Edición Latinoamérica
10 de Julio de 2020

España

El gasto en el juego aumenta un 5% en Andalucía y alcanza los 2.700 millones de euros

(España).- La crisis en las economías domésticas empuja a muchos andaluces a recurrir al azar. De ahí que el gasto en el juego en Andalucía creciera hasta los 2.691 millones de euros, un 5% más respecto del ejercicio anterior, según el informe sobre juego privado en Andalucía de la Consejería de Gobernación.

E

sta cifra no es nada desdeñable si se compara con el paquete de 35 medidas activado por el Gobierno andaluz para poner freno a la actual coyuntura y que se queda en 1.374 millones.

 

El 68% del volumen de juego fue absorbido por las tragamonedas, llegando a circular en este sector hasta 1.830 millones, lo que traducido en gasto anual por andaluz supuso el desembolso de 227 euros. El salto más importante de los últimos ocho años, al superarse en 16 euros lo invertido respecto de 2006, que es el doble de la media anual de este periodo.

 

Este espectacular crecimiento guarda relación directa con el aumento en un 9 % del número de máquinas en Andalucía, que pasó de las 39.264 que había en 2006 a 42.670 en el pasado ejercicio.

 

Bien por cercanía, bien por accesibilidad, las tragamonedas son el único segmento que tiene una trayectoria ascendente regular frente a casinos y bingos, que se mantienen al mismo nivel, aunque con ligeras fluctuaciones desde 1999. Así, mientras las slots han crecido en este periodo un 63% y los casinos un 43%, los bingos han caído hasta un 7%.

 

Por eso, 2007 no fue mal un mal año para el negocio en los casinos. El volumen de dinero que corrió por las cinco casas de juego repartidas entre Cádiz, Málaga y Sevilla registró un repunte, situándose el movimiento final de dinero en 343,86 millones, un 7% más que en el anterior ejercicio, en el que tuvieron una importante caída. Aun así, este crecimiento queda lejos de los 416 millones que se quedaron en los tapetes de las mesas en 2005 y que fueron un hito histórico, ya que sólo en este año subieron cerca de 115 millones .

 

Los que están a la baja son los bingos. Aunque superaron en movimiento de capital a los casinos, al alcanzar los 516 millones -un 19,2% -, las 66 salas repartidas por toda Andalucía sufrieron una pérdida de casi 30 millones -un 4,5% menos-, consolidando así una tendencia inaugurada en 2005, llegando a ser el gasto medio por jugador muy similar al que hubo en 2001.

 

Los bingos son los que peor sobrellevan el paso del tiempo. Tras la etapa dorada vivida tras su legalización a finales de la década de los 70 y en los 80, en segunda mitad de los noventa empezó un declive imparable que se ha agudizado en los últimos años por la irrupción de un nuevo sector en alza: las casas de apuestas online y nuevas fórmulas de lotería. La prueba más evidente de su caída está en el cierre de salas: en diez años se ha pasado de 79 a 66 en toda la comunidad.

 

En cuanto a los andaluces más jugadores, esos son los malagueños. Y con diferencia. Hasta 128 euros por persona fue la media en esta provincia de gasto aparente -el gasto real estimado tras restar las cantidades en premios recibidas por los usuarios-, seguida de lejos por Huelva, con 106 euros, Almería y Cádiz, con 93 y 92 euros, respectivamente. En el lado opuesto, las provincias de interior, con Jaén a la cabeza (56 euros) y Córdoba (60) son las que tienen los habitantes más recatados a la hora de gastar su dinero.

 

Dejando de lado el gasto por habitante, y teniendo en cuenta el peso poblacional, que el mayor volumen de bingos - 47 de 66- y todos los casinos están radicados en Málaga, Sevilla y Cádiz, hace que sea estas provincias las que mayor volumen de juego de Andalucía registraron, llegando a acaparar el 63% del dinero movilizado, es decir, 1.710 millones.

 

En el caso de Málaga, son precisamente estas circunstancias la razón que dispara su gasto medio por habitante, a lo que debe añadirse el peso específico del turismo, ya que en los casinos y bingos ubicados en la Costa de Sol no son pocos los clientes foráneos que se dejan ahí cada año sus divisas.

 

Sin embargo, esta explicación no es válida para los onubenses. No tienen ningún casino y en sus seis bingos se factura casi lo mismo que en los 19 existentes en la provincia de Cádiz, lo que les sitúa como los segundos andaluces que más dinero se dejan en cartones. Pero lo más llamativo es su afición a las tragaperras, igual que sucede con los almerienses. Cerca de 80 euros se dejaron en 2007, llegando a estar hasta 30 euros por encima del resto de los andaluces.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook