Edición Latinoamérica
07 de Agosto de 2020

Destacan la necesidad de invertir en las máquinas para interconectarlas a Hacienda

El presidente del Senado de Puerto Rico descarta que la reforma derive en tragamonedas ilegales

El presidente del Senado de Puerto Rico descarta que la reforma derive en tragamonedas ilegales
"Habrá máquinas tragamonedas en los casinos y las que se incluyeron en la reforma contributiva. Fuera de esos parámetros no habrá otras máquinas", sintetizó el presidente del Senado de Puerto Rico, Thomas Rivera Schatz.
Puerto Rico | 27/02/2019

Thomas Rivera Schatz sugirió que el reglamento para las 25 mil tragamonedas legalizadas a partir de la reforma contributiva podría incluir una transición para que se adapten los aspectos tecnológicos. la presidenta de la Comisión de Hacienda del Senado, Migdalia Padilla, opinó que Hacienda debería comenzar a conectar las máquinas que tienen licencia, y que debe haber una inversión de parte de los dueños para preparar sus máquinas.

E

l presidente del Senado de Puerto Rico, Thomas Rivera Schatz, aseguró que las únicas máquinas tragamonedas que operarían por la vía legal son aquellas que están en los casinos y las 25.000 que se legalizaron como parte de la nueva reforma contributiva.

El borrador del reglamento para la expedición, manejo y fiscalización de licencias para estas máquinas, presentado este mes en la Legislatura por la Compañía de Turismo (CTPR), define las nuevas como tragamonedas y como “máquinas de entretenimiento de adultos” a las que en la actualidad son ilegales porque no contienen los mecanismos o dispositivos para conectarse al sistema del Departamento de Hacienda.

Asimismo, el documento describe las máquinas que operan en los casinos como “las que usan un elemento de azar en la determinación de premios, contienen alguna forma de actuación para iniciar el proceso de la apuesta y hacen uso de una metodología adecuada para la entrega de resultados determinados”.

Fuentes de la industria local citadas por el diario El Vocero afirmaron que tras revelarse el reglamento existe el temor de que una vez entren en funciones las primeras 25.000 máquinas tragamonedas, sigan operando las restantes máquinas de entretenimiento de adultos bajo la ilegalidad. Señalaron además que no hay manera de interconectarlas al sistema del Departamento de Hacienda, que es la designada a recuperar las recaudaciones que produzcan.

Rivera Schatz fue consultado sobre el temor expresado por las fuentes y respondió que “en Puerto Rico hay gente que le gusta vivir confundida. La ley es clarísima, clarísima. Habrá máquinas tragamonedas en los casinos y las que se incluyeron en la reforma contributiva. Fuera de esos parámetros no habrá otras máquinas. Máquina que no cumpla con los requisitos de esa ley está operando ilegalmente”.

Reconoció que aún no pudo leer el reglamento de las máquinas tragamonedas, aunque ponderó que hay un procedimiento para revisarlo: “Me parece que la señora (Carla) Campos (directora ejecutiva de Turismo) dijo que haría vistas públicas”.

En cuanto al destino de las máquinas que no puedan conectarse al sistema y que el reglamento define como “máquinas de entretenimiento de adultos”, Rivera Schatz indicó que “habría que ver qué dice el reglamento”. “A lo mejor el reglamento habla de una transición para que vayan adaptando los aspectos tecnológicos que haya que ajustar. No me atrevo a confirmarlo porque no lo he visto, pero van a estar las máquinas de los casinos y esas (las de la reforma contributiva)”, concluyó.

En tanto, la presidenta de la Comisión de Hacienda del Senado, Migdalia Padilla, comentó que todavía no pudo leer el reglamento de la Compañía de Turismo porque estaba enfocada en el nombramiento del ahora secretario de Hacienda, Raúl Maldonado. En particular, remarcó que Hacienda es la designada para certificar cuáles serán los ingresos que obtendrá el gobierno con la legalización de las tragamonedas.

Opinó que Hacienda debería comenzar a conectar las máquinas que tienen licencia o marbete. “La idea era legalizarlas y legalizar los premios que ahora mismo nadie ni el gobierno tiene control de esos premios que se dan en efectivo”, sostuvo. “Si no le ponen los dispositivos y lo que es necesario me parece que entonces sí las máquinas se convierten en ilegales. Tiene que haber una inversión de parte de los dueños de preparar sus máquinas, eso sí”, añadió Padilla.

La reforma contributiva limita a 250 tragamonedas por operador, pero mantiene la cantidad de 25.000 máquinas que se legalizarán en su fase inicial. A mediano o largo plazo, se habilitarán un total de 45.000 tragamonedas. El Ejecutivo había proyectado que una partida de los ingresos por recaudación de las tragamonedas se derivarán al fondo general, y otra parte—hasta un 50%— irá al fideicomiso de policías. La Junta Federal de Control Fiscal se opuso a la legalización de estas máquinas y enviará sus recomendaciones para el reglamento.

Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.