Declaraciones de Sebastián Salat de WMS en EY!México 2011

“México tiene un mercado para mejorar, y estamos lejísimo de la saturación”

11-05-2011
Tiempo de lectura 6:59 min
(México).- En el marco de EY! México 2011, evento realizado junto a ELA la semana pasada en la ciudad de México DF, un grupo de ejecutivos de empresas internacionales dedicadas a la producción de máquinas analizó el estado del mercado local, las posibilidades de saturación del mismo y los alcances que tiene hoy la apertura de la Clase III en este segmento.

De la conferencia participaron María José Gallardo de R.Franco, Ernesto Escobar de Gold Club América, Sebastián Salat de WMS International, Pablo Callieri de Crown Gaming México – Novomatic y Johnny Ortiz de Zitro, moderados por Luis Casamayor del grupo Codere - Caliente.

Luis Casamayor comenzó la conferencia hablando de las perspectivas del mercado, desde el punto de vista del fabricante, y de las posibilidades de saturación del mismo. Ernesto Escobar señaló que “según datos que se manejan en la actualidad, en el país hay 300 salas y 90.000 máquinas. Entonces la pregunta es ¿hasta donde tiene el potencial el mercado mexicano? Muchos ven a México como una mina de oro, pero hay que analizar hasta donde podemos seguir colocando máquinas”.

“Yo creo que en algunas zonas de la República se está creando una cultura de juego, de conocer nuevas slots, hacer que la gente entienda y aprenda a jugar. Creo entonces que el mercado va a dar hasta donde nosotros seamos capaces, y le enseñemos a jugar a la gente. Todavía no conocemos el límite de máquinas que se pueden colocar en México”, agregó Escobar. 

Por su parte, Jhonny Ortíz consideró que “la cantidad de máquinas puede ser un dato relativo.  De esas 300 salas, ¿cuántas van a aguantar en el tiempo? Si vemos las noticias locales, podemos ver que los gobernantes apoyan la apertura de centro de entretenimiento, pero estas salas pequeñas desaparecerán y aparecerán las más grandes, que son las únicas capaces de mantenerse. Esto significa que el mercado continuará creciendo y transformándose. Es posible que en los próximos años podamos subir un 40% o 50% el parque de máquinas. Lo importante es que las mismas no tengan una procedencia dudosa y que haya una norma a seguir. El mercado tiene un crecimiento muy grande”.

Desde su experiencia, Sebastián Salat aseguró que “este numero de 90.000 máquinas no es tan grande, en comparación a otros países. Esta no es una cifra alarmante, y responde al potencial mexicano y a la densidad de la población”. Paralelamente, el ejecutivo de WMS enfatizó que “en el último año y medio, ha habido un cambio de paisaje en los casinos mexicanos, principalmente desde la aparición de la clase III. Hay ahora establecimientos que cuentan con un parque de más de 1.000 máquinas. Vemos una tendencia, es cierto, a la aparición de establecimientos más grandes; y estas 90.000 slots en 300 salas es sólo un dato actual, ya que creo que habrá una mejora de los equipos y una ampliación de las salas en los próximos tiempos”.

María José Gallardo declaró: “la primera vez que vine a México en 2010 me quede sorprendida. Este crecimiento tiene sus ventajas, porque ahora tenemos todos la posibilidad de entrar a un mercado que hasta hace poco tiempo estaba restringido a una serie de empresas desarrolladoras”.

“Es muy importante cuidar el producto. Hay que tener mucho cuidado para que el equilibrio del sector no se rompa. Si no existe un marco regulatorio consensuado por todos los grupos de interés, el mercado mexicano se vendrá abajo. Tenemos la mala experiencia en España, y sabemos que hay que consensuar con las administraciones para que haya una Ley de Juego coherente y razonable”, agregó la representante de R. Franco.

“México es un mercado emergente en el sector, lo cual significa que tenemos un horizonte por desarrollar. Y su desarrollo dependerá de la forma en la que logren alinearse los diferentes actores del mismo”, comentó Pablo Callieri. “Hay ecuaciones que nos permiten evaluar el crecimiento del mercado. Ahora, el saber cuántas máquinas soporta, dependerá justamente de cómo se desarrolla el mercado; y esto está ligado estrechamente al marco regulatorio”, agregó el ejecutivo, para comentar: “Hasta donde llegará el mercado dependerá de hasta donde logren ponerse de acuerdo quienes lo regulan. Hay muchos países que pasaron por esta transición, y coincido en que 90.000 máquinas no es una cifra alarmante, pero todo depende de cómo se lo interprete y del marco de regulación que se logre dar”.
 
Ortín destacó entonces que el mercado está vivo y en expansión, y tendrá relación directa con la regulación su crecimiento a futuro. “Yo creo que hay un crecimiento muy importante, eso es innegable”. Por su parte, Casamayor consideró que “el mercado no está saturado, sino que tiene una mayor cultura de juego”. “La saturación de mercado es un mito”, agrega Salat. “Los mercados se saturan, pero hay quien cambia el paradigma y logra revertir el estancamiento. México tiene un mercado para mejorar, y estamos lejísimo de la saturación”.

Ante la consulta de Casamayor, sobre qué controles debe poner la industria tras el hecho de que en los últimos dos años, con la clase III, el mercado haya pegado un salto en el mercado, Escobar consideró que “el papel de las autoridades es lo más importante”.

“Necesitamos reglas de juego que nos permitan a todos tener seguridad en las inversiones. El riesgo es crecer con descontrol, caer en la competencia desleal, propiciar la ilegalidad... Este es un gran riesgo. La clase III debe crecer, pero todos debemos ponernos de acuerdo en un marco regulatorio que nos contenga. Yo estoy de acuerdo en una homologación del software y del hardware es una medida importante a tomar, para que todas las máquinas funcionen conforme a la ley”, agrega el representante de Gold Club en el panel.
 
Por su parte, Ortíz aseguró que “hay un matiz importante en relación a la Clase III”.

“He escuchado a gente decir que la Clase III iba a afectar al video bingo, y es un error. Las slots funcionan igual que las máquinas de video bingo. También escuché que estas Clase III borrarían del mapa a las máquinas clase II, y eso no ocurrió. La separación entre Clase II y Clase III ya no existe, y justamente por ello la reglamentación es importante. Por la falta de una reglamentación adecuada en Brasil, hemos sido testigos de cómo se ha cerrado el mercado enormemente importante para la región. En Ecuador vemos que puede pasar algo similar. Por eso, el control estricto de las máquinas es muy importante, y si esto no viene de parte del Gobierno, tiene que venir de parte de los fabricantes, haciendo un autocontrol que garantice el crecimiento de un mercado sano. Los  propios jugadores lo van a agradecer”, agrega Ortíz.

Salat aseguró que “tiene que haber homologaciones en México. Quizás la idea de un registro de exportadores e importadores sería una solución a pensar, para evitar la entrada ilegal al país de productos que no ofrecen la seguridad que corresponde a los operadores”.

“Lo que hay que tener en cuenta es que el marco regulatorio no debe limitar el negocio, hasta el punto en que no permita homologar productos –comentó Gallardo-. Que no exista un solo laboratorio que haga los ensayos es una medida importante a atender, al igual que asegurar que los procesos no sean tan largos. Lo fundamental seria tener las barreras bajas y los controles altos. Si no se hacen controles de nada sirve la homologación”.

Por su parte, Callieri volvió al tema al considerar que “el mercado se está moviendo y es inmaduro. Porque cuando llega un momento que el mercado madura, hay que poner tecnología competente y no se puede estar usando máquinas que tienen más de 10 años en el mercado. Hay que educar a la industria, al mercado y al jugador. Este es un proceso que puede durar mucho o poco, pero es la base de la sustentabilidad de la industria del día de mañana”.

Más tarde, Casamayor como moderador propuso el tema del arrendamiento o alquiler de productos, modelo que crece en el mercado mexicano. “Es una pregunta compleja –asegura Escobar-. En un mercado emergente como éste, quizás la inversión de quien abre una sala hoy se enfoca fuertemente en la sala misma, y prefiere probar un producto u otro, arrendando la máquina para reducir la inversión. Aquí en México se arrienda mucho, por la fuerte inversión en la estructura de las salas que vemos”.

“El precio de la máquina es relativo”, agrega Ortíz. “Si tenemos una máquina que sale 20.000 pero tiene una recaudación de 1.000 diarios, es una máquina baratísima. La expansión que está viviendo el mercado hace que los operadores arrienden, pero puede haber modelos híbridos que pueden ser interesantes. Es un mercado que en este momento se fije más en la compra, y es un escenario que podemos ver de aquí a cinco años”.

Salat coincide con Ortíz al decir que “este negocio nunca fue un problema de precios, sino de performance y del compromiso que la empresa le brinde el fabricante”.

“Nosotros sólo ofrecemos máquinas en venta en México. En el mundo la rentabilidad que tenemos en máquinas en coparticipación es de 72 dólares al día, y la misma máquina colocada en México nos daría una cifra menor, por lo que decidimos no ofrecer ese modelo aquí, pero sí ofrecemos financiación y garantías. Hemos ofrecido en participación productos que están basados en marcas de terceros, como el Mago de Oz, debido a que este tipo de producto tiene una vida comercial corta, y requiere un refresco bastante frecuente”, comentó Salat.

“Nosotros venimos de un mercado cuya cultura es la de comprar y no alquilar”, asegura Gallardo. “Creemos que es mejor ir al alquiler añadiendo mantenimiento y renovación de software continuo, lo que le da garantías al operador de tener un juego funcionado correctamente y rentablemente en su sala”.

“Nuestra estrategia es ajustarnos a la filosofía de compra que tenga el cliente”, aclara Callieri. “El modelo comercial depende de las necesidades del operador. Si el operador necesita dinero para crecer, nosotros de alguna manera nos adecuamos a su filosofía. El modelo de coparticipación seguirá existiendo, pero la venta también ira apareciendo con el correr del tiempo y el crecimiento en las inversiones. Cabe demás aclarar que la gente no juega al gabinete, sino al juego, y ahí está el éxito de una marca”.

Deje un comentario:
Suscríbase a nuestro newsletter
Ingrese su email para recibir las últimas novedades
EVENTOS