La demanda es por US$ 38 millones en compensación de daños

California: los propietarios del Gold Country Casino demandan a ejecutivos tribales por fraude

En la demanda, la tribu declara pérdidas de más de US$ 2,9 millones, y busca que se indemnice este monto. Además, exige el pago de US$ 26 millones por daños punitivos, y más de US$ 8,8 millones por daños bajo la Ley de Organizaciones Corruptas.
27-10-2020
Estados Unidos
Tiempo de lectura 2:39 min
La demanda, presentada el jueves por Berry Creek Rancheria de la tribu Maidu, acusa a una antigua directora financiera y al administrador tribal, y dice que habrían utilizado más de US$ 1 millón para viajes y gastos personales a través de “una estafa centrada en malversación de fondos de la tribu a gran escala”.

La tribu nativoamericana que opera el Gold Country Casino Resort cerca de Oroville, California presentó el jueves una demanda por fraude y lavado de dinero ante el tribunal federal de Sacramento en la que alega que dos exempleados de alto rango se quedaron con más de US$ 1 millón que utilizaron para viajes y gastos personales.

La demanda, que pide más de US$ 38 millones en concepto de daños, describe una estrategia que se habría desarrollado entre 2011 y 2016, que involucraba una “tarjeta de crédito secreta” además dinero lavado a través de la tabaquería de la tribu con el que se pagaron limusinas, entradas a conciertos, pasajes de avión y viajes a Disneyland, Las Vegas y Palm Springs. “Esta demanda podría dedicar innumerables párrafos a detallar todas las otras actividades fraudulentas”, dice la demanda de Berry Creek Rancheria de la tribu Maidu, según reportó The Sacramento Bee. También da una lista de gastos que considera inadecuados, como una estadía en el Bellagio Hotel & Casino y entradas para un concierto del Elton John en 2014.

La demanda acusa a Deborah Howard, su antigua directora financiera, y a Jesse Brown, que ocupaba el cargo de administrador tribal, diciendo que “entablaron una discreta relación personal y utilizaron su poder conjunto para supervisar los asuntos financieros y comerciales de la tribu y ejecutar una estafa centrada en malversación de fondos a gran escala”.

La pareja hoy está casada, y Deborah Brown negó las acusaciones el jueves a The Sacramento Bee. Dijo que ella y su esposo “no habían robado, bajo ningún punto de vista, ni un solo centavo”. “Y no era para nada una tarjeta de crédito sereta”, añadió. “Quien ocupaba el puesto de administrador tribal siempre tenía una tarjeta de crédito, y todos los gastos hechos con esa tarjeta eran aprobados por el consejo”.

La demanda acusa a la pareja de haber estafado al a tribu “de cuatro maneras únicas”, comenzando con la tarjeta de crédito “secreta” con la que acumularon gastos por US$ 1,3 millones. La pareja también habría malversado más de US$ 200.000 “por medio de retiros de efectivo durante cuatro temporadas de vacaciones. Estos fondos estaban destinados a comprar regalos de navidad para los jóvenes de la tribu”, declara la demanda. También se los acusa de “quedarse con más de US$ 1,1 millones de recibos de la tabaquería operada por Berry Creek antes de depositar el resto de los fondos en la cuenta bancaria de la tribu”; y de haber manipulado las nóminas salariales para adjudicarse US$ 250.000 en “montos no autorizados en la nómina”, declara la demanda.

“Esta conducta se desarrolló durante años, involucró a miles de personas (transacciones), y solo salió a la luz mucho tiempo después de que Howard y Brown dejaran la tribu en 2017, cuando el banco finalmente reveló la existencia de la mencionada tarjeta de crédito (luego de haber informado al Consejo Tribal de Berry Creek que sus miembros no podían acceder a la cuenta porque los únicos autorizados eran los dos acusados)”, continúa.

Además de gastos personales, la demanda dice que la pareja utilizó los fondos para financiar negocios personales. La tribu declara pérdidas de más de US$ 2,9 millones, y busca que se indemnice este monto. Además, demanda el pago de US$ 26 millones por daños punitivos (el monto de pérdidas totales declaradas multiplicado por nueve) y más de US$ 8,8 millones por daños bajo la Ley de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por Actividades Ilegales.

Las acusaciones contenidas en la demanda son similares a otros casos que involucran a casinos nativoamericanos del Norte de California, como es el caso de la demanda y posterior sentencia de 2017 a oficiales de la Paskenta Band de la tribu Nomlaki.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS