana, después de una serie de negociaciones entre las autoridades de la Lotería de Buenos Aires (LOTBA) y el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós.

En esta primera etapa y de acuerdo al protocolo sanitario establecido para tal efecto, las salas podrán operar entre un 20% y un 30% de su capacidad, dependiendo del tipo de ventilación disponible: cuando sea "natural", es decir sin aires acondicionados, se podrá operar a un máximo de 30% del aforo.

En paralelo, los jugadores deberán firmar una declaración jurada de salud como requisito para ingresar en las salas de juego. Además, en las salas no se podrán ofrecer al público bebidas o alimentos. En cuanto a las máquinas que operan en el Hipódromo Argentino de Palermo y el Casino Flotante, tendrán que mantener una separación mínima, lo que obliga a apagar una máquina por medio con el layout actual.

En el caso de los juegos de paño, funcionarán bajo la obligación de que los jugadores y el crupier se encuentren separados por un acrílico, que evite una mayor exposición. En todo momento, los jugadores y el personal del casino tendrán que usar barbijo o tapabocas, y no se permitirá el ingreso de personas que no apuesten dentro de la sala.

Al ingresar, además, será obligatorio pasar por las alfombras sanitarias dispuestas en estos accesos. En cada acceso a las salas de juego, existirá un punto de desinfección (dispensador con alcohol en gel) o bien, un asistente que mediante un atomizador desinfecte las manos de los clientes. No estará permitida la presencia de clientes en cualquiera de las salas de juego, que permanezcan sin jugar o público en general que no tengan intenciones de jugar.

En las salas de máquinas, dice el protocolo, “se desinfectarán de manera profunda una vez por turno”. Durante el resto del turno se efectuará un mantenimiento de higiene y desinfección periódico.

Cuando un cliente termine de jugar, un auxiliar de Mayordomía efectuará la desinfección del sector, incluyendo las partes de contacto general de la máquina. Si algún cliente solicita desinfección en una máquina, se acercará un auxiliar, se le requerirá al cliente que se aparte de la máquina, se procederá a la higiene y desinfección del espacio, y se informará al cliente que puede volver a disponer de su uso. Cuando un empleado tenga que acceder a una máquina y ante la presencia de un cliente, se le pedirá a este último que se retire dos metros para lograr distancia social mientras el empleado trabaja en la máquina.

La decisión de habilitar las salas de juego fue una de las más discutidas ante las autoridades del Gobierno porteño, encabezadas por Horacio Rodríguez Larreta. El Jefe de Gobierno no quería tener comparaciones con, por ejemplo, la provincia de Chubut, dónde los casinos fueron habilitados antes que el regreso presencial de las clases.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS