Edición Latinoamérica
21 de Octubre de 2020

El Congreso será escenario de la pulseada del oficialismo

Brasil mantiene la incertidumbre en relación a la legalización del juego

Brasil mantiene la incertidumbre en relación a la legalización del juego
Todo parece avecinar un nuevo enfrentamiento entre dos posiciones muy diferentes en el seno del oficialismo, cuando diputados federales de la base Bolsonarista entren un curso de colisión este año, en relación a los juegos de azar.
Brasil | 30/01/2020

Mientras el senador Flávio Bolsonaro (hijo del Presidente de la Nación, Jair Bolsonaro) visitó Las Vegas y mantuvo reuniones con ejecutivos relacionados al sector del juego, la bancada evangélica mantiene su férrea posición en contra de cualquier apertura de mercado para los casinos.

P

arecen datos sueltos, pero cuando uno los analiza descubre indicios de una batalla a punto de estallar.

Por ejemplo, Igor Santana, director del área de Venta de Sistemas y Gerente General para Brasil de Scientific Games, tuvo la semana pasada la oportunidad de conversar con el senador Flavio Bolsonaro sobre las ventajas de la legalización de los juegos de azar en Brasil.Inclusive, Santana publicó en su cuenta de Linkedin y en Instagram una foto junto al senador, quien le respondió con mucha amabilidad: “Puedes contar conmigo para cualquier pauta que sea favorable a Brasil! Precisamos de más turistas en nuestro país! Abs!”.

Este hecho parece un tema aislado, pero se suma a otras muestras de “acercamiento” a la industria del juego, de cierto sector oficialista en el Congreso brasileño. La agenda oficial del viaje de representantes del Senado brasileño a los Estados Unidos llegó como iniciativa del presidente del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur), Gilson Machado, y contó además con la participación del senador Irajá Abreu y del diputado Hélio Lopes. Cabe señalar que una de las reuniones desarrolladas por la comitiva fue con Sheldon Adelson.

Recordemos que en una reciente reunión con diputados de Centrão (el grupo informal que reúne DEM, Solidariedad, Republicanos, PL e PP) en noviembre, el presidente Jair Bolsonaro recibió pedidos de apoyo para impulsar proyectos que reglamenten los juegos de azar en el país.

En contrapartida, el coordinador de la bancada evangélica en la Cámara de Diputados, Silas Câmara, minimizó la participación del senador Bolsonaro en ul viaje oficial a Las Vegas y Miami en la última semana. “Considero muy difícil [reglamentar los juegos de azar], ya que el presidente tiene un discurso y se ha comportado en la Presidencia a favor de la familia, y aquellos que predican valores de familia y contra la corrupción, no apoyan el juego”, enfatizó.

Todo parece avecinar un nuevo enfrentamiento entre dos posiciones muy diferentes en el seno del oficialismo, cuando diputados federales de la base Bolsonarista entren un curso de colisión este año, debido al tema. Por un lado está la figura del diputado Pablo Oliva (PSL), quien se declara a favor de abrir las licencias de juego y está dispuesto a trabajar en el Congreso para este propósito.

Por el otro, el mencionado diputado Silas Câmara (de los Republicanos), que ya ha declarado que si depende de la bancada evangélica, los juegos nunca serán legalizados en Brasil.

Y todo ello en medio de un hecho no menor, que los congresistas a favor del juego ya han recibido el visto bueno del presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (DEM), quien señaló que tan pronto como regresen del receso parlamentario de verano, la discusión sobre el tema se reanudará en la Cámara.

¿Será el 2020 el año de la discusión parlamentaria del juego en Brasil? Aún está por verse.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.