Edición Latinoamérica
21 de Octubre de 2020

Brasil

El Ministerio de Hacienda y el BNDES apoyaron la privatización de la Lotex

El Ministerio de Hacienda y el BNDES apoyaron la privatización de la Lotex
Diversos sectores participaron del debate de la Comisión de Finanzas y Tributos sobre la privatización de la Lotex.
Brasil | 07/12/2017

Representantes del Ministerio de Hacienda y del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) defendieron ayer la concesión de la Lotería Instantánea Exclusiva (conocida popularmente como Lotex). Para la Caixa Económica Federal, que actualmente administra el sorteo, dejar de ofrecer este producto podría perjudicar a los negocios del banco.

P

ara el Gobierno Federal, la Lotex debe ser concedida a un operador privado por 15 años. La licitación, según las expectativas del Gobierno, debe llevarse a cabo en febrero o marzo del año próximo, y la oferta mínima debería superar los R$ 546 millones (unos 168,5 millones de dólares).

El subsecretario de Acompañamiento Económico del Ministerio de Hacienda, Alexandre da Silva, defendió la concesión para ampliar la participación del mercado de loterías en el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil. Según el funcionario, la media mundial es del 1%, mientras que en su país el índice está cerca del 0,2%. “Esperamos un crecimiento del mercado como un todo. Cualquier monopolio tiende a la inercia, no es algo que sólo pueda ocurrirle a la Caixa. El mercado nunca alcanzó el 0,3% del PIB, a pesar de que el Gobierno mantiene todo el dominio sobre la estructura”, afirmó.

Según el jefe del Departamento de Desestatización del BNDES, Guilherme Albuquerque, el estudio realizado sobre la gestión del banco no indica que la Caixa deba o no tener participación obligatoria en la gestión de la Lotex, y la iniciativa fue una decisión del Gobierno. “Lo que se recomienda es llevar a cabo una licitación y una concesión. La decisión del Gobierno es que la Caixa pueda participar dentro de un mercado concurrente”, destacó.

Por su parte, el director de la Caixa Instantânea -empresa subsidiaria de la Caixa Econômica y destinada a la operación de la Lotex-, Rubens dos Santos, aseguró que un cambio hacia la privatización para quita la garantía de que el banco vaya a participar como accionista minoritario.

La Caixa, de una manera u otra, no piensa en quedarse fuera del negocio. Podría participar, por ejemplo, en una sociedad con el ganador de la licitación, colocando a disposición del licenciatario toda la red de venta que tenemos”, enfatizó Santos, y remarcó el potencial de la red de 13.000 agencias de lotería en todo el país. Para la ley 12.869/13, la red está vinculada al banco y sólo podría comercializar la Lotex con el aval de la Caixa. Santos resaltó que la lotería instantánea representa más del 50% de la facturación total de ese tipo de locales en varios países como Italia, Francia y Portugal. Ellos participaron del debate de la Comisión de Finanzas y Tributos sobre la privatización de la Lotex.

Para el diputado Luiz Carlos Hauly (PSDB-PR), que solicitó el debate, el modelo elegido por el Gobierno ignora la experiencia de 50 años de la Caixa en la gestión de loterías, y en la red de agencias de lotería. “Es importante repensar esta parte, para que la Caixa fuese socia de este negocio. Yo no diría 100%, pensaría en un 50% para la Caixa y un 50% para quien sea el socio estratégico en la elaboración del producto”, afirmó.

Hauly también cuestionó la afirmación del Ministerio de Hacienda, de que la concesión podría ampliar en cinco veces la participación de las loterías en el PIB. “¿Existe espacio de mercado nuevo?”, preguntó el diputado. Segúndo él, buena parte de los recursos que podrían ser recaudados con la lotería instantánea van al mercado informal, como ocurre con las apuestas realizadas en el “jogo do bicho”.

Yogonet.com / Agencia Cámara Noticias (Brasil)
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.