El 6 de noviembre votarán una enmienda constitucional para definir la potestad

Estados Unidos: los ciudadanos podrían decidir el futuro del juego en la Florida

La enmienda 3 se votará el 6 de noviembre, y como cualquier cambio constitucional, requerirá el 60% de votos para ser aprobada. Disney y la tribu seminole apoyan la campaña por el "sí", a fin de mantener el statuo quo en Florida.
09-07-2018
Estados Unidos
Tiempo de lectura 1:55 min
El futuro de la industria del juego en el estado de Florida podría recaer en las manos de los ciudadanos a partir de una propuesta de modificación constitucional orientada a otorgar a los residentes el derecho a aprobar o rechazar la expansión de los casinos. La enmienda 3 se votará el 6 de noviembre y necesita un 60% de aprobación.

Un total de 843.312 ciudadanos firmaron la petición contra el juego, lo cual estableció la iniciativa de control de los votantes a la actividad de los casinos como “enmienda 3” en las elecciones general de noviembre.

Si la medida se convierte en ley, la población de Florida tendrá el derecho exclusivo a decidir si autorizan o no la actividad de casinos en su estado, y le impediría esa potestad a los políticos, sin el aval previo de los ciudadanos mediante un referéndum.

La enmienda abarcaría los juegos típicos de los casinos, como las cartas y máquinas tragamonedas, pero no afectaría las apuestas mutuas en carreras de caballos y perros, o cualquier tipo de apuesta en el territorio tribal de los nativos norteamericanos. Sí incluye las modalidades electrónicas y simuladas de apuestas, los pozos online y los dispositivos de video lotería.

El juego, en todas sus modalidades, se regula a nivel estatal. En la actualidad, los juegos de casino están prohibidos en todo el territorio no tribal de los condados de Florida, a excepción de Miami-Dade y Broward, donde las slots se legalizaron en los locales de apuestas mutuas en 2004.

La enmienda 3 se votará el 6 de noviembre, y como cualquier cambio constitucional, requerirá el 60% de votos para ser aprobada. Hasta entonces, se vislumbra una puja entre las figuras principales de la industria del juego y sus detractores.

La tribu seminole de Florida, que hoy tienen el monopolio del juego en el estado mediante sus siete casinos, y la corporación Disney Worldwide Services Inc son los jugadores claves para financiar la iniciativa. Según la División Electoral de Florida, Disney ya invirtió más de 9 millones de dólares para respaldar los cambios, mientras que los seminoles aportaron 6,78 millones a la campaña por el “sí”.

Disney busca ceder el control del juego a la ciudadanía con la esperanza de que rechacen cualquier forma de expansión. La compañía cree que los casinos podrían alterar el paisaje de atractivo familiar en el que se basa el imperio de Walt Disney World. Los seminoles tienen un fuerte interés en mantener el statu quo de Florida para evitar la competencia y mantener la rentabilidad de sus casinos tribales.

Pese a que los cambios propuestas encontraron oposición, por caso, en el senador Bill Ivano, no parece haber grandes organizaciones que financien la campaña por el “no”. Sin embargo, eso podría cambiar tras el fallo de la Corte Suprema a favor de las apuestas deportivas en mayo. Ahora cada estado tiene la potestad de regular esa modalidad, incluso las apuestas enmarcadas en los casinos.

 

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS