Edición Latinoamérica
26 de Agosto de 2019

En caso de habilitarse los tres nuevos casinos proyectados

Argentina: Mendoza podría alcanzar las 17 salas de juego

(Argentina).- De habilitarse los tres nuevos casinos que están proyectados en hoteles cinco estrellas, la provincia de Mendoza pasaría a tener 17 salas de juegos de azar, de las cuales cinco quedarían concentradas en el Gran Mendoza en un radio de apenas cinco kilómetros.

E

sa cantidad triplica el número permitido en otras regiones del primer mundo, como Cataluña (España), donde funcionan cinco emprendimientos -sin posibilidad de abrir uno más- para 7 millones de habitantes. Allí, la distancia mínima entre cada uno no puede ser inferior a los 50 kilómetros, parámetro que en Chile es de 70 kilómetros.

Así lo precisó Alejandro Campos, secretario general de la Unión Personal de Juegos y Casinos de Mendoza, frente a la apertura de otras salas en complejos hoteleros de alta categoría como el Sheraton, el Meliá y el Diplomatic.

El gremialista se mostró preocupado además por el tratamiento de una iniciativa, que ya cuenta con media sanción de Diputados, la cual deja abierta la puerta para habilitar un casino en los departamentos donde no existe uno, excepto en Guaymallén, Capital, Godoy Cruz y Las Heras.

Frente a este panorama, las autoridades del Instituto de Juegos y Casinos y los intendentes de Lavalle y La Paz buscan un acuerdo para no autorizar las salas de tragamonedas proyectadas para esos departamentos. Estas máquinas se adjudicaron en concesión por la administración anterior.

En Luján de Cuyo fueron más allá en la restricción. El Concejo Deliberante aprobó esta semana una ordenanza para prohibir en todo el departamento la instalación de casinos y locales en los que se realicen juegos de azar.

El Instituto Provincial cuenta con el Casino Central y nueve anexos departamentales: San Martín, Rivadavia, Uspallata, Tunuyán, Tupungato, La Consulta, Eugenio Bustos, General Alvear y Malargüe.

En el primero, la empresa concesionaria de las tragamonedas (Cirsa) tiene asignado un porcentaje del 26,23% de las ganancias, y aporta las máquinas, reparaciones, personal técnico y de sala. Al resto de las concesionarias les corresponde entre 49% y 50%, de acuerdo con la ubicación y disponiendo de los locales.

En el ámbito del Gran Mendoza también funciona un casino privado: el Regency, en el Park Hyatt Hotel. En tanto, en el Sur hay otros tres con las mismas características, en San Rafael (Tower y Casino Club) y uno en Las Leñas.

La principal concesionaria de las tragamonedas es la multinacional catalana de juego, Cirsa, a la que en 2003 el negocio de los casinos le reportó ingresos cercanos a los 240 millones de euros.

En cuanto a la demanda de fiscalización de los casinos privados, el sindicalista destacó que el órgano oficial gasta unos $30.000 (U$S 9.923) mensuales en los controles, de los cuales no tiene ningún retorno. Esto porque esos emprendimientos pagan un canon del 3,78% por mes que se envía a rentas generales.

En Buenos Aires se impulsó una ley a través de la cual ese porcentaje se llevó del casi 11% al 34%, lo que representará para esa provincia aproximadamente $2.000 millones (U$S 661.565.993), destacó Campos en alusión a la idea de incrementar la cuota especial que pagan los casinos privados.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook