Edición Latinoamérica
15 de Enero de 2021

Por lo menos cuatro compañías están apostando un total de U$S 9 mil millones

Atlantic City podría equipararse con Las Vegas en el año 2012

(Estados Unidos).- Una serie de lujosos megacasinos a construirse de aquí al 2012 transformarán la faz de Atlantic City para convertirla en un centro de apuestas más futurista y más concurrida.

P

or lo menos cuatro compañías están apostando un total combinado de U$S 9 mil millones a que la remoción de Atlantic City permitirá equiparar esta ciudad a Las Vegas como un sitio para visitar -y quedarse- y no sólo para jugar por dinero. Revel Entertainment Group develó los planes de su nuevo casino-hotel de U$S 2 mil millones se llamará “Revel”. Se inaugurará en el segundo semestre del 2010 y con sus 710 pies será el edificio más alto de la ciudad, al menos por un tiempo.

Presentará dos torres perpendiculares al océano, con un total de hasta 3.900 habitaciones, e incluso la primera capilla matrimonial. El interior del edificio, entre las torres, será curvo y redondeado para simular que ha sido configurado por gentiles olas del océano.

Revel se asoció para el proyecto con la firma de inversiones Morgan Stanley. Será el duodécimo casino de Atlantic City, y el primero en inaugurarse desde que el Borgata Hotel Casino & Spa debutó en el 2003 y redefinió la imagen pública de lo que la experiencia de Las Vegas debía ser en Nueva Jersey.

Poco después, Pinnacle Entertainment construirá otros megacasinos en el lugar donde funcionaba Sands Hotel Casino, con inauguración a fines del 2011 o principios del 2012.

El más grande de todos, un casino hotel de U$S 5 mil millones proyectado por MGM Mirage en el distrito del embarcadero junto al Borgata, será el mayor proyecto que Atlantic City haya visto cuando empiecen a rodar los dados en el 2012.

El auge de nuevas inversiones es el más intenso en Atlantic City desde el comienzo de los casinos en 1978. “Desde el comienzo de la industria del juego en Nueva Jersey, ha habido probablemente U$S 12 mil millones de inversiones de capital hasta la fecha”, dijo Joseph Corbo, presidente de la Asociación de Casinos de Nueva Jersey.

“Si bien eso es significativo según cualquier medida, lo que es muy estimulante es que unos U$S 4 mil millones de esas inversiones se han hecho más o menos en los últimos cuatro años”.

Pinnacle no ha revelado detalles de su proyecto en Atlantic City aparte de calcular su precio entre U$S 1,5 y 2 millones. No dice cómo lucirá y ni siquiera cómo se llamará. Pero este mes, el presidente y director general de la compañía, Daniel Lee, dijo que además de su proyecto en la avenida costanera, Pinnacle considera sumarse a un grupo de operadores de casinos que se propone construir en donde funcionaba el aeropuerto Bader Field, un terreno de 150 acres que podría venderse a U$S 1.000 millones en el mercado abierto. “Tenemos dos en St. Louis; podríamos tener dos en Atlantic City”, dijo Lee.

Significó un giro para Pinnacle, que durante meses había amenazado descartar su proyecto de la costanera si la ciudad y el Estado permitían que alguien más construyese un casino en Bader Field.

La compañía sostuvo que sería una desventaja competitiva porque el otro no tendría que comprar parcelas múltiples, derribar edificios y despejar el lugar, como está haciendo Pinnacle en la propiedad de Sands.

Corbo calculó que hasta tres casinos nuevos podrían construirse en Bader Field si un panel municipal aprueba el desarrollo de casinos en la zona.

Y de postre, “MGM Atlantic City” le quitará a Revel el rótulo del edificio más alto de Atlantic City cuando abra en el 2012. Tendrá un hotel de tres torres con un total combinado de más de tres mil habitaciones, la mayor sala de casino en Atlantic City con cinco mil máquinas tragamonedas, 200 mesas de juego y 500 mil pies cuadrados de espacio para comercios minoristas, entre otras atracciones. MGM es socio en The Borgata con Boyd Gaming.

Un posible cuarto casino a construirse en un terreno cerca del Atlantic City será el Hilton Casino Resort de Curtis Bashaw, ex titular de Casino Reinvestment, y Wally Barr, ex director general de Caesar’s Entertainment.

Los nuevos casinos se sumarán a un plantel en expansión: The Borgata, Trump Taj Mahal Casino resort y Harrah’s Atlantic City están construyendo todas nuevas torres hoteleras. Este año, el Hilton sopesó la idea de una expansión por 1.000 millones de dólares, pero los ejecutivos no dicen si sigue en pie.

La nueva inversión no sólo atrae a otros interesados en entrar en el mercado de Atlantic City, sino que fuerza a los que ya están allí a gastar más para mantenerse competitivos.

“Este es exactamente el ciclo de desarrollo que Las Vegas ha experimentado en los últimos 15 a 20 años, y es lo que Atlantic City se encamina a conseguir”, sentenció Corbo.

¿Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No lo he pensado
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
Deje un comentario
Suscripción al Newsletter
Suscríbete para recibir las últimas novedades
Ingrese una cuenta de email válida
Complete el captcha
Muchas gracias por haberte registrado a nuestro newsletter.
Seguinos en Facebook