Edición Latinoamérica
21 de Septiembre de 2021

La Rioja, España

Los salones de juego casi se han duplicado en Logroño durante los dos últimos años

(España).- La Rioja cuenta actualmente con 20 salones de juego, 13 se encuentran en Logroño y el resto repartidos por otras localidades. De acuerdo con datos facilitados por el Ayuntamiento de Logroño, que es competente en la concesión de licencias, seis nuevos establecimientos consiguieron la licencia de apertura en los dos últimos años, por lo que el número casi se ha duplicado desde 2007.

L

a legislación contempla la existencia de dos tipos de salones: el recreativo, prácticamente desaparecido a causa de la generalización de las videoconsolas, y el salón de juego. En el segundo pueden coexistir las máquinas de juego de tipo “B” con las máquinas recreativas como billares, pin-ball y simuladores de juego, entre otros, pero su acceso está prohibido a los menores de edad.

Luis Cereceda, gerente de Sport Club Rioja, S.L., considera esta norma un tanto contradictoria. “Un chaval que quiera jugar al futbolín en nuestros establecimientos debe tener 18 años, pero un menor puede acceder acompañado a un bar donde hay máquinas con premio y, además, se dispensan bebidas alcohólicas. Me parece un anacronismo”.

Sport Club Rioja fue pionero en Logroño al abrir el primer local de recreativos y juego en 1967 y plena Gran Vía. Su gerente señala: “en estos cuatro últimos años estamos asistiendo a una proliferación de los salones exclusivamente dedicados al juego. Son locales dotados con máquinas que, en su mayoría, ofrecen un premio máximo de mil euros con una apuesta de uno.

Casi todos los que existen en Logroño pertenecen a grandes empresas de ámbito nacional”, precisa.

La tabla impositiva de los salones de juego es, en palabras de Luis Cereceda, “tremenda”, ya que supone algo más de 3.700 euros al año por máquina. “Si un establecimiento no obtiene los ingresos suficientes para compensar esto, más los gastos sociales y las nóminas de sus empleados, no tiene sentido mantenerlo abierto. La rentabilidad por establecimiento, algo fundamental para una pequeña empresa como Sport Club, no creo que resulte vital para estas grandes cadenas”, añade.


El del juego es un sector “reglamentado al máximo”, señala Cereceda, “y en estos momentos está atravesando una crisis gravísima”, hasta el punto de que la Comunidad Autónoma de La Rioja ha congelado los impuestos para este año. “Nuestros locales tienen limitado el número de máquinas y el aforo de clientes; existe una 'policía del juego' que revisa trimestralmente las instalaciones para asegurar que todo es correcto y no existe manipulación alguna”.


El juego representa para las arcas autonómicas una importante fuente de ingresos, que revierte posteriormente en beneficios sociales. “Si en La Rioja funcionan unas 2.000 máquinas de tipo 'B', por poner un ejemplo, representaría una recaudación anual por impuestos superior a los siete millones de euros; a esto hemos de añadir las tasas que se pagan por dar de alta o de baja una máquina. El juego, a pesar de la imagen que pueda proyectar, también contribuye a mantener escuelas y hospitales”, afirma Cereceda.


En cuanto a los riesgos del juego en los tiempos de crisis, Cereceda cree que la gente se juega el dinero que le sobra. “Claro que la ludopatía existe y que la gente se engancha a las apuestas, pero sucede más en el ámbito de la lotería, de los cupones de la ONCE y de las quinielas, actividades todas ellas que pueden exhibir publicidad en los medios. Nosotros, paradójicamente, no podemos”, dice.


Los bingos también se resienten de la inestabilidad económica e intentan mantener el interés de sus clientes remodelando sus locales y ampliando su oferta de servicios. Éste es el caso del Bingo Murrieta cuyo gerente, Félix Escobés, preside además la Asociación de Empresas de Bingo.


“La crisis afecta a todos los sectores y no es cierto que la gente juegue más cuando hay menos dinero. Lo que hemos hecho es invertir para mantener la clientela mejorando los servicios.

Parece que la Dirección General de Tributos también trata de buscar alternativas de juego distintas, al menos en lo que a bingos se refiere. Así, en lo relativo a máquinas recreativas, se ha introducido una especial para bingos, en la que se puede jugar a 0,50, a 0,20 y a 0,10 euros y que, con el tiempo, quizás se introduzca también en los salones de juego”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook