Edición Latinoamérica
28 de Octubre de 2020

España

Los riojanos gastarán este año más de veinte millones de euros en tragamonedas

(España).- El crecimiento sosegado de la población en La Rioja se está dejando notar en todos los ámbitos. Así, en la Comunidad existe una máquina tragamonedas por cada 150 habitantes. Con esta perspectiva, se prevé que los riojanos dejen más de veinte millones de euros este año en esta clase de aparatos, una vez descontados los premios en metálico que devuelven las máquinas.

E

n los últimos años, cada riojano ha gastado en estos juegos una media de más de 70 euros, según el INE (Instituto Nacional de Estadística) y en 2008 el importe que destinará a estos juegos de azar será bastante similar, con un ligero incremento al haber más elementos lúdicos de gestión privada operativos.

El total de máquinas B, que son las que a cambio del precio de la partida conceden al usuario un tiempo y, eventualmente, de acuerdo con el programa, un premio en metálico, asciende a 2.158. La mayoría, como es lógico, se encuentra en Logroño, que suma 1.172 aparatos. Le siguen Calahorra con 166 y Haro con 110. La cuarta en la lista es Santo Domingo, con 68, y la quinta Nájera, con 63. Sorprende las pocas tragamonedas que hay en Arnedo y Alfaro, tercera y cuarta población en número de habitantes de la comunidad, que sólo cuentan con 60 y 59, respectivamente.

Entre 2005 y hasta marzo de 2008 se ha registrado un incremento importante en el número de este tipo de máquinas, con 208 altas en el registro que contabiliza la Consejería de Hacienda. Hace tres años había 1.950 y ahora el número asciende a 2.158.

Todo esto va en consonancia con la disminución de los juegos tipo A (máquinas que sólo ofrecen divertimento), ya que en este momento hay poco más de 1.500, cuando en 2005 se superaban las 1.800 y la tendencia sigue siendo a la baja.

Además, en la región existen 34 máquinas de categoría C, que se utilizan en los casinos, todas ellas situadas en la capital riojana, que es donde está el único local preparado para ofrecer este tipo de servicio: el Electra Gran Casino. Además, en Logroño hay cuatro máquinas de clase B con varios jugadores.

Este negocio supone un buen ingreso a las arcas del Gobierno de La Rioja, ya que este año el Ejecutivo regional recaudará por tributos de estos juegos de azar más de ocho millones de euros. Cada juego privado de tipo B deberá pagar 3.740 euros como cuota tributaria, mientras que las de clase C tendrán que abonar 5.872 euros.

El impuesto lo pagan los propietarios de las máquinas, si bien éstos suelen repercutir el 50% del importe en los propietarios de los bares o establecimientos donde están instalados los aparatos.

La normativa que vigila que se cumpla el correcto funcionamiento de las recreativas B y C es la Ley 5/1999, que establece una serie de prohibiciones en el artículo 29, entre las que se encuentra la prohibición de participar a determinadas personas, además de menores de edad, que lo tienen exclusivamente prohibido. También se exige a los establecimientos tener los papeles en regla y la obligatoriedad de colocar en el local como máximo dos tragamonedas o dos recreativas A y una B.

El cumplimiento de la legalidad corre a cargo del Servicio de Control de juegos de Azar, adscrito a la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, aunque funcionalmente está dirigida por la Dirección General de Tributos, organismo competente en esta materia, tanto administrativa como fiscalmente. Según los datos de la Consejería de Hacienda, no ha habido ninguna sanción.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook