La firma reportó un ingreso consolidado de US$ 637 millones

Los resultados del segundo trimestre de IGT reflejan el impacto del COVID-19

"Gracias al sólido desempeño de la Lotería de América del Norte y a la rápida adopción de medidas de prevención y ahorro de costos, obtuvimos un flujo de cada mejor al esperado en mayo", señaló Marco Sala.
06-08-2020
Estados Unidos
Tiempo de lectura 3:51 min
Los ingresos disminuyeron en todos los segmentos de negocios y las fuentes de ingresos principales, a excepción de las actividades digitales, cuyos ingresos aumentaron un 35 %. Según la compañía, la flexibilización progresiva de las restricciones durante el trimestre y las iniciativas de ahorro de costos ayudaron a mitigar el impacto.

International Game Technology (IGT) publicó la semana pasada sus resultados financieros del segundo trimestre, finalizado el 30 de junio de 2020, los cuales, según el director ejecutivo Marco Sala, reflejan el impacto intenso del confinamiento global causado por la pandemia.

"Una vez dicho esto, gracias al sólido desempeño de la Lotería de América del Norte y a la rápida adopción de medidas de prevención y ahorro de costos, obtuvimos un flujo de cada mejor al esperado en mayo. Nuestra resiliencia es una consecuencia directa de la diversidad de nuestra cartera global de productos y soluciones. Las tendencias favorables que observamos actualmente son alentadoras, pero seguimos siendo prudentes con la planificación. Nuestra estructura organizacional nueva mejora nuestra capacidad para adaptarnos rápido a los cambios en las condiciones del mercado", explicó Sala.

De acuerdo con el informe trimestral de la compañía, los resultados del segundo trimestre de 2020 reflejan el impacto de las restricciones globales del COVID-19. Los ingresos disminuyeron en todos los segmentos de negocios y las fuentes de ingresos principales, a excepción de las actividades digitales, donde aumentaron un 35%. La flexibilización progresiva de las restricciones durante el trimestre y las iniciativas de ahorro de costos ayudaron a mitigar el impacto.

La firma reportó un ingreso consolidado de US$ 637 millones, lo que representa una disminución del 48% en comparación con el ejercicio anterior.

Los ingresos del juego a nivel global bajaron un 72% debido al cierre de los casinos y los salones de juego, la menor cantidad de envíos de unidades, y el menor nivel de ventas de software y sistemas en comparación con el ejercicio anterior. Los ingresos de lotería a nivel global bajaron un 26% debido a la reducción del tráfico hacia los puntos de venta y los cierres temporarios del juego en Italia.

Las tendencias de los segmentos de lotería y juego mejoraron cada mes, ya que los recintos reabrieron y las restricciones se flexibilizaron.

La pérdida operativa fue de US$ 94 millones. Esto representa una disminución respecto de los ingresos por US$ 224 millones registrados el ejercicio anterior.

La compañía reportó una menor contribución a las ganancias debido a la reducción de los volúmenes de negocios y gastos por restructuración estimados en US$ 43 millones.

Además, la transacción estratégica de Oklahoma, la integración del margen alto de ventas de sistemas y juegos de póquer en el ejercicio anterior, y el beneficio anticipado de las acciones adoptadas para reducir los costos.

La compañía reportó gastos netos por intereses por US$ 96 millones, en comparación con los US$ 104 millones registrados en el ejercicio anterior. Las transacciones del mercado de capitales impulsaron un menor costo de deuda. El beneficio por impuesto a las ganancias fue de US$ 11 millones, en comparación con una provisión de US$ 63 millones, motivado por un menor nivel de ingresos antes de impuestos.

La pérdida neta atribuible a IGT fue de US$ 280 millones. La pérdida neta ajustada atribuible a IGT fue de US$ 121 millones, en comparación con los ingresos netos ajustados de US$ 91 millones registrados en el ejercicio anterior.

La pérdida neta por acción diluida fue de US$ 1,37. La pérdida neta ajustada por acción diluida fue de US$ 0,59, en comparación con los ingresos netos ajustados de US$ 0,44 registrados en el ejercicio anterior.

El EBITDA ajustado (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) fue de US$ 168 millones, en comparación con los US$ 454 millones registrados en el ejercicio anterior.

La deuda neta de US$ 7.290 millones tuvo una mejora de US$ 93 millones, respecto de los US$ 7.380 millones registrados al 31 de diciembre de 2019. La relación deuda neta/EBITDA ajustado de los últimos doce meses fue de 5,52x, lo que representa un aumento respecto de los 4,31x registrados al 31 de diciembre de 2019. Esto se debió, principalmente, al nivel más bajo de EBITDA del primer semestre de 2020.

"La generación de efectivo y la liquidez siguen siendo nuestra máxima prioridad financiera", afirmó Max Chiara, director financiero de IGT. "Las iniciativas proactivas en materia de eficiencia y la actividad puntual de los mercados de capitales implementadas en el trimestre nos han permitido planificar de antemano todas las medidas clave. Esperamos tener un flujo de caja disponible positivo en este ejercicio económico. Tenemos los recursos que necesitamos para atravesar el impacto del COVID-19 en nuestro negocio y estamos tomando decisiones estratégicas importantes para mejorar la flexibilidad operativa. Esto incluye un ahorro discrecional y estructural de costos de más de US$ 200 millones, en comparación con los niveles anteriores a la pandemia".

En un esfuerzo por acelerar la respuesta de la compañía a las condiciones del mercado, se ha identificado un ahorro de costos discrecionales y estructurales de más de US$ 200 millones, en comparación con los niveles anteriores a la pandemia. Se espera que este ahorro se produzca, principalmente, en 2021 como consecuencia de lo siguiente:

  • Eliminación de funciones duplicadas y optimización de actividades administrativas
  • Optimización de la inversión global en tecnología para centrarse en el conocimiento técnico que agrega valor.
  • Racionalización de la investigación y el desarrollo en función del riesgo disciplinado o las prioridades de retorno.
  • Optimización de la cadena de suministro para obtener la máxima relación costo-eficiencia
  • Emisión de US$ 750 millones en bonos, a una tasa de 5,25%, a pagar en 2029, según se anunció anteriormente.
  • Utilización de ingresos netos por US$ 500 millones para financiar una oferta parcial de bonos a una tasa de 6,25% a pagar en 2022.
  • El cupón denominado en dólares más bajo que haya emitido la compañía en su historia.
  • La emisión más extendida en el tiempo desde 2015.
Temas relacionados:
Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS