Edición Latinoamérica
26 de Noviembre de 2020

Entrevista a Juan Carlos Gómez, CEO de Winner Group Cirsa Colombia

“Nos preocupa mucho que se ponga en ventaja a los juegos virtuales respecto a los localizados”

“Nos preocupa mucho que se ponga en ventaja a los juegos virtuales respecto a los localizados”
En una muy extensa entrevista concedida a Fecoljuegos, el empresario habla de su interés por promover y regular el juego online, la necesidad de un mayor combate a la ilegalidad en el sector colombiano, y los primeros resultados y experiencia en el contr
Colombia | 03/08/2015

En una muy extensa entrevista concedida a Fecoljuegos, el empresario habla de su interés por promover y regular el juego online, la necesidad de un mayor combate a la ilegalidad en el sector colombiano, y los primeros resultados y experiencia en el control del juego a través de sistemas online.

&

iquest;Qué motivó a su empresa a afiliarse a Fecoljuegos?

Nosotros siempre hemos sido del punto de vista de que, cualquiera que sea la actividad, los sectores deben tener una voz propia y única, y en este momento son más los temas que nos unen como sector a todos los operadores que los que nos diferencian.

Nuestra motivación para afiliarnos a Fecoljuegos viene de la convicción de que a los grandes operadores nos corresponde la responsabilidad de crear cultura al interior del sector.

Creo que es un sector donde nos hemos visto como rivales, y ya es hora de que cambiemos la visión porque todos vamos en el mismo barco, tiene más sentido vernos como compañeros.

Los grandes operadores somos responsables de apoyar a los demás en el sentido de compartir nuestras experiencias, conocimientos y nuestra estrategia de negocio porque en este sector hay multinacionales pero también personas que desde lo empírico han hecho empresa y si queremos el desarrollo del sector debemos actuar no poniendo el pie encima del operador pequeño sino prestarle el hombro para que todos podamos escalar. Es lo que ha pasado en otros sectores.

En particular, nosotros pensamos que hay dos temas que ha de acometer el sector: el uno tiene que ver con la tendencia cada vez mayor por parte del Estado de incrementar los tributos, y ésto puede ir en detrimento de la actividad en el sentido de que, sin bien el Estado hace el comparativo de la tasa que en este momento pagamos versus el resto de tasas que hay en Latinoamérica, se olvida por otro lado que en el resto de países de la región hay un porcentaje fijo pero no hay un piso.

Quiere decir esto que los Estados juegan a compartir los ingresos pero también juegan a compartir las pérdidas, y en el caso de Colombia, el Estado se olvidó de las pérdidas y casi que le está diciendo al operador “cuando te va bien, quiero el 12%, cuando te va mal, en eso no quiero jugar”, con lo cual esa tasa teórica del 12% acaba siendo para el común de los operadores una tasa efectiva del 20 o del 22% que ya nos pone entre las tasas más altas de América Latina.

El otro tema tiene que ver con el juego online, la gran mayoría de los países que ya han legislado sobre esta modalidad se han encontrado con que el mercado total de juego no se ha expandido con la celeridad que debería, con lo cual esos ingresos que ha conseguido el online ha sido en detrimento de los juegos reales. Con el agravante además de que esos juegos reales dinamizan la economía porque generan mucha mano de obra, pagan alquileres, dan gratuitamente refrigerios y “pasabocas”, tienen grandes gastos de mantenimiento de sus estructuras mientras que el juego online cuenta con la ventaja de que únicamente es el costo del enlace del servidor y la generación de mano de obra es mínima. Al final, no crece la torta, va en detrimento del juego real organizado y no dinamiza la economía.

Los Estados normalmente han sido cuidadosos de controlar que quienes han estado operando el juego online de manera ilegal durante muchos años o no sean partícipes de entrar a licitar para participar del juego o paguen multas multimillonarias ya que se lucraron durante muchos años sin pagar impuestos, por lo cual esa multa obra equilibrando la situación.

El Estado colombiano tampoco ha mirado el nivel de saturación que tiene el mercado, y ese nivel no solamente obra en contra del Estado –porque al final el tamaño de la torta es el mismo por 12%-, sino en contra del operador y de la sociedad, porque en la medida en que haya demasiadas máquinas en operación por la misma vía habrá más tendencia hacia la ludopatía. Es necesario que los Estados regulen en ese sentido.

Es como había usted hablado alguna vez de los monopolios del alcohol y del tabaco…

Exactamente. Si uno mira lo que pasó con las loterías, la gran mayoría en este país no se acabaron únicamente por malos manejos.

Las beneficencias se acabaron por la competencia tan grande que les generó el chance, entonces al final corremos el riesgo de que pase lo mismo que ocurrió con las licoreras y las loterías porque si el Estado no regula sus monopolios los pone en riesgo.
Finalmente hemos estado muy desperdigados a lo largo de los años cada operador o cada asociación tirando para su lado. Yo veo con muy buenos ojos que Fecoljuegos y Feceazar estén trabajando de manera conjunta y haya identidad y que en algunos momentos incluso con algunas pequeñas agremiaciones haya puntos de encuentro.

Usted tocó el tema de las apuestas virtuales, una realidad que en algún momento llegará a Colombia, y quede hecho ya se está dando de manera ilegal. ¿Cómo cree que debería ser el modelo de regulación del juego online en Colombia?

A nosotros nos preocupa mucho que se ponga en ventaja a los juegos virtuales respecto a los localizados, porque finalmente vamos a vender lo mismo porque es el mismo producto con un canal de distribución diferente.

Y digo que se ponga en ventaja en la medida en que nosotros somos un sector que durante muchísimos años venimos operando de manera lícita y dando al Estado muestras de responsabilidad, de cumplimiento en el pago de las tarifas y de honestidad en el mismo ejercicio del juego.

Nos preocupa mucho que se nos vaya a poner a competir con operadores virtuales que llevan muchísimos años operando de manera ilegal en el país a pesar de que la ley lo prohíbe, y ni Coljuegos (por una parte) ni el sector financiero ni las franquicias de tarjetas de crédito, ni los bancos, ni los medios de comunicación han dado cumplimiento a la norma. Ni tampoco los proveedores de enlace de internet.

Durante todo este tiempo que ellos han estado operando de manera ilegal, han tenido tiempo de posicionar sus marcas, sus portales, de hacerse de grandes bases de datos, y que el jugador hoy esté familiarizado con la mecánica de apuestas y de juego, y nosotros vamos a entrar con portales cero kilómetros que nadie conoce.

Con lo cual entramos en desventajas por las bases de datos y por el conocimiento. También entramos en desventaja porque nosotros tenemos, como ya había dicho antes, grandes inversiones y grandes gastos, mientras que el juego online solo tiene el gasto publicitario y del enlace, única y exclusivamente. Entonces, nos preocupa la manera como Coljuegos regule la participación de todos en ese nuevo sistema.

¿Y cómo debería ser ese modelo?

Nosotros pensamos que quienes están operando virtualmente en el mundo de lo ilegal durante tanto tiempo, o deben ser impedidos de participar, de contratar con el Estado, o como ocurrió en otros países, tengan una sanción económica con destino a la salud por todos los años que estuvieron en la ilegalidad, casi que es una multa para que puedan ingresar.

Creemos, por el otro lado, que en cualquier circunstancia se debe equilibrar permitiendo que quienes operen en el mundo real tengan la preferencia en la explotación de los juegos virtuales.

Tal vez a nivel de impuestos, es decir, que tengan un beneficio a nivel impositivo, o que solamente se permita operar a quienes vengan del mundo real, lo que no quiere decir excluir a los que vengan del mundo virtual, sino que si éstos quieren operar deben salir a tener operaciones en el mundo real y ayudarnos a desarrollar el mercado del mundo real, ya sea porque montan operaciones y hacen inversiones en el país y generan mano de obra o bien sea porque compran operaciones existentes.

¿No sería limitar el desarrollo de esta modalidad?

A los grandes operadores virtuales nadie les está negando la entrada, pero ellos se pueden unir o asociar con operadores que vienen del mundo real.

El gran operador que toda la vida ha operado en el mundo virtual y quiere entrar en el país, que entre de la mano de alguien que tenga el conocimiento del país.

Pasa por ejemplo en los proyectos de carreteras, por qué se exige siempre que se va a hacer una carretera que las grandes constructoras internacionales tengan alguien con experiencia en Colombia, que haya contratado en el país.

Usted habló sobre la ilegalidad. Últimamente hemos visto algunas incautaciones de máquinas ilegales, ¿cree usted que ya el Estado tomó conciencia y está empezando a hacer algo o son esfuerzos aislados?

Creo que desde la ley 643, y hay que ser honestos en esto, la actual administración de Coljuegos es la que más ha hecho por controlar el juego ilegal y eso lo tenemos que reconocer todos los operadores. No obstante si uno mira las cifras, no dicho por nosotros, sino por el mismo Coljuegos en sus publicaciones e informes, ellos hablan de 75 mil máquinas ilegales.

En el Encuentro del Empresarios que hizo Fecoljuegos, la estadística que sacaba el moderador del panel es que con las cifras de ilegalidad que tenemos y con las cifras de incautación de máquinas nos podemos demorar 30 años en controlar la ilegalidad. Y yo creo que con la misma celeridad que se nos ha pedido a nosotros interconectarnos, esa misma celeridad la debería tener Coljuegos para controlar la ilegalidad, porque francamente los recursos que van a la salud se podrían duplicar solamente controlándola. Entonces, no entiende uno cómo bajo un principio de eficiencia no vamos primero por lo grande que es el control de la ilegalidad que permite duplicar las tasas de juego y los recursos a la salud y sí nos damos tantos esfuerzos por hacer una interconexión que al final le va a representar al Estado crecer las tasas quizá en un 7, 8 ó 9%.

¿Cuál sería el primer paso que el Estado debe dar para controlar la ilegalidad en el juego?

A mi manera de ver, con los ingresos que tiene Coljuegos, con la estructura que tiene, va a ser imposible que controle la ilegalidad. Tendría que tener un ejército de funcionarios dispersos por todo el país intentándolo y eso para lo único que se prestaría es para más burocracia, más ilegalidad y más corrupción. Coljuegos está en mora de hacer grandes alianzas con los alcaldes, la Federación de Municipios, la Federación de Departamentos, la Fiscalía, la Policía, la Dian, que son organismos que ya tienen una estructura en cada uno de los municipios, es simplemente hacer uso de ella.

Su empresa implementó la conexión online antes de que fuese una obligación para todos los operadores, ¿cómo les ha resultado el ejercicio?

Winner, por ser una empresa que cotiza en el mercado de valores, por los controles de auditoría que tiene, por prácticas de buen gobierno corporativo, desde sus inicios tenía el mandato de operar online, con lo cual llevamos mucho tiempo con todas nuestras máquinas interconectadas.

Desde el punto de vista nuestro, a nivel de gestión, porque contamos con mejor información para la toma de decisiones: qué productos están yendo bien, cuáles tienen mayor nivel de ocupación, cuáles están cayendo o subiendo, qué tan sensibles son los productos a un cambio de porcentaje o de denominación, la verdad es que operar con un sistema totalmente online es muy rico, porque permite validar las horas de ocupación de las máquinas y optimizar la cantidad que tiene en operación en un momento dado para ser menos onerosos los locales y ahorrar tasas por esa vía, nos permite tomar decisiones de incorporar más máquinas o un tipo de juego en particular, o cuales no son rentables, o la productividad de un nuevo layout.

También permite mejor control de contadores y de las mismas incidencias técnicas de las máquinas. Es muy productivo saber qué máquinas se están bloqueando, cuántas veces has tenido fallas de voltaje, cuántas veces se han atascado los billeteros, cuántas veces han abierto una puerta, ofrece muchas ventajas para la gestión y eso es innegable. Ahora, eso a un costo muy superior, porque hemos de decir que existen costos de cuartos de comunicaciones, racks, enlaces, control de temperatura, cableados estructurados, redes eléctricas, etc.

Por otra parte, es un sofisma que hay ahorros de personal. Por el contrario, el gasto de personal aumenta, porque en términos reales lo único que se ahorra es la hora o media hora que gasta un gerente de sala o responsable de sala en tomar los contadores manuales, que eso es mínimo. Pero al contar con toda esa información, terminas creciendo tus plantillas porque requieres analistas que te procesen todos esos datos para poder sacarle partido al sistema.

¿Cómo manejaron la eventual resistencia al cambio de parte de su personal e incluso de los clientes frente a la implementación de la conexión online?

Desde el punto de vista del cliente es transparente que ahora la toma de contadores sea en línea, te acabas ganando allí media hora, una hora más de operación. Sí toca hacer mucha pedagogía cuando se lanza un sistema de player tracking, o TITO, o cashless, pero desde el punto de vista ingresos y ahorro de personal esto sí que beneficia. Y más aún desde el punto de vista gestión porque se pasa de gestionar máquinas a gestionar clientes porque conoces sus nombres, sus hábitos de juego, en qué máquinas juegan, qué días vienen, cuántas horas de juego tienen, cuánto han ganado, eso permite mayor riqueza en la gestión.
También permite hacer seguimiento al nivel de juego, nivel de visitas. Culturalmente allí sí hay un cambio que se tiene que trabajar con el cliente y con el personal, dando mucha capacitación interna. Pasa lo mismo con los sistemas de pago, el cliente de alguna manera lo agradece porque da mucha más celeridad en la atención, entonces eso simplifica los procesos de Caja, los pagos de premios, reduce el número de transacciones en Caja, el conteo de moneda que es engorroso.

Desde el punto de vista del personal, el sistema online “complica” un poco porque al tener un reporte diario de contadores se pasa a gestionar diariamente porque ya se quiere cotejar diariamente cuánto se vendió y no como se hacía antes que semanalmente se tenía la cifra real. Entonces acaba complicando un poco por ese lado y hay un poco de resistencia de la gente de hacer recaudos diariamente porque teniendo toma de contadores diaria también se quiere retirar el dinero diariamente de las máquinas ya que eso reduce las bases de funcionamiento. Anteriormente se tenía la Caja congelada una semana, ahora se saca al día y en vez de tenerla en un cajón va directamente al banco y eso reduce el riesgo de atraco o de fraude.
Quizás el gran cambio cultural es que ya se pide al Gerente tomar decisiones ya no tan basadas en la intuición sino basadas en la información. Eso hace que la exigencia en el perfil del personal sea superior, ya se pasa a tener un Gerente Comercial.

Conocemos su programa de Responsabilidad Social hacia los clientes como es la campaña de lucha contra la ludopatía, pero también sabemos que apoyan muchas fundaciones, ¿Por qué lleva a cabo en esos programas en su empresa?

Por filosofía corporativa y de nuestros accionistas, pensamos que uno y las empresas en cualquier sector tienen la obligación de retornar un poco a la sociedad, y específicamente a quienes más lo necesitan, algo de las ventajas que hemos tenido por el hecho de ser empresarios. En nuestro sector esto se hace más urgente y más manifiesto en la medida en que no es un secreto que socialmente hay muchos prejuicios no solamente hacia nuestra actividad sino hacia nuestra calidad como empresarios.

El tema de Responsabilidad Social lo hemos trabajado en varios frentes: por una parte, desde las prácticas de buen gobierno, es decir buscar la transparencia al interior de todo lo que hacemos tanto en el campo de lo cambiario, como de lo tributario, de lo aduanero, lo laboral, lo civil, en fin. Por el otro lado, en lo que tiene que ver con el cliente y el entorno social, incluido allí las autoridades de gobierno, nuestros empleados, el medioambiente y las causas sociales. Por políticas de la compañía, no damos crédito a los clientes, no recibimos nada en garantía, ni cheques, porque entendemos que es mejor que la gente juegue con el dinero que trae, con un presupuesto destinado para jugar, a que ponga en riesgo su economía personal. Las apuestas están reguladas, si uno mira en un casino en una máquina tragamonedas el máximo nivel de apuesta permitido es de $ 5.000 y en el caso de las mesas la apuesta máxima es de 500.000 pesos, esto acaba por proteger al jugador. Permitimos la política de autoexclusión, es decir, si en algún momento un jugador siente que está teniendo problemas con el juego y nos lo manifiesta, restringimos el ingreso a todos nuestros establecimientos. Nos obligamos a que en todas las áreas del casino haya instructivos tendientes a generar juego responsable, a que la gente sepa que es mejor venir a un casino con un presupuesto y jugar acompañado, que es conveniente tener un horario y saber que voy al casino a jugar una, dos o tres horas.

Hay mucho temor en que estas acciones terminan redundando en contra de los ingresos del casino pero no es así, la gente acaba jugando con mayor responsabilidad y como empresario te sientes más a gusto desarrollando la actividad.

Si se hace una relación entre los ingresos totales de la compañía y el número de visitantes, esta es de $ 47.000 por visitante, lo cual dice que la gente está gastando en proporción a sus ingresos y hace ver que los ingresos son estables porque cuando se depende de un solo jugador que juega muchísimo dinero, él puede ganar mucho o el casino puede ganar mucho, pero cuando se depende de una gran masa de visitantes el ingreso está mucho más atomizado.

También propendemos por que cada día el retorno para el jugador sea mayor tanto en máquinas como en mesas y las ventajas sean un poco mayores para el jugador.

En lo que tiene que ver con el Estado, Winner el año pasado transfirió alrededor de 37 mil millones de pesos por vía impuesto a la renta, retenciones, impuestos de juego, IVA, que es una suma bastante considerable.

Respecto a medidas ambientales, intentamos que todo lo que hacemos proteja el medioambiente, desde el manejo de aguas residuales y desechos, ahorro de energía, aires acondicionados que protegen el medioambiente, los materiales que utilizamos para la construcción, el consumo de papel, todo se hace pensando en proteger el medioambiente.

En ese mismo orden de ideas, los 2.600 empleados que trabajan para nosotros todos trabajan con contrato a término indefinido directamente con la compañía, el 100% de nuestros empleados por vía bonificaciones obtienen entre un 20 y 30% adicional a su salario, el 60% del personal son mujeres y de ese porcentaje casi el 70% son madres cabeza de familia. Para el 90% del personal este es su primer empleo, en un país donde en las últimas 4 campañas presidenciales se ha prometido hacer programas de primer empleo.

En asocio con la EAN creamos un diplomado en Gerencia del Entretenimiento, para asegurarnos de que en un futuro nuestros líderes y gerentes hayan hecho carrera al interior de la compañía. Hemos otorgado 500 becas en los últimos 10 años, en fin hacemos una apuesta por la capacitación de nuestro personal. De un escenario en que todos nuestros genrentes de casinos eran extranjeros, hoy por hoy todos son locales.

En lo que tiene que ver en apoyo a causas sociales, nosotros no solamente los casinos sino los café concert de manera gratuita los ofrecemos a entidades sin ánimo de lucro, a fundaciones, para servir como un vehículo de generación de recursos para ellas, vía bingos gratuitos, noches de casino gratuitas, funciones de café concert que regalamos para que generen ingresos. Apoyamos casi 50 asociaciones que por lo menos una vez al año hacen este tipo de actividades. Por otro lado, un porcentaje de las utilidades de la compañía las destina al apoyo de ciertas fundaciones en particular. En alianza con el Concurso Nacional de Belleza apoyamos los programas que tiene con niños de los barrios marginales de Cartagena para que tengan una buena educación o para campañas de salud. Con la Liga Contra el Cáncer, la Cruz Roja, Fundación 20/20, Conexión Colombia, etc.

¿Cómo podría un pequeño empresario incursionar en la Responsabilidad Social en su empresa?

Por pequeño que uno sea, cuando realiza selección de personal puede vincular personal menos favorecido, por ejemplo, con alguna minusvalía. Una cajera o un dealer puede ser una persona en silla de ruedas. O un dealer puede ser sordomudo porque no necesita hablar en la mesa, entonces finalmente uno puede vincular ese tipo de colectivos. También generando políticas de no discriminación por color de piel, religión, sexo, etc. es una manera de apoyar causas sociales.

Restringir el crédito, por ejemplo. Cuando damos crédito, la experiencia de todos ha sido que perdemos el dinero y perdemos el cliente. Regular las apuestas, no permitir el ingreso de menores de edad. Hacer un ejercicio lícito teniendo todo al día, hay muchas maneras de ser socialmente responsable.

El trabajar con proveedores locales, quién dijo que yo tengo que importar las bases de las máquinas, las sillas, los tapetes, por qué no ir con proveedores locales que pueden hacer lo mismo a mejor precio y generan mano de obra local.

Todo hace parte de una visión del accionista, de quienes gestionamos la empresa porque finalmente se puede ejercer responsabilidad social hasta en el estilo de liderazgo que se utiliza.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook