Edición Latinoamérica
20 de Junio de 2021

España

Baja en Lleida la recaudación de salas de bingo y tragamonedas

(España).- En Lleida, tanto los bingos como las salas de tragamonedas logra sacar beneficio de la crisis a pesar de que se de por hecho que cuando las cosas se complican, la gente confía más en los juegos de azar. Así lo dieron a entender desde Cirsa, la compañía que explota los dos bingos de la capital del Segrià y la Federació d’Hosteleria.

E

n los dos bingos de Lleida (Llista Blava y Belles Arts) los clientes se han reducido en los últimos meses según reconocía el responsable de salas de bingo de Cirsa: “En los bingos pasa como en el resto de locales vinculados al ocio y, por eso, estamos notando la crisis casi de la misma manera en que puede notarlo un cine o un restaurante. Los bingos son sitios donde se juega, pero dependen del consumo y, si éste baja, la recaudación se reduce. Esto se parece más a cualquier negocio hostelero que a una administración de lotería”.

El diagnóstico que hacen los gestores de los dos bingos de Lleida no difiere en demasía del que la semana pasada realizaba la Asociación Andaluza de Empresarios de Bingo, que confesaba por boca de su gerente Rafael Domínguez una bajada en la recaudación del 8%. En Lleida Cirsa no llega a poner cifras, pero si admite que en los últimos meses hay menos gente en las salas. “Aquí repartimos premios, cierto, pero no son de la cuantía de los que se pueden lograr jugando a la Lotería de Navidad o a la Quiniela. La gente que va a un bingo acude para divertirse y pasar un rato con amigos. Por eso estamos en el mismo paquete que las cafeterías o las salas de cine”.

Bingos, cines y restaurantes no son con todo los únicos que se han visto perjudicados por el cambio experimentado durante los últimos meses en los hábitos de consumo ya que, junto a ellos, también han visto como se reducían sus beneficios son los encargados de explotar las máquinas recreativas –tragamonedas en su mayoría, pero también videojuegos y similares– instaladas en bares y cafeterías.

En Lleida así ha sucedido, según reconocía ayer Ramon Solsona, gerente de la Federació d’Hosteleria. “No es que las cifras sean alarmantes, pero sí que hay que reconocer que la gente no gasta tanto en hostelería como el año pasado. La reducción de ingresos se nota en todo, y eso quiere decir que también lo hace en las tragamonedas aunque, todo sea dicho, para nosotros nunca han sido una fuente de ingresos especialmente destacada”.

El director de Loterías y Apuestas del Estado Gonzalo Fernández pronosticó a finales de noviembre que la venta de décimos experimentaría este año un ligero aumento, pero en Lleida capital su vaticinio no está cumpliéndose. La semana pasada, lo indicaban así loteros como David Masip, responsable de la administración número 1, situada en Francesc Macià: “nosotros vendemos lo mismo que el año pasado y ya nos vale, porque el gasto en lotería ordinaria se ha reducido mucho en los últimos meses”. En la administración número 9, situada en la calle Osca de La Bordeta opinaban parecido: “Se vende como cada año, la crisis aquí no se nota. El que tiene dinero sigue comprando y da lo mismo si se trata de lotería o de otra cosa”.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook