Edición Latinoamérica
08 de Julio de 2020

Se calcula que funcionan cerca de 100 salas ilegales

Crece la cantidad de casinos “informales” en Ecuador

(Ecuador).- El 11 de mayo de 2009, el Gobierno emitió el Decreto Ejecutivo 1726, en el que se dan más potestades al Ministerio de Turismo para controlar los casinos legales. En Ecuador hay 37 casinos legalmente registrados, los que agrupan 2.718 máquinas tragamonedas. Pero el Ministerio de Turismo calcula que a escala nacional hay al menos 100 salas de juego que congregan 5.608 máquinas.

C

on la implementación del nuevo Decreto Ejecutivo se establecerá qué tipos de juego pueden instalarse en cada casino, el número de mesas y máquinas de juego.

Además, designará a los inspectores de juego, dispondrá la realización de fiscalizaciones, solicitará documentación contable. Otra medida es que, hasta el 31 de diciembre de 2010, se deberá implementar un sistema computarizado de interconexión en tiempo real a un computador central para facilitar labores de control y fiscalización, ya que deberá estar conectado con el Ministerio de Turismo y el Servicio de Rentas Internas.

No obstante, en los casinos que se ubican fuera de los hoteles cinco estrellas, que son aquellos en los que pueden funcionar legalmente, el tema del control y la reglamentación pasa al Ministerio de Gobierno y Policía. Esta dependencia, a su vez, delega a las intendencias para que se encarguen de controlar los llamados casinos "informales". 

Lourdes Garcés, intendenta de Pichincha, explica que para estas oficinas el control es cuesta arriba. Dos son las razones fundamentales: la instalación indiscriminada de estos sitios, especialmente en lo referente a máquinas tragamonedas, que se ubican en cualquier sitio y sin permiso. Y la acción de protección dictada por la Corte Constitucional a favor a de sus propietarios, los que reclamaron por el derecho a la libertad de trabajo.

La funcionaria indicó que los operativos para retirar las máquinas resultan vanos. Luego de dos semanas, se instalan nuevas en los pequeños negocios, los que reciben el 25% de las ganancias. Las máquinas confiscadas son embodegadas en la Intendencia, pero los propietarios no las retiran.

Pedro Sánchez, gerente general del Casino Montecarlo, ubicado en el hotel Mercure de Quito, agregó un tema adicional al debate: la falta de libre competencia. Se basa en que ellos deben cumplir normas estrictas, mientras los otros centros no tienen reglas claras que seguir.

Recordó que el artículo 7 del reglamento exige que un hotel cinco estrellas o de lujo en el que se instalan los casinos, además de tener al menos 150 habitaciones y por lo menos una inversión de $4 millones en la infraestructura, debe contar con bar, parqueadero y vigilancia.

Otras de las regulaciones que se contemplan en el nuevo decreto están alrededor de los clientes. Por ejemplo, en el artículo 3, se plantea que los premios se paguen sin retenciones y que las apuestas sean con dinero en efectivo.

Los asesores de la Secretaría de Turismo señalaron que como medida preventiva ya no se pagarán apuestas con tarjeta de crédito.

En las casas de juego, en cambio, un cliente gasta en promedio $5, según el empleado de uno de esos locales ubicado en el norte de Quito -que pidió que su nombre se mantenga en reserva. Incluso sostuvo que los niños, cuando salen de sus escuelas, gastan su colación en el juego; estima que ese gasto es de entre $2 y $3 al día y que llegan hasta 40 menores. Además, reconoció que el negocio es bueno.

Cuando hay operativos, dijo el empleado, les quitan las máquinas, pero la propietaria compra una nueva gracias a un contacto en Macará (provincia de Loja), que le avisa cuándo están disponibles nuevos juegos.

"Hace dos años, adquirió seis máquinas. Ahora, tiene ocho máquinas (tres en el norte y cinco en el sur)", acotó. Generalmente, la maquinaria es dada de baja en casinos del Perú. "Pero aún sirven, y se las instalan aquí", indicó. (GCA-ET)

"Sacar del partido a las casas de juego es muy difícil", dijo Pedro Sánchez, gerente general del Casino Montecarlo, a quien le preocupa la proliferación de estos locales. Sánchez aseguró que a él no le inquieta cumplir con las normas de turismo, pero le preocupa que "no haya control en las salas de juego que ejercen de manera ilegal".

Según el Reglamento de Casinos y Bingo Mecánicos, publicado en el Registro Oficial 248 del 9 de enero de 2008, el Ministerio de Turismo autoriza y registra a los locales para esta actividad.

Además, señala que los casinos sólo deben funcionar dentro de hoteles de lujo como un servicio adicional. Así, el artículo 11 del reglamento indica que los juegos electrónicos y máquinas tragamonedas "se ubicarán exclusivamente dentro de un casino". En consecuencia, no se deberían otorgarán licencias para locales que tengan estas máquinas sin ser casinos.

Sin embargo, la disposición queda en "letra muerta", ya que los puestos ilegales han invadido las principales ciudades.

En el Ecuador hay 37 casinos legalmente registrados, los que agrupan 2.718 máquinas tragamonedas. Pero el Ministerio de Turismo calcula que a escala nacional hay al menos 100 salas de juego que congregan 5.608 máquinas.

El artículo 4 del reglamento define a los casinos como establecimientos para juegos de azar, de mesa o de banca (...) orientados como "locales de distracción turística". En cambio, una sala de juego es, entre otras cosas, un negocio cuya instalación no tiene licencia del Ministerio de Turismo, explicó Verónica Freire, coordinadora de Guías Turísticas.

Los puestos ilegales atentan contra varias normas. Dos de estas se encuentran en los artículos 91 y 92 del Reglamento General de Actividades Turísticas, los cuales señalan que "las máquinas tragamonedas no podrán funcionar en sitios distintos a los casinos". Además, están prohibidas en bares, restaurantes, discotecas, etc.

Hay otras normas vigentes, como el Decreto Supremo 130. En su artículo 313, se restringen los juegos de azar (…) en lugares no permitidos, con prisión de tres a seis meses.

El Decreto Ejecutivo 355 de la reforma al Reglamento de Aplicación de la Ley de Turismo señala que la Secretaría de Gobierno debe ordenar la clausura de mencionados locales. No obstante, eso no ha ocurrido: entre 2007 y 2008, se han realizado solamente tres operativos nacionales.

Luis Paredes, coordinador de la Asociación de Salas de Juego de Pichincha, indicó que no se oponen a las reformas; saben que su labor no es legal, por ello creen que se debería analizar alguna medida para insertarlos bajo un sistema formal. (GCA)

Las reformas planteadas por la Secretaría de Turismo también están orientadas a la salud pública. Así, el artículo 42 contempla varios requisitos para el ingreso. Entre estos, ser mayores de edad, presentar cédula de identidad, no encontrarse en estado de embriaguez o bajo la influencia de sustancias psicotrópicas.

Además, se contempla reducir el riesgo de que los clientes caigan en la ludopatía. Por ello, cada establecimiento debe colocar en un lugar visible de la entrada un letrero que diga "Los juegos de azar practicados constantemente pueden ser dañinos para la salud".

A eso se suma una prohibición para distribuir gratuitamente al público fichas de juego, en cualquier promoción.
¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook