Edición Latinoamérica
23 de Agosto de 2019

Tras un acuerdo firmado con el gobernador del Estado de Florida

Estados Unido: la Tribu Seminole podrá mantener sus slots y juegos de black jack

(Estados Unidos).- El gobernador Charlie Crist y los seminoles firmaron el lunes un nuevo acuerdo de juego que permite a la tribu mantener sus máquinas tragamonedas y juegos de black jack en sus casinos de la Florida a cambio de pagar U$S 150 millones al año al Estado.

E

l acuerdo se logró el último día de la fecha tope impuesta por la Legislatura. Crist y las autoridades de los seminoles firmaron a puertas cerradas el acuerdo a 20 años.

Se espera que el gobernador convoque un período especial de sesiones para octubre con el fin de pedir a los legisladores que aprueben el acuerdo. Pero como acuerdo no cumple muchas de las condiciones que pedían los legisladores para proteger el sector de juegos parimutuales, podría resultar rechazado y el gobernador tendría que comenzar de nuevo.

"Hay algunas preocupaciones'', dijo el representante Bill Galvano, republicano por Bradenton, el principal negociador de la Cámara en las negociaciones sobre el juego.

Entre las preocupaciones que citó están: La tribu operará juegos de black jack y otros juegos de cartas en sus siete casinos, en vez de tres en Broward y Tampa, como querían los legisladores; la tribu tendría la operación exclusiva de máquinas tragamonedas fuera de Miami-Dade y Broward. Los legisladores querían dejar la puerta abierta para esos juegos en las pistas de carreras de caballos y perros a 100 millas o más de los casinos de la tribu.

Crist expresó el domingo por la noche en una declaración que el acuerdo beneficiará financieramente al estado.

"La distribución de ganancias entre la tribu u el estado permitirá a la Florida invertir en el futuro de los niños'', expresó. "Espero trabajar con el presidente Bill Galvano y la Legislatura para rectificar este importante acuerdo''.

Sin embargo, el acuerdo firmado elimina la posibilidad de que la tribu siga operando sus juegos ilegalmente, lo que da tiempo a ambas partes para hallar una solución que la Legislatura esté dispuesta a aprobar.

Los propietarios de las pistas de carreras de caballos y perros, así como los frontones de jai alai, observaron de cerca el acuerdo, que recibieron autorización para tener juegos ilimitados de póquer y una menor tasa impositiva sobre las máquinas tragamonedas si el acuerdo con la tribu se firma y ratifica.

Según el acuerdo, que generaría por lo menos U$S 6.800 millones a lo largo de 20 años, la tribu pagaría al estado un mínimo de U$S 12,5 millones al mes durante 30 meses, equivalente a U$S 375 millones. Eso es menos del acuerdo original firmado por Crist el año pasado y que habría garantizado al estado U$S 500 millones en los primeros tres años.

La semana pasada, el gobernador y la tribu acordaron un plan para pagar al estado U$S 150 millones a cambio de permitir los juegos en sus siete casinos. Pero eso fue más allá de la guía fijada por la Legislatura, que autorizaba juegos de cartas sólo en los casinos Hard Rock en Hollywood y Tampa y en sus otros dos casinos en Broward.

Galvano, en consultas con el presidente del Senado, Jeff Atwater, aceptó la semana pasada conceder la autorización para los juegos de cartas en su casino de Immokalee pero quería ofrecer la posibilidad de juegos de casino en el Condado Palm Beach, Jacksonville y el Norte de la Florida si los legisladores o los electores lo aprobaban.

El cambio se consideró una forma de ayudar al Kennel Club de Palm Beach, que desde hace mucho ha solicitado juegos de máquinas tragamonedas, trate de llevar el tema a un referendo. Pero el consejo tribal de los seminoles rechazó esa cláusula y se atuvo a su plan original.

Sin embargo, la tribu aceptó una concesión importante que abre la puerta a que casinos en Miami-Dade y Broward puedan tener los mismos juegos de black jack que ahora se ofrecen en los casinos Hard Rock de la tribu.

Según el plan, si alguno de los siete casinos existentes, entre ellos la pista de carreras de Hialeah, se amplían más allá de las máquinas tragamonedas y ofrecen los juegos de carta con banca que ofrece la tribu, ésta reduciría la distribución de ganancias al estado pero sólo la porción generada en el Condado Broward y sólo si sus ganancias netas son menores que las del año anterior.

En ese caso, reduciría en 50 por ciento el dinero que paga al estado de sus instalaciones en Broward.

Sin embargo, la tribu logró una concesión importante del gobernador. En vez de depender de la entidad estatal que norma los juegos -el Departamento de Normación Profesional y de Negocios- sería el Departamento de Rentas, que no tiene experiencia en supervisar operaciones de juego.

Atwater dijo que los legisladores están estudiando la propuesta para determinar qué decisión tomarán.

"Este tema es complejo y alabo el esfuerzo diligente de la oficina del gobernador y los seminoles'', expresó en una declaración.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook