Edición Latinoamérica
29 de Octubre de 2020

Un proyecto fue aprobado por la comisión de Desarrollo Económico, Industria y Comercio

Podrían liberar los juegos de azar en Brasil

(Brasil).- Prohibido desde 1946, el juego de azar puede ser nuevamente liberado en Brasil. El proyecto de ley que prevé la vuelta de los casinos, bingos y videoloterías al país está tramitado en la Cámara de Diputados y ya fue aprobado en la Comisión de Desarrollo Económico, Industria y Comercio. Antes de ser votado en sesión plenaria, debe ser aprobado también en las Comisiones de Constitución y Justicia y de Finanzas y Tributación.

L

a intención es liberar los bingos en el país y restringir los casinos a seis salas en las regiones Norte, Nordeste y Centro-Oeste, como forma de fomentar la economía. Serían autorizados dos casinos en cada región y en caso de que hubiese un número mayor de solicitudes, la preferencia sería de la localidad con menor Índice de Desarrollo Humano (IDH).

 

Las videoloterías también serían liberadas, pero las máquinas solo podrían ser instaladas dentro de bingos o casinos.

 

El proyecto de ley fue presentado inicialmente en 2003, pero lo que está en trámite es el sustitutivo presentado por el diputado Vicentinho Alves (PR/TO).

 

Cálculos de la Unión Sindical de los Trabajadores de Minas Gerais apuntan que serían generados 200 mil empleos directos e indirectos en el país. La Asociación Brasileña de Bingos (Abrabin) calcula unos 220 mil puestos de trabajo como potencial del sector. La recaudación tributaria sería de R$ 5.600.000.000 (U$S 2.421.129.543) por año.

 

De acuerdo con el proyecto de ley, 15% de la recaudación de las casas de juego será pagada como royalties a la Unión y los Estados, que deberán aplicar el dinero en proyectos de salud.

 

Según la Abrabin, en toda América, solo Brasil y Cuba no liberan el juego. Las apuestas son liberadas en todos los países más desarrollados. "Brasil está descompasado en relación al mundo, pero parece existir una predisposición en rediscutir esa cuestión", dijo el presidente del consejo de la entidad, Olavo Sales da Silveira.

 

Según Sales da Silveira, el juego en Brasil quedó con una imagen negativa porque no había una legislación adecuada para el funcionamiento de los bingos. "La legislación no reconocía el giro de apuesta, una característica de esa actividad. Eso impidió que el bingo funcionase como debía y creó un mito de que el bingo era un lugar para lavar dinero", afirmó.

 

El proyecto de ley prevé que las casas de juegos sean autorizadas y fiscalizadas por el Ministerio de Hacienda y estipula puniciones en caso de infracciones.
¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook