Edición Latinoamérica
16 de Junio de 2021

Reconoce tres tipos de máquinas tragamonedas operando en la región

Entra en vigencia la nueva normativa para máquinas tragamonedas en Aragón

(España).- La DGA regulará a través del nuevo Reglamento de Máquinas de Juego y Salones de Aragón, que entra en vigor hoy, la interconexión de las máquinas tragamonedas y las llamadas “de bingo virtual”, estas últimas similares a las máquinas conocidas como Clase II en otros mercados.

E

l nuevo Reglamento de Máquinas de Juego y Salones de Aragón, que entra en vigor hoy, regula el juego de bingo telemático combinado, que puede llegar a dar premios de hasta 80.000 euros en jugadas de tan solo tres segundos.

La nueva norma, publicada ayer en el BOA y que refunde las anteriores, distingue entre tres tipos de máquinas B o tragamonedas: las “B.1” son las convencionales, las “B.2” ofrecen premios superiores y pueden funcionar interconectadas en varios establecimientos y las “B.3” ofrecen variaciones informáticas del bingo.

El precio máximo de la apuesta en estas últimas, en las que "la duración media de la partida no será inferior a tres segundos", es de veinte céntimos, aunque el jugador debe disponer de un abanico entre esa cifra y seis euros.

Cada máquina "deberá devolver un porcentaje superior al 75% del total de las apuestas", indica el reglamento, que limita el premio de cada máquina "a mil veces el valor de lo apostado en la partida": entre 200 y 6.000 euros.

El reglamento contempla la posibilidad de efectuar jugadas interconectadas en estas máquinas dentro de un mismo salón, que pueden generar bolsas de hasta 15.000 euros acumulando parte de las apuestas. Y también prevé su interconexión en las salas de bingo, caso en el que el premio máximo será de 40.000 siempre que respete el porcentaje de devolución de cada una de las máquinas interconectadas. El jackpot entre varias salas de bingo, cuya cuantía "se determinará por la suma de premios máximos que pueden otorgarse en el total de las máquinas interconectadas", podrá llegar a los 80.000 euros.

El precio de la apuesta en las B.1 y las B.2 será de 20 céntimos, aunque las primeras pueden ofrecer modalidades de apuestas simultáneas de hasta 60 céntimos y las segundas de hasta dos euros. En ambos casos deben devolver al menos el 60% de lo apostado en ciclos de 40.000 partidas y han de contar con dispositivos que impidan jugar si la máquina no dispone de efectivo para pagar cualquiera de los premios que ha de dar.

El premio máximo simple de la B.1 es 400 veces lo apostado -80 euros si son veinte céntimos- y el máximo interconectado es de 200 posturas -40 euros en el mismo caso-. Opcionalmente, estas máquinas podrán ofrecer al jugador la posibilidad de "arriesgar los premios" con dos limitaciones: que el premio no multiplique por más de 400 la apuesta en las primeras ni por más de mil en las segundas.

También pueden ofrecer jugadas interconectadas. Dentro de un mismo salón o bingo, con un premio máximo de 6.000 euros; y entre varios de ellos, con un tope de 15.000. Las tragamonedas deben disponer de una fuente de alimentación autónoma de energía que preserve la memoria y permita reanudar el juego en caso de corte del suministro eléctrico, así como de un dispositivo que impida seguir apostando cuando su reserva sea insuficiente para pagar algún premio.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook