Edición Latinoamérica
24 de Octubre de 2020

Una comisión en Diputados aprobó el proyecto

Avanza en Brasil una nueva medida para la legalización de bingos y casinos

(Brasil).- La Comisión de Desarrollo Económico, Industria y de Comercio de la Cámara de Diputados aprobó la legalización de salas de juego en Brasil. El texto del diputado Vicentinho Alves deberá ser tratado por otras comisiones, y se prevé que los ingresos generados por las apuestas sean destinados al sector Salud.

E

n la propuesta presentada ante los representantes, la operación de casinos estaría limitada al Norte, Nordeste y Centro-Oeste del país, y se trataría en profundidad algunas medidas tendientes a evitar la presencia de jugadores compulsivos en salas de juegos, estableciendo graves penalidades por el incumplimiento de las mismas.

El proyecto contempla el funcionamiento de video loterías, dentro de los bingos o casinos que puedan operar legalmente. Los mismos no podrían operar a menos de 500 metros de escuelas, iglesias y templos, y deben estar fuera del ámbito de la vía pública.

No se permitirá la participación de edad y se prohíbe la entrada a cualquier establecimiento a los ludópatas, que sean incluidos en un Registro Nacional que se creará a tal efecto. De acuerdo al texto aprobado, sólo se autorizará la apertura de seis casinos en Brasil, dos en cada una de las regiones mencionadas, y la apertura de nuevos establecimientos que se sumen a los ya señalados, podrá ser autorizada por el Gobierno dentro de cinco años.

Los casinos sólo podrán ofrecer juegos de cartas, juegos de ruleta y máquinas tragamonedas (video loterías), y para la apertura de salas tendrán preferencia los estados con más bajo Índice de Desarrollo Humano (IDH). Todos los trabajadores deberán estar formalmente empleados y uno de ellos ejercerá la función de "director de juegos’, para responder penal y administrativamente ante cualquier problema en la operación de la sala.

En relación a los bingos, el proyecto autoriza y regula el funcionamiento de salas permanentes y eventuales. Para los bingos permanentes, se necesitará operar en locales propios con capacidad mínima de 500 personas sentadas. Las salas deberán estar conectadas a través de sistemas de procesamiento electrónico de datos en tiempo real, para ser fiscalizados por el Estado y para realizar su control de operaciones. Los premios serán pagados en efectivo, y se destinará un mínimo del 70% del importe percibido de la venta de cartones a tal efecto.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook